Las letras venezolanas se enlutan con la muerte del escritor Francisco Massiani

137

La tarde de este lunes 1 de abril falleció el reconocido escritor, poeta y pintor Francisco Massiani, cuando apenas faltaba un día para que cumpliera los 75 años de edad.

Nacido en Caracas en 1944, Massiani innovó la movida literaria venezolana en 1968 con su primera novela «Piedra de mar», la cual se convirtió en un best seller y es considerada como su obra más importante.

Con tono inédito para la época, el autor reflejó en su obra la vida y los problemas de un adolescente de la clase media, utilizando el mismo lenguaje informal de su generación, aquella que creció en medio de una Venezuela que empezaba a deslumbrarse con la riqueza del boom petrolero.

Esta temática se repetiría en otras obras como su cuenta «Un regalo para Julia» o su segunda novela, «El llanero solitario tiene la cabeza pelada como un cepillo de dientes» (1975), o «Los tres mandamientos de Misterdoc Fonegal» (1976), de corte más absurdo y costumbrista.

Otros de sus libros fueron el compedio de cuentos «Las primeras hojas de la noche» (1970), «Relatos» (1990), «Con el agua en la piel» (1998) y «Florencio y los pajaritos de Angelina, su mujer» (2006), el cual ganó el V Concurso anual de la Fundación para La Cultura Urbana.

Entre sus reconocimientos, figuran el Premio Nacional de Literatura (2012), así como el Premio Municipal de Prosa en 1998 y

Varias figuras de la cultura venezolano se pronunciaron sobre el fallecimiento de Massiani. Uno fue el escritor Luis Yslas, quien a través de su cuenta de Twitter, escribió «Pancho Massiani amaba tanto la vida que nos hizo creer que era inmortal. Todo lo que soy como lector se lo debo a sus libros, y su amistad fue siempre un regalo y una fiesta. La literatura venezolana no será la misma sin él. Te voy a extrañar muchísimo, Pancho. Palabrita».

«Ay, Pancho, esta no te la perdono. Qué dolor tan grande. Nos vas a hacer mucha falta. Buen viaje, viejote. Gracias por tanto», escribió también el autor Rodrigo Blanco Calderón en su cuenta, @atajoslargos.

Otro en pronunciarse, fue el comediante José Rafael Briceño, quien expresó: «Aunque parezca raro, con Francisco Massiani descubrí el humor de un narrador que encendía el cigarrillo de una pana dormido en un sofá, seguía escribiendo y en medio de una reflexión… Recibía el coñazo del pana que se acababa de despertar con el labio quemado… Piedra de Mar».

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.