Romper la cuarentena: pasa en el cine, pasa en la vida real

La humanidad enfrenta un enemigo invisible, el COVID-19, y por primera vez en Venezuela vivimos nuestra propia película de acción. En El Pitazo analizamos de la mano de críticos cinematográficos el fenómeno de salir del confinamiento obligatorio para “sobrevivir”

175
Contagio, película de 2011, retrata al mundo en medio de una pandemia mundial. Con la llegada del coronavirus, las reproducciones de este film se dispararon en diferentes plataformas. Foto: Cortesía

Caracas.- Mientras países como Italia y España ejecutan un plan de desconfinamiento progresivo, los números de contagios por COVID-19 en Venezuela suben día a día, amenazando el ya frágil sistema hospitalario nacional. A pesar de las noticias, testimonios de sobrevivientes de la enfermedad y campañas de precaución repetidas por profesionales de la salud, gran parte de los venezolanos inclumple diariamente la cuarentena. Y muchos de los que rompen el confinamiento lo hacen para buscar sustento.

Si hay algo que nos ha enseñado el cine es que las grandes pandemias siempre comenzarán  en Estados Unidos y que, por excelencia, el héroe que salve a toda la humanidad también provendrá de ese país. Pero en diciembre de 2019 la humanidad tuvo su primer contacto con el COVID-19 y descubrimos que el heroísmo gringo era una ficción. 

El dedo acusador

Si hay un enemigo invisible afuera, lo lógico sería quedarse dentro. Sin embargo, razones de peso mayor motivan tanto a los héroes del cine como a los ciudadanos del mundo a romper la cuarentena, sin importar las posibilidades de que el virus los alcance.

Ahora, ¿por qué lo hacen? Olvidemos, por un momento, las dificultades que atraviesa más del 60% de la población venezolana. Países que ofrecen posibilidades mayores a sus ciudadanos para que puedan vivir en casa sin tener que salir a trabajar, hemos visto que la gente igual incumple con la cuarentena. 

¿Por qué, por ejemplo, los héroes en las películas apocalípticas -o de pandemia- deciden exponerse al peligro? Odalin Martin, crítico de cine, recuerda que los personajes cinematográficos (al igual que los reales), presentan necesidades básicas. “Necesitan buscar refugio, alimentos, o sencillamente alejarse del peligro”.

En algunas historias es más fácil entender las razones que en otras. Si vemos, por ejemplo, el primer capítulo de la serie The walking dead, podremos observar que salir del refugio es la única opción. “En esta serie, el protagonista acaba de salir de un largo período de coma. No hay doctores, está desorientado, nadie responde sus preguntas. Está claro que él necesita salir para entender qué es lo que ocurre en realidad”, analiza Martín.

Luis Bond, crítico cinematográfico, recuerda la existencia de la “necesidad dramática del personaje”. Esto es el objetivo que se transformará en su motor durante toda la historia. “Puede ser que su motor sea salvar a alguien, buscar un refugio mejor, o por todo lo que causa el confinamiento”. Bond recuerda el argumento de la película Avenida Cloverfield 10, donde uno de sus personajes femeninos prefiere salir y enfrentarse al apocalipsis a quedarse encerrada con un hombre que quiere abusar de ella.

LEE TAMBIÉN

Globos de Oro se aplazan hasta finales de febrero de 2021

El hombre es un animal social

Al ser entrevistada por El Pitazo, Martín trae a colación un ejemplo más real y mundano que una epidemia de zombies. Se trata de Contagio, película de 2011 que cuenta en su reparto a estrellas como Matt Damon y Jude Law. Contagio habla de un virus que acaba con la vida de la esposa e hijastro del protagonista, que decide atrincherarse en su hogar para proteger a su hija adolescente, su único familiar con vida. Pero pronto se ve obligado a salir para conseguir medicamentos y alimento.

Odalin cita, incluso, una escena más que actual: una en la que alguien toca a la hija del héroe y éste saca un gel antibacterial para limpiarla.

Los críticos también señalan una razón que es netamente social. “Cuando analizamos esta situación desde el punto de vista psicológico, podemos notar que para un introvertido esta situación no ha sido tan difícil como para los extrovertidos, que necesitan bromear, hacer contacto con personas y socializar. No es para nada sencillo”, señala Bond.

Martín confirma esta afirmación recordando la película Soy leyenda, donde Will Smith recorre las calles vacías de la ciudad e, incluso, comienza a coquetear con un maniquí. “Nunca nos habíamos enfrentado a una situación que nos alejara tanto de la gente. El estar solos todo el tiempo, alejados de nuestro grupo de amigos o sencillamente socializar con el vecino se convierte en una necesidad tan importante como comer o proteger la salud”, recuerda Odalin. 

Las campañas de salud se han empeñado en describir la cuarentena con el confort de una pijamada indefinida. Medios digitales de todo el mundo describen el tiempo en casa como un momento para crearse miles de hobbies, leer cientos de libros, ejercitarse en casa. Quizás lo más terrible que pueda pasar no es el virus, sino la idea de un estilo de vida aislados y con temor.

LEE TAMBIÉN

LA BUTACA DE ODA | PELÍCULAS PARA RELAJARTE Y OLVIDAR TODO LO QUE ESTÁ PASANDO

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.