25.1 C
Caracas
sábado, 26 noviembre, 2022

Competitividad y productividad preocupan a empresarios venezolanos en restablecimiento de relaciones con Colombia

Cálculos de Conindustria ubicaron la capacidad instalada industrial de Venezuela en 30,7% en el segundo trimestre de 2022, frente a 80% que registra Colombia. Voceros de los sectores industriales y comerciales venezolanos advierten que el país no está preparado para competir de forma directa con Colombia, por lo que urge una revisión de acuerdos y disposiciones para el intercambio comercial

-

Caracas.- Retadora y compleja, esas son dos de las palabras que, según los vaticinios de voceros de cámaras comerciales e industriales venezolanas, definen la situación actual y lo que puede ser el futuro en la dinámica fronteriza entre Venezuela y Colombia. Esto luego de la reapertura de esa zona de 2.219 kilómetros para el intercambio comercial formal, que se concretó el 26 de septiembre, cuando las relaciones entre ambos países se normalizaron después de 3 años de tensiones políticas y 7 años de prohibición del paso de mercancías y productos entre ambas naciones.

La competitividad y la productividad venezolanas, en el contexto de la mayor crisis económica que dejó al país con solo 20% del Producto Interno Bruto de 2012 (350.000 millones de dólares entonces frente a 50.000 millones de dólares en la actualidad, según cálculos de firmas independientes), en el que apenas se registra una leve mejoría tras la hiperinflación, son dos de los elementos centrales que preocupan a comerciantes e industriales venezolanos consultados por El Pitazo.  

CLAVES | Colombia y Venezuela normalizan relaciones diplomáticas luego de tres años de tensiones

Pese a que el gobernante Nicolás Maduro asegura que Venezuela está lista para el inicio de una nueva etapa de relaciones comerciales con Colombia, país cuyo PIB en el segundo trimestre de 2022 se ubicó en 84.641 millones de dólares, según cifras del Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (Dane), las desigualdades en los ámbitos industriales y comerciales son clave para comprender los desafíos de Venezuela. Así lo estimó Francisco Acevedo, primer vicepresidente de la Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria).

«Venezuela todavía no está preparada. Apenas vamos saliendo de una hiperinflación y tenemos un anclaje cambiario que nos quita competitividad, además de una cantidad de leyes que hacen muy costosa la producción hoy en día en Venezuela», advirtió Acevedo vía telefónica.

Cifras de Conindustria ubicaron la capacidad instalada industrial de Venezuela en 30,7% en el segundo trimestre de 2022, frente a 80% que registra Colombia.

«El principal reto es la falta de productividad, como una consecuencia de la caída de la demanda y la falta de inversión. Es un país que está en desventaja desde el punto de vista operativo», añadió Acevedo.

Recuperar cuota de mercado

Los desafíos de cada sector, industrial y comercial, son similares: elevar los niveles de producción, de ventas y recuperar cuotas de mercado perdidas o abandonadas por el aislamiento que produjo la crisis económica, la suspensión de relaciones comerciales y la propia sobrevivencia, en un entorno local sin financiamiento ni crédito bancario.

El vicepresidente de la Cámara del Calzado y Componentes (Cavecal), Tony Di Benedetto, resaltó en comunicación con El Pitazo que están consientes de los retos inherentes de los sectores comercial e industrial por la reapertura de la frontera, sobre todo en el actual momento, luego de que en los últimos años la proporción del intercambio comercial entre Colombia y Venezuela, así como la respectiva balanza de pago, cambiaran en favor del país vecino.

«Estamos hablando de una proporción de 9 a 1 en cuanto al intercambio comercial entre Colombia y Venezuela. En la industria del calzado, por ejemplo, venimos de cuatro años con una ley que permitía la exoneración de impuestos y aranceles a productos terminados. Hoy la producción nacional ocupa 20% del mercado y estamos trabajando para aumentar esa cuota hasta 30%, lo que implicaría entre 16 y 18 millones de pares de zapatos», explicó el vocero de Cavecal, sector que conforman 100 afiliados.

Fedecámaras sobre reapertura comercial con Colombia: será un proceso lento pero hay potencial

Tanto Acevedo como Di Benedetto advierten sobre la necesidad de revisión del marco legal existente entre Colombia y Venezuela vinculado con el intercambio comercial, importaciones y exportaciones, como el denominado Acuerdo 28, que fue suscrito en 2011, en el contexto de la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi), y que una década después no favorece a Venezuela, pues las condiciones en 2022 son otras.

«Exigimos que se revisen bien esos acuerdos porque hay productos que se fabrican acá o se pueden fabricar aquí y exportar, de modo que se fijen las condiciones y que se establezca una relación de complementariedad, pues no estamos en condición de competir con Colombia, que está muy por encima», refirió Di Benedetto.

El Acuerdo 28 es parte del marco legal que establecieron ambos países para definir el trato preferencial sobre el intercambio comercial bilateral, una regulación que devino en una política de cero aranceles favorable para Colombia, que, 11 años atrás estimaba que 91% del comercio histórico, al menos 4.000 millones de dólares entre importaciones y exportaciones, se mantuviera con 100% de preferencia, es decir, una entrada a Venezuela sin ningún tipo de pago de arancel, según la información que manejaba entonces el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo colombiano.

«La Venezuela de hoy es distinta. El Acuerdo 28 genera desventajas, por eso la petición es la igualdad de condiciones, no protección, y eso lo hemos planteado, además de la cantidad de costos locales en materia de permisos y patentes, por ejemplo, que en lugar de sumar restan competitividad», explicó Acevedo.

Puntos de negociación sobre la mesa

Recientemente, la agencia Bloomberg Línea detalló los principales puntos de negociación entre las autoridades comerciales colombianas y venezolanas, tras el encuentro que sostuvieron a principios de octubre.

Entre los temas destacan discusiones sobre un acuerdo de protección de inversiones, conectividad aérea, defensa comercial y normalización técnica; complementación económica de bienes y servicios (ventajas arancelarias de productos venezolanos) e institucionalidad.

Agentes aduanales denuncian dificultades para exportar a Colombia tras apertura de la frontera

En ese contexto, el embajador colombiano en Venezuela, Armando Benedetti, se reunió con la directiva de Conindustria, encuentro que, según Acevedo, sirvió para plantear propuestas como la posibilidad de ingreso de Venezuela a la Comisión Andina de Naciones (CAN) y las oportunidades de desarrollo de competitividad de sectores industriales puntuales en Venezuela.

«El intercambio comercial fronterizo es fundamental para la normalización de las relaciones con Venezuela. Hablamos con Conindustria sobre propuestas que estimulen la producción binacional y el dinamismo comercial de bienes y servicios Colombia y el vecino país», destacó Benedetti en una publicación en su cuenta de Twitter.

«Es un proceso de mucho diálogo. El embajador tuvo una posición muy abierta y honesta, y no tengo dudas de que puedan salir muchas cosas buenas. Al final, tenemos que velar porque Venezuela esté bien y el mensaje claro que entendió el embajador es que, si Venezuela está bien, Colombia también lo estará», adelantó Acevedo.

Si recuperar la cuota de mercado abandonada es una meta para empresarios, industriales y comerciantes venezolanos, no es diferente para los colombianos, pues hasta agosto de 2012 Venezuela era el cuarto comprador de los productos del vecino país, con 4,4% de participación del valor total exportado, según cifras del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo de Colombia.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a