CLAVES | 10 retos que enfrenta la economía venezolana en 2021

De acuerdo con un estudio del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la Ucab, es necesario un cambio de régimen político, como condición necesaria para la implementación de una reforma económica que permita el crecimiento y bienestar sostenible

395
Foto: EFE | Rayner Peña

Venezuela perdió casi dos terceras partes de su PIB entre 2013 y 2019, mantuvo su caída en 2020 y muestra unas proyecciones nada satisfactorias para el año que empieza. La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) proyecta que el descenso del producto interno será de 7%.

De acuerdo con un estudio del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la Ucab, es necesario un cambio de régimen político, como condición necesaria para la implementación de una reforma económica que permita ubicar al país en una senda de crecimiento y bienestar sostenible.

LEE AMBIÉN

En Fedecámaras sostienen que se requieren acuerdos para recuperar la economía del país

A continuación algunos retos que debe enfrentar Venezuela este 2021 en la economía:

  • Aun en la eventualidad de que las sanciones fuesen relajadas, la fuente petrolera de recursos enfrenta tres retos fundamentales: en primer lugar, la inevitable reconstrucción de la capacidad de la industria petrolera nacional y en la reestructuración gerencial de Pdvsa, que pasan por la inyección de montos importantes de inversión en infraestructura, recursos que el gobierno no dispone; segundo, la tendencia declinante de la demanda mundial de hidrocarburos, debido a la transición energética, que impide hacer planes de largo plazo; y, tercero, cambios en el marco regulatorio internacional orientados a garantizar la sostenibilidad ambiental. Estos factores hacen poco atractiva la inversión privada en el sector de los hidrocarburos, dificultando con ello aún más las posibilidades de una recuperación significativa del nivel de actividad económica interna.  
  • La caída en la tributación interna agudiza las restricciones presupuestarias del gobierno. La capacidad tributaria del sector privado se ha deteriorado por varias razones, entre las que destacan, además de la fuerte contracción de la economía, las propias deficiencias estructurales del sistema impositivo (altas tasas marginales, impuestos parafiscales, exenciones y exoneraciones generalizadas, penalizaciones injustificadas, entre otras) que lo hacen muy distorsionante desde el punto de vista de eficiencia; además es un sistema excesivamente confiscatorio y poco productivo en términos de recaudación. Por otra parte, el alto nivel de informalidad, estimulada por los controles, los altos costos transaccionales y la dolarización, afectan negativamente la productividad en la recaudación, sobre todo, del IVA.   
  • El gobierno enfrenta hoy el dilema entre estabilizar la inflación y reducir aún más el tamaño del sector público, arriesgándose a disminuir su capacidad de control político y social. Si el gasto del gobierno se financiase exclusivamente con tributación interna, su tamaño sería equivalente a aproximadamente 9% del PIB; una magnitud 4 veces menor que su significación promedio en el período 2004-2014. Con un presupuesto equivalente a 9% del PIB, el gobierno no lograría cubrir ni siquiera la mitad de su mermado gasto corriente actual.   
  • La prolongada hiperinflación, como era previsible, ha promovido la sustitución del bolívar por el dólar, no solo como medio de pago, sino como unidad de medida y, sobre todo, como medio de reserva de valor.   
  • Con una liquidez monetaria cada vez más determinada por la masa de dólares que circulan internamente a través de los canales privados, el Banco Central ya no puede ejercer su rol como autoridad emisora . Otro tanto puede decirse de la política cambiaria. El BCV, al quedarse prácticamente sin reservas internacionales, tiene muy poca capacidad para influir directamente sobre la evolución del mercado de divisas.   
  • Ante los cambios estructurales de la economía interna, comportamiento del gobierno se ha ido deslindando de manera irreversible del enfoque político que se supone era compatible con la “doctrina” del Socialismo del Siglo XXI . Sin embargo, esto no significa que esté garantizada, como algunos piensan, la restitución de la economía de mercado.
  • También se observa la renuncia progresiva del gobierno a la aplicación de controles; sin anuncios formales, pero mostrándose permisivo , y en algunos casos promotor, del ajuste frecuente de los precios de bienes y servicios en aras de aumentar los niveles de abastecimiento.   
  • El gobierno no cuenta con los recursos ni con la credibilidad suficiente para implementar políticas capaces de estabilizar y, menos aún, de regresar a una senda de crecimiento sostenible, máxime en un contexto de profundos cambios en un mercado internacional globalizado y en el medio de una transición energética», mencionan los investigadores como una de sus conclusiones. 

LEE AMBIÉN

Cepal: la economía venezolana cayó un 30% en el año 2020

  • Hay un margen para un crecimiento de la actividad económica privada, pero su tamaño es insuficiente para garantizar una significativa y sostenible recuperación de la calidad de vida de la mayoría de la población.
  • La resolución de los problemas de esta economía no se puede abordar con una mera reconversión monetaria; las experiencias de 2008 y 2018, que obviaron las deficiencias estructurales del entorno macroeconómico del país, debieron ser suficientes para demostrarlo. En todo caso, una reestructuración del sistema de pagos debería formar parte de un programa integral de estabilización macroeconómica. Por otro lado, estabilizar la economía no es posible sin reanudar el acceso al sistema financiero y a los mercados internacionales, incluso en el contexto de una economía plenamente dolarizada y con significativa presencia del sector privado. 

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.