Perfil | Miguel Cabrera, una historia llena de gloria a punta de batazos

Con su jonrón 500, el venezolano figura entre los más connotados peloteros de la historia de las Grandes Ligas. Quien fuera un niño prodigio a inicios de la década de los 2000, hoy es uno de los beisbolistas que tiene un puesto asegurado en el Salón de la Fama

816
Miguel Cabrera es el venezolano con la carrera más productiva en el beisbol de Grandes Ligas | Foto archivo

Hoy es un día para celebrar: Miguel Cabrera, el muchacho que en 2003 pisó por primera vez un campo de Grandes Ligas, llegó a 500 jonrones. La cifra resume una carrera de 19 años llena de logros, un camino que tendrá un punto resaltante en el batazo que le conectó este domingo, 22 de agosto, al pitcher Steven Matz, del equipo Azulejos de Toronto, en el estadio Rogers Centre.

El nombre de Cabrera está escrito al lado de los mejores en las listas ofensivas. Ocupa el puesto 28 entre los jonroneros de todos los tiempos en las ligas mayores y es el séptimo latinoamericano en este departamento; está en el escaño número 35 -por encima del legendario Frank Robinson- en el apartado de hits con 2.955; y las 1.785 carreras impulsadas lo mantienen en el lugar 22 de la historia, arriba del dominicano David Ortiz.

Para entender la dimensión de estos números hay que resaltar que hablamos de una liga que tiene más de 100 años de existencia, aparte de que han pasado miles de peloteros por sus campos. Cabrera está en el Olimpo del beisbol y pudiéramos ver durante esta temporada y la que viene cómo llega a cifras redondas. Por ejemplo, está a 9 dobles de alcanzar los 600 y muy cerca de los 3.000 hits. ¡Muchos estamos ansiosos por verlo al lado de Roberto Clemente!

Miguel Cabrera hace historia al conectar el jonrón 500

En 1999 ya se hablaba de las condiciones de Cabrera. Desde niño mostraba las herramientas para triunfar en la gran carpa, pero fueron los Marlins de Florida quienes hicieron la mejor propuesta para atrapar a aquel adolescente nacido en Maracay el 18 de abril de 1983. Su firma por 1.900.000 dólares -cifra récord para un venezolano en ese entonces- fue una noticia que abrió todos los periódicos de Venezuela. 

Muy temprano, Cabrera dio señales de ser un superdotado con el bate. Aquí van algunas:

  • El 20 de junio de 2003 debutó en las Grandes Ligas con los Marlins, y en el inning 11 conectó un cuadrangular de dos carreras contra el pitcher Al Levine, para dejar en el terreno a los Mantarrayas de Tampa.
  • Después de ese batazo se ganó la titularidad el resto de la temporada, en la que se desempeñó como jardinero izquierdo y tercera base.
  • En la postemporada de ese año fue de gran ayuda para los Marlins: bateó para .286 y 3 impulsadas contra los Gigantes de San Francisco; conectó 3 jonrones y remolcó 6 carreras en la Serie de Campeonato frente a los Cachorros de Chicago; y disparó un jonrón contra el mítico Roger Clemens en la disputa en la Serie Mundial frente a los Yanquis de Nueva York.
  • Aunque no ganó el premio como Novato del Año por comenzar la temporada tarde, dejó números que avizoraban lo que vendría: .286 de promedio, 12 jonrones y 62 carreras empujadas, además de coronarse campeón con los Marlins. Nada mal para un chamo de 20 años.
Primer jonrón de Cabrera en las Grandes Ligas | Cortesía MLB

Una carrera meteórica

Andrés Galarraga se convirtió en el ícono del poder venezolano en las mayores después del retiro de Antonio Armas. Los 399 jonrones que disparó el nativo del barrio caraqueño de Chapellín desde 1985 hasta 2004 parecían inalcanzables, pero Cabrera demostró en los primeros años que esa marca era más que accesible.

El 23 de agosto de 2006, cuando disputaba su cuarta temporada, Cabrera llegó a 100 jonrones. Ese día conectó el número 99 contra el venezolano Tony Armas y el centenario ante Chris Schroeder. Apenas con 23 años de edad, era cuestión de tiempo ver al maracayero convertirse en el mejor bombardero venezolano de todos los tiempos.

Ya en 2009, coincidencialmente el 23 de agosto, Cabrera tronó el cuadrangular 200. Esta vez lo hizo con el uniforme de los Tigres de Detroit y su víctima fue el lanzador Michael Wuertz, de los Atléticos de Oakland. En esa época el venezolano ya era un bateador consolidado, con un promedio de .311 en 7 temporadas, lo cual hacía prever que el récord de Galarraga sería apenas un paso en su carrera.

Tres años después llegó el jonrón 300 para Cabrera. El 22 de julio de 2012 castigó a Phil Humber, de los Medias Blancas de Chicago. Estaba en el mejor momento de su carrera. Mientras, el 16 de mayo de 2015 se convirtió en la referencia del poder criollo en las mayores con el cuadrangular 400 frente a Tyler Lions, de los Cardenales de San Luis.

Luces y algunas sombras en su carrera

Antes de los entrenamientos primaverales de 2011, Cabrera fue detenido por las autoridades de Miami por conducir ebrio. Los Tigres de Detroit elevaron al cielo su preocupación aquel 16 de febrero, cuando la noticia sacudió al espectro beisbolístico. El hecho se sumaba al expediente oscuro del venezolano, que en 2009 paró en una comisaría de Detroit luego de protagonizar una pelea doméstica con su esposa.

Solo un evento extradeportivo podía poner en peligro la carrera del portentoso bateador. El 16 de marzo de 2011, Cabrera dio una rueda de prensa en el campo de entrenamiento de Detroit para pedir «mil disculpas» por lo ocurrido. Estaba acompañado por la directiva de los Tigres. En esa oportunidad prometió que nunca volvería a meterse en problemas.  

Después de esa declaración vinieron los mejores años de su trayectoria. En 2011 ganó el título de bateo con .344 de promedio. Al año siguiente logró la Triple Corona con 44 cuadrangulares, 139 carreras impulsadas y promedio de .330. La actuación le valió para ganar su primer premio como Más Valioso. En 2013 nuevamente ganó el campeonato de bateo con .348 y su segundo galardón de MVP.

Cabrera ganó en 2012 la Triple Corona de bateo, una hazaña que pocos han logrado en las Grandes Ligas | Cortesía: MLB

 

El Salón de la Fama

Las puertas del Salón de la Fama están abiertas para Cabrera. Sus logros quedarán como una vara alta para las nuevas generaciones de peloteros venezolanos. El contrato que firmó con Detroit vence al terminar la temporada de 2023, con posibilidad de extenderse un par de campañas más, cuando llegue a los 42 años de edad, pero sus números lo convierten en uno de los mejores peloteros latinoamericanos de la historia.

Cuando Cabrera termine su carrera habrá amasado más de 400 millones de dólares, solo por contratos con sus equipos. La extensión que firmó en 2014 por 8 años y 248 millones de dólares es la número 12 de la historia del beisbol. 

El monto ganado desde 2003 hasta 2021 refrenda un largo trabajo lleno de premios. Tiene dos títulos de Más Valioso (2012 y 2013), cuatro coronas de bateo (2011, 2012, 2013 y 2015) y dos lideratos de jonrones (2008 y 2012).

En 1999, Cabrera debutó en la Liga Venezolana de Beisbol Profesional (Lvbp) con los Tigres de Aragua, un equipo que tenía 23 años sin coronarse. Apenas participó en un juego ese año, pero en el inicio de la década de 2000 ayudó al equipo a ganar cuatro coronas nacionales. Fue amado por los fans de Aragua y odiado por los seguidores de los otros 7 conjuntos de la liga. Pero en el fondo, siempre fue y será respetado. Sus batazos en las mayores durante dos décadas han sido motivo de orgullo para una Venezuela que ha atravesado tiempos difíciles.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.