Gamarro, “El Tren de Machiques” finalmente detuvo su marcha

El fajador, quien se caracterizaba por ir siempre hacia adelante en sus combates, le dejó cuatro preseas al país. La de plata, olímpica, siempre será la más recordada

249
Gamarro exhibe su medalla de plata olímpica, que para muchos, fue en realidad la de oro | Foto: cortesía de orgullosvenezolanos.blogspot.com

Caracas. – El ir siempre hacia adelante en cada pelea, cual tren, fue la principal característica de Pedro Gamarro, el pugilista quien vino a ser el primer medallista olímpico que tuvo el país, falleció este 7 de mayo en Maracaibo.

Precisamente esa cualidad boxística fue la que le ganó el apodo del “Tren de Machiques“, sobrenombre con el cual lo identificó el periodista Orlando Galofré durante sus años en el cuadrilátero, en honor a la entidad zuliana que lo vio nacer un 8 de enero de 1955, y a la ferocidad con la cual encaraba a sus contrincantes.

Fue esa capacidad siempre fajadora de Gamarro, la que le ayudó a ser medallista panamericano y olímpico. Le aportó al país cuatro preseas: una dorada, una plateada y dos de bronce.


LEE TAMBIÉN: 

FALLECE BOXEADOR Y MEDALLISTA OLÍMPICO PEDRO GAMARRO

La de oro la ganó en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, disputados en República Dominicana en 1974, mientras que las dos de bronce las consiguió en los Juegos Panamericanos de México (1975) y Caracas (1983).

La de plata es la más importante y significativa. La ganó en 1976, en los XXI en los Juegos Olímpicos de Montreal (Canadá), evento en el cual se le recuerda con especial admiración, porque para muchos -incluyendo los 18 mil espectadores que vieron su pelea final en el peso welter contra el alemán Jochen Bachfeld- Gamarro ganó el oro, precisamente por haberse fajado como nunca, pero siendo desfavorecido por los jueces, quienes dieron la victoria al teutón.

El púgil venezolano libro su último combate y dejó un importante legado | Foto: noticiaaldia.com

Los espectadores abuchearon el resultado, porque, al igual que el púgil zuliano y su esquina, sentían que había ganado el combate.

Llegó a esa final con una lesión en el antebrazo derecho, tras conseguir tres victorias ante un yugoslavo, un cubano y un norteamericano. Tal como lo confesó en 2016 durante una entrevista, debió cuidarse en esa pelea para que la lesión no se intensificara.

No obstante, aseguró que “siempre fui hacia adelante. En la esquina me decían que habíamos ganado y yo lo sentía así”.

Además de pelear en la categoría welter, también lo hizo en la welter junior, medio-ligero y semi completo.

También se le llegó a identificar como “El campeón de la humildad“, y esta cualidad queda demostrada por las palabras de afecto y reconocimiento dedicadas por boxeadores como Carlos Cañizales (campeón peso mosca AMB) y Jaider Parra (campeón superligero AMB), sobre todo este último ya que fue su pupilo.

Gamarro llevó la antorcha durante los Juegos Centroamericanos y del Caribe de 1988, llamados “Los Juegos del Sol”, celebrados en Maracaibo en 1988, y un coliseo, ubicado en el sector La Cotorrera de la capital zuliana, lleva su nombre.

DÉJANOS TU COMENTARIO