24.7 C
Caracas
miércoles, 27 enero, 2021

Esto es lo que cuesta celebrar la llegada del Año Nuevo 2021 en Venezuela

-

Caracas.- Con una inflación acumulada de 2.065,02% los venezolanos despedirán el año 2020, de acuerdo a los cálculos más recientes de la organización Cedice. Esta cifra de cuatro dígitos persigue a los ciudadanos que se aventuran a hacer compras para celebrar la llegada del Año Nuevo entre tradiciones y rituales populares en Venezuela.

Aunque hace algunos años en los hogares venezolanos escasean los alimentos de la cesta básica, las familias se esfuerzan por mantener las tradiciones y comprar “lo que se puede” para garantizar una cena especial cada 31 de diciembre. Este año no será la excepción, pero la crisis es más palpable y los mercados caraqueños donde ya no se encuentran uvas o montañas de ropa interior amarilla lo demuestran.

El precio de las uvas varía entre 6 y 17 dólares y escasean en mercados populares. | Foto Bárbara Rodríguez.

En un recorrido hecho por El Pitazo en los principales mercados y puntos de compra populares este 29 de diciembre se constató que fueron muy escasos los comerciantes que se arriesgaron a invertir en productos como uvas, frutos secos o prendas de vestir amarillas, típicas de la época.

LEE TAMBIÉN

Gobierno de Maduro comienza entrega del aguinaldo Amor Mayor 2020

“Son las 12 del mediodía y no he logrado vender nada. Invertí 125 dólares y espero recuperar algo al menos”, dijo Elvis Vásquez, desde la entrada del mercado de Cruz Verde, en el centro de Caracas.

Quienes opten por la tradición de comer las 12 uvas con el cañonazo deberán invertir 6.000.000 bolívares en las nacionales y entre 10 y 17 millones de bolívares por las frutas importadas. Carlos Romero, uno de los tres comerciantes que ofertan el producto en las calles principales de la zona, asegura que prefiere cobrar en dólares por sus uvas, pues termina teniendo pérdidas si las despacha a cambio de bolívares.

Javier Rodríguez, otro vendedor de frutas típicas de la celebración de Año Nuevo, como mandarinas y uvas, refirió que este año ha sido imposible recuperar la inversión realizada. En Catia, donde tiene su puesto, refiere que las ventas son ocasionales y en su mayoría son hechas por visitantes de paso en la zona.

Muchos han optado por reemplazar uvas con mandarinas. | Foto Bárbara Rodríguez.
- Advertisement -

Si de la tradición de usar ropa interior amarilla para la fortuna o roja para el amor se trata, son inexistentes los montones de pantaletas o boxers de esos colores en las tiendas de lencería. Ahora los ciudadanos deben escarbar en estos locales comerciales si desean usar estas prendas.

Ana Morales, una andina que se mudó a Caracas, reconoció que hace más de siete años que se resignó y no celebra la llegada de un año nuevo. “Yo estoy completamente desmotivada, mis hijos se fueron, no me alcanza ni siquiera lo que me mandan para comprar todo lo necesario y el país está en ruinas”, aseveró.

En el mercado de Cruz Verde, en el centro de Caracas, Andrés Jonás ofrece sostenes sobre un mantel y asegura que este año decidió no invertir en los colores que se compran comúnmente para fin de año porque ya no salen.

LEE TAMBIÉN

Claves | Conozca qué se puede pagar con petros

En promedio, una persona necesita entre 8 y 12 dólares para comprar un conjunto de ropa interior, o hasta $ 7 si se trata de una pieza para caballero.

Kari Mujica, residente de Antímano, asegura que trata de mantener y reemplazar algunas tradiciones para poder costearlas con lo que gana vendiendo hallacas en La Hoyada. Por ejemplo, ahora pide deseos con mandarina y no con uvas y aunque trata de comprar ropa interior nueva, cree que este año tendrá que reusar alguna prenda vieja.

Para ella misma “la Navidad dejó de ser negocio”, porque vende platos navideños por un dólar y luego del 15 de diciembre no ha hecho más de cinco dólares al día. “Este año todo ha sido mucho más difícil y, aunque hay ofertas, el dinero no alcanza”, apuntó.

La ropa interior amarilla también desapareció de las ventas típicas de fin de año. | Foto Bárbara Rodríguez.

En cuanto a los brindis o bebidas para celebrar, un vino espumante, común de la época alcanza los 8 o 10 dólares en su versión más económica. Los vendedores de este rubro admiten que es un renglón que siempre da buenos dividendos, sin embargo, Adolfo Mateus, encargado de una licorería en Petare, refiere que este diciembre de 2020 las ventas están en declive, en comparación con años anteriores.

“Si uno hace cena, brindis, se compra ropa nueva y compra al menos unas uvitas debe tener por lo menos 200 dólares en el bolsillo y con eso no puede ningún venezolano, a menos que esté enchufado”, comentó Albany Rojas, una mujer que caminaba Quinta Crespo este martes en busca de ofertas para poder conseguir algo de pollo a buen precio y prepararlo a su familia la noche del 31.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado