27 C
Caracas
sábado, 27 febrero, 2021

Violinista venezolano obtiene premio que destaca la actuación de latinos y afroamericanos

Con 24 años, Samuel Abraham Vargas Texeira, nacido en Caracas y criado en Acarigua, Portuguesa, se convirtió en el ganador del Premio Robert Frederick Smith en la 24° edición de la Competencia Sphinx de la organización del mismo nombre, con sede en Detroit, Estado Unidos

-

Acarigua.- El violinista venezolano Samuel Abraham Vargas Texeira se convirtió en el ganador del Premio Robert Frederick Smith, tras participar en la 24° edición de la Competencia Sphinx, evento promovido por la organización del mismo nombre, con sede en Detroit, Estado Unidos, y que está dedicada a diversificar y promover las artes, destacando a los latinos y afroamericanos.

La final de la competencia se llevó a cabo el pasado 30 de enero y, debido a la pandemia, por primera vez se transmitió a través de la cuenta en Facebook, el canal de YouTube y la página oficial de la Sphinx Organization, con una audiencia por encima de los 5.000 espectadores.

Con 24 años de edad y una labrada carrera en el mundo de la música clásica, Samuel Abraham, caraqueño de nacimiento y portugueseño de crianza, fue uno de los 200 aplicantes en la competencia nacional que contó con tres rondas: pre-selección, semifinal y la final.

Lo hizo en la categoría senior (mayores de 18 años), junto con otros jóvenes latinos y afroamericanos intérpretes, quienes tuvieron la oportunidad de actuar bajo la guía de un panel de jueces de renombre internacional y competir por uno de los premios monetarios, invitaciones para realizar varias presentaciones importantes en solitario y una actuación con la Orquesta Sinfónica Sphinx, en el Concierto de las Finales.

Samuel Abraham Vargas Texeira cursa estudios en la Universidad Estatal de Columbus, EE.UU, en la licenciatura en violín, mención ejecución. | Cortesía Samuel Abraham Vargas Texeira.

«Ha sido una oportunidad increíble para todos nosotros y para mí especialmente como ganador, para mostrar que los sueños sí son posibles, que podemos representar a nuestro país y honrar a nuestra familia y a nuestra cultura latina», dijo Samuel Abraham, en exclusiva para El Pitazo, este lunes 1 de febrero.

Único hijo, de madre psiquiatra y padre licenciado en educación, mención promoción y desarrollo cultural, se ha dedicado desde los 3 años de edad a la música, iniciando con el canto.

LEE TAMBIÉN

Niños, niñas y adolescentes de 10 estados del país ganaron el concurso La escuela que es mi casa

- Advertisement -

Nació el 11 de mayo de 1996 en Caracas, capital venezolana, y a los 7 años se mudó junto con su familia a la sencilla ciudad de Acarigua, Portuguesa, llano occidental de Venezuela, donde empezaría a formarse para dedicarse de lleno a su pasión, el violín.

Con 9 años de edad tuvo su primera presentación con el canto, en la Casa de la Poesía, en Acarigua, sin imaginarse que recibiría la invitación del director de la orquesta sinfónica de la ciudad, maestro Roberto Zambrano, para participar en ella.

«Se acercó a mi familia y a mí para preguntar si sabía del sistema orquestal y, gracias a su invitación, mis padres hicieron la inscripción y así comencé mis estudios en la Orquesta Sinfónica Infantil-Juvenil Juan José Landaeta, a la edad de 10 años», contó.

La competencia se llevó a cabo de forma virtual y fue transmitido para más de 5000 espectadores. Cortesía Samuel Abraham Vargas Texeira.

Samuel Abraham no solo comenzó su formación musical de inmediato, también empezó a formar parte de la orquesta del núcleo y de allí pasó a la regional. Luego, en el 2010, entró en la nacional infantil. En las tres, se desempeñó como concertino, el principal de la fila de los primeros violines.

Por su destacado talento y dedicación, a los 18 años comenzó una gira internacional en los Estados Unidos, con el Sistema de Orquesta Nacional, donde fue seleccionado como concertino de la Orquesta Multinacional de las Organización de Naciones Unidades (ONU), para tocar en su 69 aniversario. Durante todo el proceso. tuvo la oportunidad de visitar aproximadamente 30 países, de la mano de la Orquesta Sinfónica Teresa Carreño, de la cual formó parte desde los 17 años hasta los 20 años.

El joven no ha dejado de formarse. Desde los 21 años, cursa estudios en la Universidad Estatal de Columbus, EE. UU., admisión que logró gracias a una beca que consiguió participando también en la Woodruff International Competition para la licenciatura en violín, mención ejecución.

«Concursé para la beca internacional de la Universidad Estatal de Columbus y esta me premió. Estoy a un año de terminar mi carrera. La competencia (de la Sphinx Organization) es la más importante para latinos y afroamericanos. Es una de las de mayor impacto a nivel mundial, por el trabajo que realizan en la ayuda y el aporte educativo a jóvenes de bajos recursos en los Estados Unidos. Forma parte de lo que es la más importante de violín y de cuerdas en América», explicó Samuel Abraham, describiendo la experiencia como fantástica.

LEE TAMBIÉN

El Marapolio, el juego zuliano que se agotó en Estados Unidos

Para llegar a la final de la Sphinx Competition, el joven participó en la preselección el 1 de noviembre de 2020; la semifinal se disputó el 15 de enero y dos semanas después, el sábado 30 de enero, estaba en la gran final interpretando la pieza Concierto N.3 de Saint Saens para Violín y Orquesta en Si menor, obra impuesta por la competencia.

«Aun cuando este año no fue presencial por la pandemia, sino que fue a través de la plataforma digital, esta oportunidad de tocar y de hacer vida con músicos, el grabar y el poder tener conciertos en vivo sin la audiencia allí, fue todo un reto y, sin embargo, ha sido una oportunidad grandiosa, increíble», expresó.

La hazaña de Samuel Vargas no queda solo en haber ganado el título mundial de Robert Frederick Smith, en la División Senior. En la actualidad es el presidente y fundador de la Fundación Internacional de Música Samuel Vargas (International Music Foundation, en inglés) que cuenta con 6 programas académicos alrededor de 18 países, en los que se les ofrece educación musical a estudiantes de bajos recursos en todo el continente americano.

Con poco menos de un año de fundada, la organización presidida por el joven venezolano, tiene 60 estudiantes activos en países de América, a los que se les garantiza una formación musical gratuita. Está establecida y certificada por el estado de Georgia, en la ciudad de Columbus, EE. UU.

«Opera de forma híbrida, con ayuda privada, donaciones y voluntariado. En 11 meses hemos impactado y ayudado a casi 900 estudiantes. Entre estudiantes, profesores, voluntarios y embajadores hay alrededor de 40 venezolanos», comentó.

El anhelo próximo de Samuel Abraham, es seguir creciendo en su formación y apoyando la educación musical e integral de los más jóvenes.

«Quiero continuar trabajando de forma que podamos seguir aportando y educando a más jóvenes en su formación musical y así apoyar el logro de sus sueños, como me ha ocurrido a mí», expresó.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado