Impredecible el plan de distribución de gasolina en Trujillo

Pese a que la Zona Operativa de Defensa Integral Trujillo aseguró que la llegada de la gasolina es diaria, en las estaciones de servicio de la región varía el suministro, de acuerdo al sector donde estén ubicadas

330
Usuarios de cinco municipios se acercan a Valera para abastecerse de combustible y forman largas filas por más de 24 horas | Foto: María Gabriela Danieri

En el municipio Valera, las principales gasolineras son despachadas por Pdvsa cada dos, tres o cuatro días y los encargados no tienen certeza cuándo volverán a recibirla.

Valera.- La distribución de combustible en las estaciones de servicio, del estado Trujillo, es impredecible para los usuarios. Aunque la Zona Operativa de Defensa Integral informó que todos los días llega combustible a la región, trasladada en más de 13 gandolas, este no parece ser suficiente.

En otros municipios, como San Rafael de Carvajal, el período se incrementa a 8, 10 y 15. Esto por mencionar que es el municipio más cercano a la ciudad, pues habitantes de Escuque, Rafael Rangel, Urdaneta y Motatán han manifestado estas falla, por la cual acuden a abastecerse en la llamada capital comercial de Trujillo.


LEE TAMBIÉN: 

INCERTIDUMBRE EN ARAGUA POR ESCASEZ DE GASOLINA

Más de 24 horas

En consecuencia, se forman largas filas en las gasolineras valeranas desde la noche y madrugada. Este martes, 14 de mayo, la cola en la estación de La Esperanza, ubicada en Las Acacias, ocupaba unas siete cuadras de la Avenida Bolívar. Había conductores, quienes tenían más de 24 horas de espera.

Carmelo Escobar, quien estaba en los cinco primeros puestos, contó que la gasolinera abrió a las 7:30 de la mañana y cerró a las 10:30 por falta de producto. Esperaba que a las 3:00 de la tarde llegara una gandola, sino estaba dispuesto a pasar una segunda noche en la calle.

“Estoy desde ayer a la una de la tarde. Dejé a mi hijo en el colegio y todavía estoy aquí. Estoy entre los cinco primeros, supuestamente llega un camión, pero nos numeramos con el propósito de evitar que se coleen los que pagan y los amigos de los guardias”, comentó Escobar.

En la zona norte de Valera, cerca del mercado municipal, dos estaciones vecinas, El Bolo y Mercedes Díaz, tenían dos circunstancias distintas. Una estaba cerrada a la espera de despacho para este miércoles y otra tenía una fila que ocupaba cinco cuadras. Ambas son surtidas cada dos o tres días.

Gabriel Avendaño, productor de fresas de Cabimbú, en el municipio Urdaneta, contó que era la tercera vez, en tres días que bajaba a Valera para conseguir combustible, pues en su localidad no llega.

Algunos usuarios optaron por numerarse para evitar “se coleen” en las estaciones de servicio
| Foto: María Gabriela Danieri

“Tengo una hora de haber llegado. Yo tengo que venir para Valera porque es la única parte donde consigo. Trato de hacerlo poco, porque cuando vuelvo a subir se me ha ido el tanque. Por lo general, vengo en otro carro y voy donde le puedan revender en bidones desde cinco mil”, relató Avendaño.

En la estación El Bolo, Ricardo Briceño relató que él recorrió cinco locales antes de llegar a esa, a las 5:00 de la madrugada, y cuando se puso en la fila, no era el primero. Otros se acercaron desde las 2:00 de la mañana.

“A las diez llegó el camión y empezaron a vender, pero se colea mucha gente y apenas voy a pasar. Cada dos o tres días debo hacer esto, por necesidad, para poder moverme en mi carro. Otras estaciones estaban igual: Cobrapsa, Punto de Mérida”, expresó Briceño.

DÉJANOS TU COMENTARIO