Macondo club, una iniciativa para fomentar la lectura en Venezuela

meta_valwo

El padre de Alejandro Vásquez le pidió a su hijo un libro imposible de conseguir. Imposible por el alto precio de los libros en Venezuela y también por la ausencia de librerías en Puerto La Cruz, estado Anzoátegui.

La dificultad para acceder a la lectura en su país natal impulsó a Vásquez, quien vive en Australia desde hace 11 años, a crear una plataforma digital en la que venezolanos dentro y fuera del país puedan encargar libros y recibirlos de manera gratuita a través de un intermediario. Así inició Macondo club, un portal que nació hace dos semanas con la finalidad de fomentar la lectura a través de la economía colaborativa.

La plataforma permite a usuarios dentro de Venezuela solicitar libros al completar un formulario sencillo con el nombre de los títulos que desea adquirir, así como los autores. Al ingresar los datos a Macondo club, el sistema busca fondos y formas de entregar el libro. Si el usuario también lo dispone, también puede comprar él mismo su pedido.

También permite a personas que viajen a Venezuela ofrecerse como voluntarios para llevar libros al país. Para ello, deben ingresar los detalles de su viaje (ciudad de origen y destino), fechas de viaje e información de contacto. De esta manera, la plataforma compara estos datos con los de solicitudes existentes y le coloca en contacto con el solicitante para realizar el intercambio cuando llegue a su destino. Macondo club también posee una modalidad para que cualquier usuario en el mundo pueda comprar un libro a quien lo necesite en Venezuela.

Según su creador, Macondo club ha tenido una recepción positiva: solo en ocho horas la cuenta de Twitter de la plataforma ganó poco más de 1.000 seguidores, y los comentarios de los usuarios han confirmado la dificultad del acceso a la lectura en el país, ya sea por la escasez de títulos, las dificultades que enfrentan las editoriales para importarlos o por el costo de los mismos.

La plataforma permite, además, hacer un sondeo de los libros más pedidos por los usuarios. Entre ellos destacan 1984 de George Orwell y El cuento de la criada de Margaret Atwood, ambas novelas que hablan sobre realidades distópicas creadas por sistemas totalitarios.


LEE TAMBIÉN: 


EEUU ANUNCIÓ QUE RESTRINGIRÁ TRANSACCIONES CON EL BCV

Para Vásquez, creador de la iniciativa, el reto es ampliar los beneficios que ofrece actualmente la plataforma. Entre los planes está abrir un mapa en el que los usuarios registrados sean capaces de rastrear los libros disponibles a su alrededor para intercambiarlos, donar libros y realizar préstamos.

Macondo club funciona con una economía colaborativa (peer to peer), un sistema que promueve el intercambio de bienes o servicios a partir de un enfoque de solidaridad, beneficio mutuo y ahorro. Vásquez está convencido del poder de este modelo en combinación con la tecnología como una herramienta fundamental para crear soluciones.

«En un país cuya economía se deprime constantemente es sumamente difícil para una compañía o emprendimiento asumir el riesgo de fundar una empresa. En el caso de las librerías, fomentar una idea económica en la que el riesgo de importar libros se distribuya entre un número elevado de usuarios, ese riesgo disminuye considerablemente», explica.

Para ello, considera que es necesario erradicar la idea de Venezuela como un país aislado: «Tenemos una comunidad en todo el mundo que está adquiriendo capital, generando ideas y con la disposición de invertir. Generar un sistema en el que todos estemos dispuestos a colaborar e invertir puede ser una gran solución para la crisis«, afirma.

De esa posibilidad nace el nombre del club. Macondo, además de ser el ambiente mágico de 100 años de Soledad, se ha convertido en la apuesta de Vásquez para invitar a pensar en un país distinto, próspero y lector.

DÉJANOS TU COMENTARIO