En medio de la vorágine cambiaria de noviembre, el dólar ya rebasó la barrera del millón de bolívares, lo que representa una variación de más de 1.600.000% con respecto a agosto de 2018, cuando se eliminaron cinco ceros a la moneda nacional. “Esto se vivió en Zimbawue y otros países posterior a guerras, pero en Venezuela no ha habido ninguna”, apuntó José Ignacio Guarino, analista financiero en una entrevista con El Pitazo

Entrevista: César Batiz | Redacción: Lewin Granados

Han pasado dos años y tres meses desde la ejecución de la última de las dos reconversiones monetarias realizadas en el país en 21 años de gobiernos chavistas. En aquel momento, la divisa estadounidense se cotizaba en el mercado paralelo a un promedio de 60 bolívares. Este jueves 26 de noviembre, el indicador cambiario rebasó la barrera del millón de bolívares, lo que representa una variación de más de 1.600.000% con respecto a agosto de 2018, que deja al descubierto el fracaso de la política monetaria gubernamental.

José Ignacio Guarino, analista financiero y vicepresidente de la Bolsa de Valores Descentralizada, explicó que si se interpreta el valor de un bolívar considerando los ocho ceros nominales que los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro le restaron en 2007 y 2018, un dólar cuesta más de 100 billones de bolívares. “Esto se vivió en Zimbawue y otros países posterior a guerras, pero en Venezuela no ha habido ninguna”, dijo en conversación con El Pitazo.

Guarino identificó a la hiperinflación, que lleva 36 meses vigente en Venezuela, como el mayor síntoma de las distorsiones que padece la economía nacional. Para octubre, el incremento acumulado del índice de precios al consumidor se ubicó en 1.798%, de acuerdo con los cálculos de Asamblea Nacional, lo que ha reducido la capacidad de compra de la población que percibe salario mínimo o remuneraciones en bolívares.


Esto se vivió en Zimbawue y otros países posterior a guerras, pero en Venezuela no ha habido ninguna

José Igancio Guarino, analista financiero y vicepresidente de la Bolsa de Valores Descentralizada

Nadie quiere tener bolívares

Aunque el tipo de cambio no detuvo su crecimiento en 2020, en las últimas tres semanas dio un salto que superó las perspectivas más cautelosas que se proyectaban para el final de año. En medio de esta vorágine cambiaria, el bolívar se depreció 53% a falta de cuatro días para finalizar noviembre.

El experto aseguró que este escenario, aunado a la caída de la oferta de bolívares en efectivo, ha convertido a la moneda nacional en un signo económico del que cada vez más venezolanos buscan desprenderse para preservar su patrimonio. Indicó que tras la aceleración de la liquidez monetaria durante la primera quincena de noviembre, ahora hay muchos nuevos bolívares buscando cobertura en divisas.

“Todas esas variables ejercen presión constante sobre el tipo de cambio. Nadie quiere tener bolívares porque no representa ningún tipo de poder adquisitivo”, afirmó.

A su juicio, a partir de marzo de 2019, con los apagones masivos que se prolongaron por varios meses, en la economía del país hubo un punto de quiebre que disparó la dolarización de facto en las transacciones en efectivo. De acuerdo con cifras de la firma Datanálisis, 6 de cada 10 transacciones comerciales en Venezuela se hacen en moneda extranjera.

Guarino sostuvo que el dólar, divisa sobre la que no se puede controlar ciertas variables económicas por su uso informal en Venezuela, también sufre por la pérdida de capacidad de compra en el país.

Según el analista financiero, los desequilibrios económicos del país, entre ellos el déficit de la producción nacional, han provocado que suban los montos marcados en dólares, sin importar el rezago con el tipo de cambio. “Tenemos lo peor de dos mundos: hiperinflación en bolívares e inflación en dólares”, dijo.

“Cuando tú tienes un aparato productivo destruido como el venezolano, donde hubo una política de subsidios con un control de cambio que hacía muy rentable el importar y no producir en venezuela ocurre lo que vivimos ahora: una hiperinflación que deja destruido el tejido social”, remarcó.


Todas esas variables ejercen presión constante sobre el tipo de cambio. Nadie quiere tener bolívares porque no representa ningún tipo de poder adquisitivo

José Igancio Guarino, analista financiero y vicepresidente de la Bolsa de Valores Descentralizada

Mercado de valores

Como alternativa, Guarino sugirió el mercado bursátil como un instrumento adecuado para resguardarse frente a la devaluación monetaria. Dijo que a través de la Bolsa de Valores Descentralizada, los venezolanos pueden participar en la compra de títulos de valores, que brinda la posibilidad, en el corto y mediano plazo, de proteger su patrimonio “e incluso tener una ganancia”.

“Al comprar con bolívares acciones en bolívares puedo protegerme contra el dólar. En la bolsa hay para todos los gustos y poderes adquisitivos”, refirió.

Por otra parte, Guarino hizo un llamado a la sociedad y al sector empresarial para unir esfuerzos y provocar cambios institucionales, más allá de la crisis política, que preparen el camino de la recuperación del país.

“Con el tema del COVID-19 todo ya cambió. No estamos en una era de cambio sino en un cambio de era”, matizó.


Tenemos lo peor de dos mundos: hiperinflación en bolívares e inflación en dólares

José Igancio Guarino, analista financiero y vicepresidente de la Bolsa de Valores Descentralizada

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Superaliado/aAyúdanos a sostener la mayor red de corresponsales de Venezuela.