Montaño vive en Plaza Venezuela, Caracas, y todas las semanas corre desde allí hasta el Ávila: lo sube, recorre los siete picos y entrena sin parar para alcanzar sus objetivos. Eso le ayudó a convertirse en la primera venezolana en terminar la dura ultramaratón celebrada en Francia. Dice que va por más

Carmen Montaño, la primera venezolana que completó el ultramaratón de Mont Blanc (Utmb), en Francia, tiene mucho que agradecerle al cerro el Ávila. Aunque no es caraqueña, la atleta encontró en el monte que adorna con su verdor a la capital el sitio ideal para poder entrenarse con el fin de alcanzar los objetivos que contó en esta entrevista con El Pitazo.

El pasado 29 de agosto, Montaño hizo historia: logró completar la distancia Utmb de 172 km, con más de 10.000 metros en subidas a lo largo del recorrido, que cubrió en 44 horas, 56 minutos y 44 segundos. La venezolana finalizó en el puesto 1.196 de la general, 80 entre todas las mujeres y 36 en su categoría.

Con la pulsera de la competencia en su muñeca y mostrando su sonrisa, Montaño dice que se siente orgullosa de haber alcanzado uno de sus objetivos. “Esto no se logra de la noche a la mañana, yo tengo ya más de 10 años corriendo, sobre todo en la montaña. Es una serie de elementos que te llevan a lograr estas cosas, uno de ellos es la disciplina. La gente me dice loca porque me preguntan: ‘¿Para dónde vas? ¿Qué estás haciendo?’ Y yo les digo: ‘Estoy en la montaña, estoy trabajando o estoy en la montaña’. Esa es mi vida hoy en día y es mi vida desde hace algunos años para acá”, sostiene la atleta.

Entrenar en pandemia

Por las restricciones impuestas por la pandemia del COVID-19, Carmen tuvo que dividir sus entrenamientos con una semana intensa y otra de trabajo suave, que coinciden con el cronograma de 7 + 7. En la semana de restricción, cuando no podía hacerlo en el cerro, se amarraba sus zapatos y salía a correr por las calles de Caracas, así sus amigos le dijeran “loca”, pero Carmen tenía bien claro su objetivo: culminar el maratón de ultramaratón Mont-Blanc.

“El Ávila es mi sitio de entrenamiento. Yo salgo de mi casa (en Plaza Venezuela) y me voy directo al Ávila. No utilizo el carro. Salgo corriendo y llego corriendo. Aunque estaba todo cerrado yo aprovechaba toda la semana flexible para entrenar y las no flexible cuando estaba todo cerrado yo hacia el entrenamiento en plano. Realmente nunca bajé mi entrenamiento”.

Sin patrocinantes pero con ganas

Carmen nació en el estado Sucre. A los 17 años se mudó a Caracas a estudiar derecho, profesión que ejerce actualmente, y la cual la ha ayudado a costear todos los gastos de sus competencias, pues, hasta el momento, no cuenta con ningún patrocinante ni ha recibido apoyo de algún ente gubernamental.

La atleta de trail running explicó lo importante que es la alimentación en esta disciplina, ya que pudo ver en el ultramaratón de Mont Blanc cómo varios participantes se desmayaron, abandonaron y tiraron la toalla.


LA REGLA ES ENTRENAR CON MUCHA DISCIPLINA Y TENER UNA EXCELENTE ALIMENTACIÓN. ESA ES LA BASE PARA LLEGAR A DONDE TÚ QUIERAS LLEGAR

Carmen Montaño

“La alimentación es la base fundamental. Necesitas indispensablemente tener una nutrición adecuada y una serie de complementos alimenticios a tu lado. No solamente basta con tu nutrición, necesitas vitaminas, complejos aminoácidos, hierro, fósforo, magnesio; un complejo de cosas, porque el cuerpo tiene mucho desgaste con el entrenamiento exhaustivo que uno realiza a diario por esta distancia. Necesitas una alimentación muy completa, porque si no simplemente no puedes llegar”, recalca Montaño.

En la entrevista que Carmen concedió a El Pitazo reveló que en el año 2020, cuando se iba a realizar el ultramaratón de Mont-Blanc, que fue suspendido por la pandemia, ella le solicitó el apoyo a varios laboratorios que se dedican a la elaboración de complementos alimenticios para conseguir algún tipo de alianza, pero lamentablemente sus cartas no fueron contestadas.

“Con el tema de la nutrición y de la alimentación que necesitamos muchísimo yo hice varios escritos dirigidos a laboratorios y empresas que elaboran complementos alimenticios, poniendo mi nombre como atleta participante en la Utmb y, bueno, diciéndoles que quería contar con su apoyo. No les estaba pidiendo dinero, porque yo sé que es muy difícil que alguien me apoye monetariamente, pero dije: ‘Tal vez alguien me puede ayudar con estos complementos alimenticios, pero no conseguí ningún apoyo’”, recordó.

Me enamoré del trail running

En 2010, en el pueblo de Todasana, que está ubicado a 22 kilómetros de la playa Los Caracas, estado Vargas, Carmen Montaño se enamoró del trail running, pues allí realizó su primera carrera en arena, asfalto, ríos, playas y montaña.

“Todasana es una carrera relativamente corta, que sale de esa playa y cruza ríos, sube montañas. Es decir, tiene todos los ambientes que te enamoran cuando tú no sabes nada de montañas ni tienes idea de qué es el trail running; cuando supe de esa carrera, dije: ‘¡Wow quiero participar!’”

Después de Todasana, la vida de Carmen cambió, no había carrera de montaña que, como se dice en Venezuela, “pelara”. En el país corrió todas las competencias de montañas, además de eso, también se convirtió en internacional.

Montaño participó en el ultramaratón de Chicamocha, en Colombia, donde compiten atletas de diferentes nacionalidades, quienes corren por siete municipios de Santander y el mágico Cañón del Chicamocha.


HASTA HOY NO HE ABANDONADO NINGUNA CARRERA, TODAS LAS HE TERMINADO. NO SÉ CÓMO SE SIENTE DESERTAR, TAL VEZ ME TOQUE PORQUE SOY HUMANA

Carmen Montaño

Nunca he abandonado una carrera

Con mucha humildad y mucho orgullo, Carmen manifestó que, hasta el momento, nunca ha abandonado una carrera, inclusive, en el ultramaratón de Mont-Blanc ni por un segundo pasó por su mente dejar la competencia, a pesar de que confesó que en un tramo del trayecto sintió cómo su garganta se irritaba por el frío, pero aun así su mente seguía enfocada en la meta. “Hasta hoy no he abandonado ninguna carrera, todas las he terminado. No sé cómo se siente desertar, tal vez me toque porque soy humana. En algún momento pudiera tener alguna dolencia, alguna incapacidad en medio de la carrera y decir hasta aquí llego, pero hasta ahora no he abandonado”, dice Montaño.

Nuevos retos

A pesar de que Carmen confesó que por lo quede de año no tiene algún reto en mente, manifestó que no descarta la posibilidad de escalar el monte Everest. “Es algo que quiero hacer, no ahorita, pero sí, hay que prepararse mejor porque eso es escalar”, dijo Montaño, al tiempo que reveló que entre sus planes también está el Monte Fuji en Japón.

Un ejemplo a seguir

Acomodándose las cintas que lleva en su muñeca de todos los maratones en los que ha participado, Carmen les envió un mensaje a las personas que desean formar parte del trail running o tienen en mente participar en algún maratón o carrera.

“Hay que tener disciplina, no bajar el entrenamiento, cada día debes exigirte más para poder dar más en tu reto y, en este sentido, también debes combinar ese entrenamiento con una excelente nutrición. Si tú no te alimentas bien no vas a tener buenos resultados. La regla es entrenar con mucha disciplina y tener una excelente alimentación. Esa es la base para llegar a donde tú quieras llegar”, finaliza Montaño.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.