22.8 C
Caracas
lunes, 30 noviembre, 2020

CLAVES | ¿Qué se sabe de las refinerías en Venezuela?

Mientras Nicolás Maduro asegura en televisión que tiene gasolina para cubrir la demanda nacional, la verdad es que las colas en las gasolineras evidencian el grave problema derivado de la paralización parcial de las refinerías

-

Nicolás Maduro aseguró este viernes, 20 de noviembre, que su gobierno actualmente produce suficiente gasolina para cubrir la demanda nacional, luego de que en el mes de octubre anunciara que solo quedaban reservas de combustible para 30 días.

En un contexto donde Venezuela, país con una de las mayores reservas de petróleo del mundo, enfrenta una grave escasez de gasolina que se traduce en horas de colas en estaciones de servicio y la amenaza de paralización del transporte público y de carga, resulta evidente que algo sucede con las refinerías. Aunque el gobierno de Nicolás Maduro asegura que las sanciones del Departamento del Tesoro de EE. UU. afectan la importación de insumos, repuestos y máquinas para la industria petroquímica, la verdad es que años de desinversión y falta de mantenimiento han pasado factura a los complejos, según denuncias hechas por sus propios trabajadores.

Eudis Girot, presidente de la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros de Venezuela (Futpv), ha reportado al menos 30 irregularidades en lo que va de año en la producción de gasolina y gas natural, en hechos que van desde el estado de las refinerías y las condiciones laborales de sus obreros, hasta actos de corrupción cometidos por sus gerentes. En represalia por sus constantes denuncias, actualmente se encuentra detenido por la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) e imputado por los delitos de terrorismo y divulgación de información confidencial.

Aquí te hacemos un breve repaso sobre cuál es el estado de las refinerías del país en la actualidad.

LEE TAMBIÉN

Nicolás Maduro: «Ya estamos produciendo toda la gasolina que Venezuela necesita»

- Advertisement -

1.- De acuerdo con la página web de Pdvsa, El Sistema de Refinación Nacional está integrado por seis refinerías agrupadas en tres grandes complejos: El Complejo Refinador de Paraguaná, compuesto por las refinerías de Amuay y Cardón en Falcón, y Bajo Grande en Zulia; la refinería El Palito, en Carabobo; y el Complejo de Refinación Oriente, por las refinerías de Puerto La Cruz y San Roque, en Anzoátegui.

2.- Aunque la capacidad de procesamiento del Sistema de Refinación Nacional es de 1,3 millones de barriles diarios, actualmente produce mucho menos. Por ejemplo, mientras la refinería Cardón está diseñada con una capacidad de 310.000 barriles por día (bpd), para el 12 de noviembre solo producía 50.000. De igual modo El Palito, cuando no está paralizada por diferentes fallas, produce 35.000 de los 140.000 bpd que debería.

3.- Bajo Grande, ubicada en el municipio La Cañada de Urdaneta del estado Zulia, es una refinería dedicada principalmente a la producción de asfalto y gasolina, así como de gas natural, que forma parte del Complejo Refinador de Paraguaná (CRP). Aunque no es tan conocida como Cardón y Amuay, cuenta con una planta de destilación y capacidad para producir 16.000 bpd, aunque desde noviembre de 2018 se encuentra fuera de servicio. El 18 de agosto de este 2020 el gobernador Omar Prieto anunció que Pdvsa buscaba reactivar la instalación.

4.- El CRP ha sido el segundo complejo refinador del mundo por su capacidad (actualmente teórica) de procesar 971.000 bpd, y sus plantas de Amuay y Cardón han sido la apuesta del gobierno de Maduro para reactivar la producción de gasolina, aunque han tenido sus altibajos. De estar prácticamente paralizado en mayo, al mes siguiente Pdvsa inició las labores para su arranque. En el caso de Cardón, hasta julio producía alrededor de 26.000 bpd para mejorar la gasolina traída de Irán y adaptarla al parque automotor venezolano, pero en agosto volvió a fallar a causa de dos incendios y no fue sino hasta el 20 de septiembre cuando logró reiniciar operaciones. Aunque actualmente se mantiene activa, funciona a media máquina, pues tiene múltiples fallas, principalmente por el sistema hídrico, el compresor de gas húmedo y la escasez de gasóleo de vacío (VGO), materia prima necesaria para la elaboración de gasolina.

LEE TAMBIÉN

Pdvsa malversó 3.700 millones de dólares con su flota de buques

5.- Por su parte, Amuay no está para nada mejor. Ya en 2012 la refinería había sido lugar del mayor desastre de la historia industrial de Venezuela, con una explosión que dejó 55 muertos y 156 heridos, además de secuelas en la infraestructura que nunca fueron debidamente atendidas y afectaron su productividad. Aunque la refinería fue una de las recuperadas con el apoyo técnico iraní y el 12 de agosto se reanudaron las operaciones de su Unidad de Destilación para la producción de nafta, el 27 de octubre ocurrió una nueva explosión en el tanque de su planta 4 que también afectó la torre de destilación atmosférica, que quedó destrozada. El gobierno de Maduro se ha empeñado en decir que lo ocurrido en Amuay fue un sabotaje producto de un ataque militar extranjero con misiles, aunque lo cierto es que desde entonces está paralizada por los nuevos trabajos de reparación.

6.- La refinería El Palito, ubicada en Puerto Cabello, estado Carabobo, es la otra punta de lanza del intento de Maduro por resucitar la industria petroquímica nacional. Desde el mes de junio, el complejo se ha activado y paralizado al menos en 13 ocasiones por diferentes fallos técnicos, principalmente en la planta de fraccionamiento de craqueo catalítico (FCC) o por los apagones. Aunque la refinería de momento se encuentra operativa, actualmente su principal problema está en los derrames de petróleo que, según diferentes estimaciones, equivalen a entre 20.000 y 25.000 barriles de crudo vertidos al mar. La fuga afectó gravemente las playas de Carabobo y Falcón, donde causó un auténtico ecocidio en el Parque Nacional Morrocoy, cuyos daños tardarán hasta 30 años en revertirse.

7.- Hacia el oriente del país el panorama tampoco es favorecedor. Las refinerías de Puerto La Cruz y San Roque, ubicadas a pocos kilómetros del Complejo Petroquímico José Antonio Anzoátegui, se encuentran en el olvido. En el caso de San Roque, opera a un tercio de su capacidad, según afirmó en febrero de este año el economista y experto petrolero Rafael Quiroz para el portal TalCual. La única infraestructura orientada a la producción de parafinas en Venezuela apenas posee capacidad para 5.000 bpd, por lo que se puede considerar casi paralizada. Por igual camino va Puerto La Cruz, la cual según la Futpv, tenía dos años completamente parada y cuatro sin procesar un solo barril de gasolina. De hecho, en enero Girot advirtió sobre el riesgo de una explosión colosal si se intentaba encender de nuevo la planta, debido a la corrosión del sistema por los químicos acumulados durante su inactividad; no obstante, al parecer la refinería logró arrancar modestamente, y en la actualidad produce entre 5.000 y 8.000 de los 187.000 bpd que era capaz de procesar en otros tiempos.

LEE TAMBIÉN

Alianza Rebelde Investiga y Connectas revelan que Pdvsa navega en un mar de irregularidades

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado