27.6 C
Caracas
lunes, 25 enero, 2021

Auge de casos de COVID-19 en el beisbol profesional se debe a falta de presupuesto

El Estado no cubre ninguna parte del protocolo de control de la enfermedad y los clubes de beisbol profesional no pueden asumir los gastos de bioseguridad para todo el personal. Solo en pruebas de seguimiento se requieren minino 300 dólares diarios por jugador o trabajador

-

Caracas.- La voz de play ball del beisbol venezolano se dio sin las mínimas garantías de prevención del COVID-19. La enfermedad, que ocasionó el retraso de más de un mes de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional (Lvbp), ha tenido una propagación significativa desde antes del inicio de la temporada, el pasado 27 de noviembre.

La transmisión agarró fuera de base a directivos de clubes que apenas cuentan con un presupuesto similar al de la campaña pasada, cuando no existía coronavirus, ni sus estrictos protocolos sanitarios.

Esta versión fue confirmada a El Pitazo por trabajadores de la LVBP que prefirieron mantener sus nombres a resguardo, en medio de la tensión que por estos días se vive en los monitoreados espacios de la pelota criolla.

LEE TAMBIÉN

El coronavirus invade el campo de beisbol profesional venezolano

Sin fondos suficientes, la liga no puede costear la cantidad de pruebas de Reacción en Cadena de la Polimerasa (PCR por sus siglas en inglés) que se requieren diariamente para mantener fuera de los estadios, vestidores, gimnasios y autobuses al virus que causa la enfermedad viral.

“Todo ha sido improvisación desde que se autorizó el comienzo de la temporada. No hubo asesoría técnica, con médicos del Ministerio de Salud, ni revisión de las normas. A cada club le ha correspondido manejar la situación como mejor pueda. Todos están ligando que no haya muchos más infectados. Pero estamos a ciegas. No hay presupuesto para hacer las PCR y las pruebas rápidas no sirven, sino cuando ya la persona tuvo la enfermedad. El Gobierno solo aprobó recursos similares a los del año pasado y no prestó mayor apoyo”, alegó una de las fuentes consultadas, quien labora en la logística de la LVBP.

Strike uno

- Advertisement -

Las fallas en el abordaje del coronavirus en la LVBP son estructurales. Los gerentes de la liga no estaban preparados ni siquiera para el desarrollo de un campeonato en condiciones normales, reiteró otra de las fuentes consultadas. La pandemia no solo evidenció deficiencias presupuestarias, sino que hizo más notorias las carencias operativas.

El presupuesto privilegia el pago de nómina, cuidado y comodidad de los jugadores. Pero en la prevención y atención del COVID-19, las medidas deben abarcar a todas las personas susceptibles de contraer la afección.

“La liga tiene dinero, pero no para que cada miembro de la nómina esté lo suficientemente protegido. Los gastos prioritarios siguen siendo los mismos que en una liga normal. El gasto es además de pruebas diagnósticas, no las rápidas, es en guantes, tapabocas, gel y personal que vigile que todo el protocolo se cumple. El problema es que no existe ni siquiera un protocolo unificado. Cada club lo maneja a su criterio. Ni para ir todos a un mismo laboratorio hubo acuerdo. Falta organización, además de dinero para el COVID-19”, expuso uno de los representantes de un club del centro del país ante la LVBP.

LEE TAMBIÉN

Lvbp: así serán los juegos de la primera semana

Nada más entre Tiburones de La Guaira y Leones del Caracas, suman alrededor de 20 contagios, de acuerdo con ambos informantes. La ausencia de un protocolo único de abordaje impide rastrear los casos y determinar la forma de contagio, para prevenir una propagación futura. El Estado tampoco prioriza una entrega rápida de resultados a trabajadores e integrantes de la liga. Ante esto, la mayoría opta por laboratorios privados en los que cada muestra procesada cuesta 80 dólares en promedio. La diferencia en la entrega de resultados es de hasta seis días, respecto de los laboratorios estatales.

Ponchados

La deficiencia presupuestaria que denuncian ambas fuentes se confirma en la limitada cantidad de pruebas que se autorizan a diario dentro y fuera del campo. Cada integrante del personal, con contacto directo entre sí, debería practicarse al menos una prueba PCR cada tres días, como se ha aplicado en otras ligas. Tal frecuencia entre las tomas permitiría un mayor control de los contagios y un despistaje eficaz, que es lo que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS). Esto incluye no solo a los jugadores, que es la regla en la LVBP.

“A los trabajadores en los campos, gimnasios y vestidores no se les toma en cuenta. Es como si ellos deben correr su riesgo solos. En realidad, todos estamos expuestos si la liga se convierte en foco contagios. Porque uno de aquí así pase menos tiempo que en otras temporadas, va a su casa y no sabe si tiene el virus. Creo que esto tiene que cambiar, porque todos necesitamos trabajar, eso es cierto, pero no puede ser que el costo sea la salud, solo para que algunos se ahorren una plata”, recalcó un trabajador del área de prensa de la LVBP.

Otro aspecto que denota las carencias de la asociación de beisbol rentado nacional es la precariedad en el manejo de las fases clínicas de abordaje. Ni las muestras se recaban en condiciones estrictas de bioseguridad, ni el aislamiento se cumple con normas mínimas sanitarias. A los contagiados recientemente detectados se les confinó en el Hotel Ávila.

El centro de hospedaje es desde finales de abril un lugar de aislamiento preventivo para pacientes con COVID-19 en Caracas. No obstante, las instalaciones nunca fueron adecuadas y tras el desalojo inducido por la reducción de casos en la ciudad, las habitaciones, baños y áreas comunes quedaron en peores condiciones.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado