21.4 C
Caracas
sábado, 8 agosto, 2020

Comerciantes de El Paraíso pierden hasta Bs. 8 millones por falla eléctrica

-

Caracas.- El lunes 5 de agosto, habitantes de las adyacencias de las plazas Páez y Madariaga, ubicadas en la parroquia El Paraíso, amanecieron sin electricidad. La falla se originó por la explosión de un transformador y duró casi dos días.

Víctor Boart, vecino del sector y electricista, aseguró que las plantas eléctricas de la zona son subterráneas y cuando llueve varias horas se inundan. Según él, la actuación inmediata de los Bomberos del Distrito Capital y de la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) permitió el restablecimiento del servicio en tiempo récord.

Sin embargo, para los comerciantes, esas 42 horas sin electricidad significaron pérdidas de entre seis y ocho millones de bolívares, que, si se calcula a la tasa oficial Dicom –Bs. 11.264,48-, representan entre 500 y 700 dólares.

El lunes es el día en el que hay más ventas en el negocio mayorista de productos de limpieza que atiende Albert Castellanos. “Los lunes son los días en que las empresas vienen a comprar y podemos generar un ingreso de hasta tres millones, pero, sin luz, el centro comercial no abre”, dijo. Supo que había llegado la luz a la zona la madrugada de este miércoles porque el sistema de vigilancia del local está sincronizado con su teléfono celular y se activaron las notificaciones, pero, en otro caso, ni siquiera hubiese ido hasta el establecimiento.

Miriam De Jesús, encargada de una librería, aseguró que los dos días sin trabajar le impidieron pagar un punto de venta que necesita para el negocio antes de que aumentara. “Claro, me estaban cobrando un poco más de seis millones y teníamos cuatro y pico y comenzamos la compra porque con dos días más de trabajo podíamos reunir lo que faltaba, pero ahora lo subieron a ocho y eso es más de una semana de ventas”, dijo y precisó que en un día no generan más de dos millones.


LEE TAMBIÉN: 
EL ATÚN, LAS CARAOTAS Y EL AZÚCAR DESAPARECEN DE LAS CAJAS CLAP



Algunos solucionaron como pudieron, sin embargo, fue insuficiente. Manuel Peña tiene un local en el que vende productos no perecederos: harinas, pastas, cereales y aceites y, además, algo de charcutería. Como la cuadra que da justo al frente del centro comercial no se vio afectada por la avería, instaló una mesa con varios productos y gracias a un punto de venta inalámbrico logró salvar el día, aunque no cree que haya sido más de 15% de lo que hace en un día normal. Comentó que, fácilmente, en una jornada regular puede registrar hasta cuatro millones de ingresos. En medio de todo, Manuel cree que desde los apagones de marzo está preparado para las contingencias, por eso resguardó toda la charcutería en su casa para evitar mayores pérdidas.

¿Qué tan útil fue esta publicación?