Sin generación termoeléctrica no habrá lluvias que valgan para superar crisis eléctrica

175

Así llueva a cántaros, la crisis del embalse de Guri es tal que se requiere más que lluvia para superar la contingencia. Expertos siguen subrayando que es la generación termoeléctrica la que permitirá poner control a la sobreexplotación del embalse

guri2

La crisis eléctrica podría extender hasta dos años si no se genera la termoelectricidad necesaria, para dejar de depender el embalse de Guri | Foto: Cortesía

Por Clavel A. Rangel Jiménez

La oficialización de un nuevo esquema de racionamiento eléctrico este jueves, es parte de lo que expertos y extrabajadores preveían ante la poca generación termoeléctrica en el país (menos de 40% de la instalada) y la acentuación de la sequía.

El consultor e ingeniero parte del equipo de expertos del Grupo Zuloaga, José Aguilar, consideró un “irrespeto” al ciudadano que se le llame “Plan de administración de carga” a un racionamiento eléctrico que tiene meses ocurriendo. 

Lee también: VIDEO | Anuncian plan de racionamiento eléctrico de cuatro horas diarias en todo el país

Las cuatro horas de cortes en cinco bloques, se traducen, explica Aguilar, en 16 horas para los primeros cuatro, unos 32 mil megavatios de racionamiento por día. La cifra es equivalente, expuso, a una y hasta dos veces el consumo diario de la Gran Caracas, o una ciudad como Maracaibo, o de una a cuatro veces una como Ciudad Guayana.

En efecto, destacó, ayudará al embalse de la Central Hidroeléctrica Simón Bolívar, en Guri, que desde hace una semana, por el aumento de las lluvias y el incremento de los racionamientos, ha estado descendiendo entre nueve a 10 centímetros por día, cinco menos que en Semana Santa.
Hasta este jueves 21 de abril, estábamos a 2.07 metros de la zona de colapso del embalse, donde tendrían que salir de servicio las primeras ocho unidades de la casa de máquinas II de Guri.

Tanto Aguilar como el ingeniero electricista y ex director de la Oficina de Operación de Sistemas Interconectados (Opsis), Miguel Lara, lamentan que esta decisión no se haya tomado con previsión desde 2015 cuando ya se proyectaba la acentuación de la crisis.

“¿Por qué le sigue vendiendo 3 GWh día al Brasil y de paso vendiendo esa energía muy barata?”, inquiere el consultor internacional.

De haberse asumido con antelación, el racionamiento sería menos “traumático”. “El señor ministro tiene ocho meses en el cargo, él pudo haber racionado 14 GWh por día en ese tiempo y arreglar más MW térmicos que los que ha hecho, pero más le importaba a él una elección el 06 de diciembre que toda una nación”, zanjó.

Repercusiones

El ahorro eléctrico que manda el Gobierno al país, advierte Aguilar, no es tal ahorro. Se trata de 5.8 millones de dólares en energía no servida, equivalente a menos producción para el país.

“Coloca al país una década de atraso…esto es como afectar un poco más del doble de lo que se está afectando ahora… Pero si las lluvias vienen por debajo del promedio histórico, a Venezuela le esperarían días muy difíciles, bien adentrados por el resto del 2016 e inclusive el 2017”.

Tal como lo han advertido, Caracas debía ser racionada desde hace meses. “Cerca de un 20 a 25 % del suministro de la capital en energía proviene del Guri”.

De los 48 GWh de ahorro energético por día, calcula que un 8% recaerá sobre Caracas y el resto sobre la provincia. “La vida nacional será cuesta arriba, no habría mucha calidad de vida anunciando el plan o no. Llevaría varios días ajustarse”. Aguilar reprocha que el Gobierno aún sabiendo cuánto va a llover, no tome medidas como restar la energía que se sigue enviando a Brasil.

Y ese promedio

Y es sobre esa conducta de las lluvias, lo que el licenciado en geografía de la Universidad Central de Venezuela (UCV) especialista en meteorología y climatología, Esteban Perdomo, sostiene que es favorable para el Guri siempre y cuando entre más agua al embalse de la que se turbina.

– ¿Tiene algún impacto las recientes lluvias?

Las precipitaciones que se han estado registrando recientemente en el Embalse de Guri, y su cuencas altas y medias tributarias, sí están teniendo un impacto positivo en cuanto a que ha disminuido la rata de descenso de la cota del embalse, esto aunado a la operación del mismo. Si disminuye el caudal turbinado para la generación de hidroelectricidad y aumenta el caudal de aporte del río Caroní, disminuye la rata de descenso. Pero, hasta que el balance no sea positivo, es decir, que entre más agua al embalse de la que se le saca en el proceso de generación, no comenzará el llenado del embalse y subirá la cota.

DÉJANOS TU COMENTARIO