25.1 C
Caracas
miércoles, 19 junio, 2024

Zoomversaciones | Comediante Alejandra Otero: tuve fracasos, pero me impulsaron a continuar 

Una de las comediantes venezolanas más destacadas en los últimos 15 años fue la protagonista del primer episodio del nuevo espacio de entrevistas de El Pitazo para conocer el éxito, pero también el fracaso de artistas que descubrieron su vocación y lograron lo que soñaron a pesar de sus miedos

-

El primer episodio de Zoomversaciones se estrenó este jueves 5 de octubre con la participación de la periodista, actriz, locutora y comediante Alejandra Otero, con el patrocinio de Apartaco. Para llegar al éxito atravesó distintos fracasos, pero esos mismos la impulsaron a continuar y alcanzar sus actuales logros.

Durante una conversación fluida Alejandra Otero habló de sus éxitos y fracasos, pero sobre todo de cómo entendió su profesión y su talento que la ha llevado actualmente a ser una de las comediantes venezolanas más destacadas en los últimos 15 años.

«Tuve un fracaso importante que fue un antes y un después. Siempre me iba bien hasta que viví ese momento. Ahí es donde me di cuenta que deben ocurrir una serie de cosas para que te vaya bien», comentó Alejandra Otero durante una entrevista con el cofundador de El Pitazo, Javier Melero.

Zoomversaciones, espacio de El Pitazo para que jóvenes encuentren referentes creativos

Otero ya mostraba su pasión por el arte desde pequeña. Vivir rodeada del mundo periodístico y de las costumbres culturales de la familia hizo que constantemente fantaseara con ser actriz y periodista. Finalmente ese deseo se convirtió en realidad. 

Comentó que tuvo una niñez feliz en la que convirtió pequeñas cosas en arte. Desde hacer un dibujo y recrear una sala de exposición hasta de crear un periódico con las noticias de lo que ocurría en su hogar. 

Vivir del humor 

No tenía dónde hacer teatro, pero quería ser periodista y afortunadamente comenzó a estudiar comunicación social. Durante su estadía en la universidad aprovechó de dedicarse al arte. Antes de graduarse tuvo un programa de radio, escribía para El Nacional y una revista. 

En medio de los giros y las oportunidades que la vida le presentó dejó de hacer periodismo, aunque asegura que le apasiona y se lo disfruta. Actualmente se dedica cien por ciento al humor, pero si le toca abandonar este oficio, asegura que se dedicaría nuevamente a su carrera como comunicadora social. 

Viajó a Nueva York para realizar un máster en estudios internacionales, pero sus amistades eran parte de los chistes que hacía a diario y conocían el talento que tenía para el humor. Un año antes de regresar a Venezuela sintió la necesidad de hacer arte y consideró incursionar con los stand up. 

Estando en Venezuela se le presentaron distintas oportunidades en el mundo artístico y descubrió la sensación que le transmitía montarse en un escenario y la adrenalina de escuchar risas. 

Realizó estudios para adquirir herramientas técnicas en el stand up, en un taller con la participación de Laureano Marquéz, El Profesor Briceño, César Muñoz, Bobby Comedia y Luis Chataing, quienes impartieron sus experiencias en el mundo de la comedia. 

Enfrentar el miedo en la tarima

Desde ese momento se adentra más en el mundo de la comedia. Con sus altas y bajas descubrió su expresión creativa y ahora vive completamente de eso. Aunque aún siente miedo de montarse a un escenario, al igual que en su primera presentación, afirma que lo enfrenta y se prepara física y mentalmente antes de sus shows. 

«Uno dura todo el día haciendo stand up y de manera inconsciente piensas en el chiste, hasta en el momento de tragedia», afirma Alejandra Otero, quien también fue parte del elenco Misión Emilio.

Es facilitadora de talleres de improvisación y humor para el mundo empresarial y coordinadora del primer diplomado de humor en stand up comedy en Hispanoamérica.

Comenta que la creatividad siempre la tiene presente. A pesar de vivir su etapa de maternidad y no tener una rutina para escribir como antes, en su libreta siempre anota sus ocurrencias y vivencias.

«Uno tiene que hacer lo que lo haga feliz», es el consejo que su madre le dió y que aún lo tiene presente para lograr cada uno de sus proyectos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR


Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas del país visitan El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para ellos somos la única fuente de noticias verificadas y sin parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso te pedimos que nos envíes un aporte para financiar nuestra labor: no cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y hagan una contribución económica que es cada vez más necesaria.

HAZ TU APORTE

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a