27 C
Caracas
miércoles, 14 abril, 2021

Periodista zuliano Hugo Boscán publica su libro Mis Caminos en España

“Con la habilidad del campesino o hecho el tonto me metía en todas partes. En Maracaibo fui el único que entrevisté a Mario Moreno Cantinflas cuando fue a promocionar una película donde trabajaba Lupita Ferrer”, rememora el periodista Hugo Boscán, quien logró publicar su primer libro “Mis Caminos”, en España

-

Barquisimeto.- Hugo Boscán, periodista zuliano, asegura que la frase “nadie es profeta en su tierra” le cala a la perfección. La declaración la hizo durante una entrevista telefónica realizada el viernes 12 de marzo, desde Barquisimeto a la ciudad de Valencia, en España, donde reside junto a su esposa desde que la pandemia por COVID-19 retrasó su retorno a Venezuela.

LEE TAMBIÉN

Sucre | Gobernador reporta ocho muertes asociadas al COVID-19 en un día

- Advertisement -

Aunque Boscán nació en San José de Perijá, una zona al sur del estado Zulia, 37 años de su carrera periodística los vivió en Lara, de donde dice tiene los más gratos recuerdos. Ahora, como migrante y a sus casi 79 años de edad, publica en el Viejo Continente su primer libro de historias personales “Mis Caminos”. 

“Busqué presupuestos en Venezuela, pero era demasiado costoso imprimir el libro. Como en ese momento estaba en Holanda -donde vive una de sus hijas- logré hacerlo gracias a una amiga que aportó gran parte de los recursos económicos que se necesitaban”, cuenta Boscán emocionado.

Fueron 100 libros en una primera edición y la mitad los ha vendido entre España, Holanda y Estados Unidos. “Cumplí mi propósito”, acota.

Hugo Boscán ha entrevistado a importantes personajes como Arturo Uslar Pietri, Raúl Leoni y a Mario Moreno «Cantinflas», cuando estuvo en Maracaibo. “Fui el único que logró entrevistarlo; con la habilidad del campesino me metía en todas partes”, afirma.

Recalca que en ningún lugar ni momento se deja de ser periodista. Lo dice antes de contar que, en una ocasión, estando de vacaciones en Bogotá, quiso entrevistar al excanciller colombiano Alfredo Vázquez Carrizosa.

“Fue una época difícil, porque hubo muchos atentados guerrilleros y por eso pensé que el canciller tendría mucha protección. Lo cierto es que llegué hasta el escritorio del señor. Recuerdo que salió de un baño y al verme se asustó más que yo”, rememora Hugo, quien, por supuesto, logró esa entrevista.

Periodista poeta

“Yo creía que iba a ser poeta, no periodista. Cuando era un niño trabajé en una bodega y a las ofertas del día les escribía versos que pegaba en la nevera para que todo el mundo las viera”, relata el periodista, quien no ha dejado de escribir sus versos, ahora dedicados a la pandemia por COVID-19, a la pasada tormenta Filomena en España y a los niños migrantes.

“Volverán a nuestra Nación 

Hoy tan triste y maltratada

Los hijos que en desbandada

Huyeron de la opresión”

Aprendió a escribir en una máquina marca Underwood que tenía su padre, quien, según cuenta Hugo, era el médico empírico del pueblo que le regaló otros 48 hermanos en San José de Perijá.

Sobre el nombre del libro, dijo que le surgió desde pequeño, cuando a los 14 años emprendió su primer camino desde una hacienda en su pueblo hasta la ciudad de Maracaibo.

“Estaba en una montaña en la Sierra de Perijá y debía regresar a Maracaibo, porque quería ir a Caracas con uno de mis hermanos, aprovechando que nos iban a llevar, pero el señor de la finca dijo que regresaríamos dos días después. Yo me quedé callado, pero a las once de la noche, cuando todos dormían, empecé a caminar, como ocho horas, en el monte, hasta llegar a la carretera de Machiques”, cuenta el periodista.

Veloz redactor

En Caracas, Hugo Boscán tuvo su primer acercamiento al periodismo, porque su hermano Tirso trabajaba como musicalizador de radionovelas en Radio Rumbos, oficio que aprendió por curioso. Así comenzó su carrera en la radio.

“Después empecé a escribir para el noticiero, porque veían que yo era muy rápido con el teclado”, cuenta Hugo, velocidad de la cual dan fe quienes trabajaron a su lado en una Sala de Redacción, hasta 2018, cuando la crisis venezolana lo obligó a retirarse del diarismo.

En el año 1976, por lo que algunos llaman destino, en un viaje de Caracas a Maracaibo, en Semana Santa, el conductor tuvo que hacer una parada en Barquisimeto, donde vivía la cuñada de Boscán, quien le dijo que en la emisora Radio Melodía buscaban un redactor. 

“Yo fui y me quedé, porque pagaban más de lo que ganaba en Caracas”, recuerda. Allí conoció a Gustavo Carmona, director del periódico regional El Impulso, a quien le pidió trabajo como redactor, labor que desempeñó por 37 años en las fuentes de Sucesos, Farándula y Municipios/Comunidad.

Escribir hasta que pueda

Otra curiosidad de la vida periodística de Hugo Boscán es que le han otorgado dos veces la Orden Jacinto Lara en su primera clase, cuando en los estatutos se supone que solo debe ser otorgada una vez. También ha recibido innumerables reconocimientos como los Premios Regionales de Periodismo en Lara y en Táchira (como corresponsal de Panorama en San Cristóbal).

En San José de Perijá solo queda una sobrina, Maribel Boscán, hija de su amado hermano Tirso, ya fallecido. El resto de la familia está regada en el mundo, como parte de los migrantes venezolanos que han dejado el país por un mejor presente y futuro. Solo una, de sus cuatro hijos, reside en Mérida; los otros tres viven entre Holanda, Indonesia y España.

“Lo que me queda es dedicarme a escribir hasta cuando pueda, lo que se me ocurra, plasmarlo y meterlo a la computadora, porque aún no sabemos cuándo podremos regresar a nuestro país y si valdrá la pena”, asevera.

Sobre Venezuela dice sin titubear que extraña “todo”, principalmente a la familia que quedó, a sus amigos y a ese calorcito venezolano que no se encuentra en otras tierras.

“Ya tengo un segundo libro listo, es una historia de ficción. Estoy escribiendo el tercero que se trata de una maestra de pueblo, ya llevo 100 páginas y un cuarto que también empecé con recopilaciones de historias que me han contado colegas sobre su labor periodística”, explica Hugo, quien sigue incansable y veloz como siempre, frente al silencioso teclado del computador, para escribir nuevas historias y aventuras al lado de Maggalys, su esposa desde hace 54 años y su gran amor.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado