Valentina Quintero: ‘‘Estoy sembrada aquí como las matas de mango’’

Para convertirnos en un destino turístico internacional, necesitamos seguridad y vivir en democracia para tener una interconexión con el mundo, plantea la comunicadora social en conversación con el embajador de EE. UU. James Story

384
Valentina Quintero resalta que en el programa Bitácora nunca se salieron de esa línea de enseñarle Venezuela a los venezolanos

Caracas.- Emigrar de Venezuela no ha sido una opción en ningún segundo de vida de la periodista Valentina Quintero. ‘‘A mí no se me ocurre irme a otra parte. En cualquier otro lugar me convertiría en una tristeza ambulante. Yo estoy sembrada aquí como las matas de mango, como el araguaney, con raíces aquí para siempre’’, aseguró en entrevista con James Story, embajador de Estados Unidos en Venezuela, este 28 de octubre, al explicarle de dónde proviene su pasión por promover la frase de su proyecto Sembrar Venezuela.

A pesar del contexto político, social y económico por el que atraviesa el país, Quintero destacó cómo el venezolano no se detiene. Ella pudo ver en sus viajes de los últimos siete meses del año, ‘‘cómo los tachirenses tomaron el peso colombiano como moneda sin preguntarle a nadie. Ellos tenían que seguir adelante, resolver su cosecha. Los margariteños entendieron que tenían que empezar a producir y en Portuguesa están criando búfalas’’, relató.

Durante el programa Aló Embajador, transmitido en Instagram, Facebook y Youtube, no dudó en mencionar que el Parque Nacional Canaima es uno de las tres paisajes más maravillosos que hay en Venezuela. Invitó a los connacionales a no visitar únicamente el Salto Ángel o los Tepuyes. Quintero recordó que La Gran Sabana tiene unos recorridos muy vírgenes y un paseo llamado La Vuelta Arekuna en la que habita una ‘‘comunidad pemón de apenas 15 o 20 personas que conservan muy genuina su tradición’’.

La promotora del turismo venezolano no solo destacó las bondades naturales de Venezuela, también hizo referencia al trato tan humano de los paisanos.

‘‘Yo siempre quiero ir al Llano porque me encantan los llaneros. Me encanta esa manera de no explicar nada, que cada vez que preguntes una dirección te vas a morir de mengua porque esa dirección siempre será dispersa. (…) Esa cosa de ser tan confianzudo, de tratar a la gente, de sentir que conoces a la gente de toda la vida, me parece de las mayores características de los venezolanos’’, sostiene en la conversación con James Story.

¿En qué momento supiste que tu pasión era explorar Venezuela?

— Cuando era muy niña viajé mucho con mi mamá y mi papá por Venezuela, era natural. Escribí una columna en El Nacional en la que hablaba sobre muchísimos sitios del país, después de 10 años me llamaron para hacer Bitácora en Radio Caracas Televisión (Rctv). Fue insólito cómo ese programa caló. Nunca nos salimos de esa línea de enseñarle Venezuela a los venezolanos y que la gente que vivía en Margarita supiera cómo los pemones vivían en el Parque Nacional Canaima.

¿Cómo puede Venezuela ser de nuevo un destino turístico internacional?

— Lo cierto es que Venezuela nunca ha sido un destino turístico internacional importante. No lo fue antes y tampoco ahora. Venezuela, mientras fue un país petrolero no tuvo ninguna necesidad del turismo, el ingreso petrolero era suficiente. Para convertirnos en un destino turístico internacional, necesitamos seguridad y vivir en democracia para tener una interconexión con el mundo. Un gobierno serio tomaría la decisión de que Venezuela sea un país para el turismo y protegería al medio ambiente, pero realmente sabemos los desmanes que han cometido con el arco minero. Un gobierno que se tome en serio el turismo sostenible no hubiera permitido jamás la destrucción irreversible del arco minero.

¿Cómo podemos hacer que el turismo sea sostenible desde tu punto de vista?

— Parte de turismo sostenible es que la comunidad se beneficie de esa actividad en la que están trabajando. Si tienes una posada que te da dinero no puedes permitir tener un pueblo al lado que esté pasando necesidad. Deben comprender que si permiten la contaminación todas las posadas tendrán que cerrar, porque no importa lo encantadora que sea si el parque está completamente contaminado. No tiene sentido.

Nosotros queremos apoyar el diálogo entre el régimen y la oposición porque queremos regresar a Venezuela, entregar visas y abrir la embajada. Cuando los gringos los visiten tendrán a la tía Valentina como guía. ¿Cuál es tu lugar favorito de Venezuela?

— La Península de Paria y lo más lejos de Paria. Es una costa, el auténtico trópico, fascinante. Hay un sitio en el que se lanzan los pescadores y sacan puros mejillones. Es uno de mis sitios favoritos, pero ahora está tomado por el narcotráfico, pero aspiramos a recuperarlo. Así como las tortugas que siguen llegando.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.