Liliana Morillo contó que tuvo dificultades para respirar tras su operación

La mayor de las hijas Rodríguez Morillo estará relatando su proceso de implantación de manga gástrica a través de su canal de YouTube. En el primer episodio que publicó, Liliana confesó que no todo fue como lo esperaba debido a su indisciplina

6016
Liliana Rodríguez Morillo indicó que este sería el primer capítulo que publicaría, pero que vendrían muchos más | Foto: cortesía

Caracas.- La hija mayor de Lila Morillo y José Luís Rodríguez “El Puma”, Liliana Rodríguez Morillo, anunció a través de su cuenta en Instagram que mediante un video compartiría todo el proceso sobre su operación, la implantación de una manga gástrica, realizada el pasado 28 de abril. La hija de El Puma relató que debido a su indisciplina y al no haber dejado de fumar cuando los médicos se lo pidieron antes de la operación, tuvo complicaciones que la mantuvieron seis horas en terapia intensiva con problemas de tensión arterial y respiración.

LEE TAMBIÉN

Hijas de «El Puma» sobre su padre: «No hay rabia, solo hay dolor»

“Me pidieron que dejara de beber: no lo hice; y me pidieron que dejara de fumar dos semanas antes de la operación, y tampoco lo hice”, admitió al agregar que al despertar en terapia intensiva no la pasó bien y estuvo seis horas allí.

“Tuve problemas de tensión, se me subió a niveles críticos; sentía un fuerte dolor en el pecho que no me permitía respirar, como una puñalada en la boca del estómago, porque resulta que me quitaron también una hernia hiatal”, relató, comentando que en esos momentos hablaba erráticamente en inglés y en español.

A manera de reflexión por esta reciente experiencia, Liliana Rodríguez Morillo aseguró que nunca más volvería a fumar porque «es una forma estúpida, imbécil de arriesgar tu vida».

Daniela Alvarado la aconsejó

Asimismo, en su canal de Youtube, la venezolana de 54 años publicó el video que denominó el “episodio 1” de lo que es y será su proceso. Entre su relato, contó que antes de someterse a la intervención le pidió consejo a Daniela Alvarado, quien hace más de un año también se realizó este procedimiento quirúrgico.

“¿Un incentivo? Danielita Alvarado. Hablé con ella varias veces. ‘Opérate, qué más vas a esperar, es ahora’… Tan linda. Hablamos un poco de lo que ella había pasado, cómo le había pasado, del cambio tan radical y maravilloso”, destacó.

Liliana confesó que le hubiera gustado que su hermana Lilibeth hubiera estado con ella, pero no se pudo. Finalmente, ese día contó con la presencia de su madre y de una amiga, que decidió operarse también en esa fecha.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Súper aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.