José Guerra explica a la comunidad de El Pitazo la reconversión monetaria

Durante un encuentro de Al día con el director, el economista venezolano comentó las consecuencias de la reconversión monetaria y de una posible dolarización en el país

1422
| Foto: Archivo

Caracas.- El economista, profesor universitario y político, José Guerra, destacó que la reconversión monetaria es un resultado inevitable del proceso de hiperinflación. Durante un encuentro en Al día con el director, realizado por César Batiz, el diputado en el exilio precisó que los sistemas contables no resisten la cantidad de dígitos del actual cono monetario. 

“Los sistemas de pagos móviles y digitalizados están pensados para dígitos de baja cantidad y ahora están totalmente sobrepasados. Era inevitable una reconversión monetaria”, manifestó en esta conversación con Superaliados y lectores de El Pitazo. 

Guerra también señaló que el gran problema de la reconversión, más allá de los costos y de la distribución de las piezas monetarias, es que van a acuñar monedas y que esto no se recomienda porque pierden valor muy rápido y son costosas de distribuir, por el peso. 

En cuanto a los billetes entiendo que una parte la van a imprimir en la sede del Banco Central en Maracay, La Casa de la Moneda y otro será importado, la mayoría. Porque la fábrica de La Casa de la Moneda no creo que tenga la capacidad suficiente para hacerlo”, indicó. 

Para el economista la reconversión es correr la arruga porque se anuncia sin un esquema fiscal y sin un sistema monetario. Aseguró que no se desarrolla junto a un conjunto de políticas para detener la hiperinflación y eso es lo peor que puede pasar, porque se ha agotado el esquema de reconversión monetaria. 

Guerra indicó que la gran interrogante es si vale la pena seguir con el bolívar o implementar otro instrumento monetario para sustituirlo. “Las leyes de la economía no obedecen a la política. La economía no espera que los políticos se pongan de acuerdo, porque mientras discutiendo qué hacer, esta sigue su curso imparable y crece la desestabilización”. 

– ¿Es posible plantearse la efectiva dolarización de la economía venezolana?

– Sí, claro que se puede. La dolarización no es difícil, técnicamente, de hacer. El problema es la división política. Cada vez está ganando más cuerpo en Venezuela la idea de la dolarización, porque la gente la ve como la alternativa para resolver el problema de la hiperinflación. 

La dolarización es, básicamente, un proceso simple, que consiste en que el Banco Central de Venezuela compra los bolívares existentes en la economía, los bolívares son recogidos de la calle y cambiados por dólares (al cambio establecido). Los precios se comienzan a reflejar en dólares y eso garantiza una sola cosa, la caída de la inflación de manera rápida. Pasamos de una inflación de 2.600%, como la que tenemos ahorita al año, a una inflación de 6% en tres o cuatro meses. 

– ¿En Venezuela está ocurriendo una inflación en dólares?

– Actualmente no hay consenso entre los economistas, pero la mayoría se inclina a que no hay inflación en dólares. Consideran que lo que ocurre es que el tipo de cambio está atrasado y que tiene que devaluarse un poco más para reflejar el verdadero poder de compra del bolívar. Si en Venezuela se emitieran dólares, entonces habría una inflación en dólares, pero no es así. 

– ¿Qué consecuencias traería la dolarización?

– La primera consecuencia es que la inflación cae de manera inmediata, no es que hay que esperar dos años para que bajen los precios. El efecto negativo es que cuando adoptas la dolarización, es como si a un carro le quitaras los amortiguadores y cayeras en un hueco. No tendrías aquel factor de estabilización que es el amortiguador, que compensa la caída cuando viene una crisis. 

– ¿Cuál sería el salario adecuado para los trabajadores?

– En los países donde hay libertad de contratación, el Gobierno fija un salario mínimo y sobre eso se monta la calificación del trabajador. Pero cuánto debería de ganar un empleado, aquello que le permita cubrir sus necesidades básicas. Según los cálculos del Observatorio Venezolano de Finanzas, el sueldo debería ser de $450 para comenzar. 

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.