20.5 C
Caracas
martes, 18 junio, 2024

Iglesia venezolana celebra la memoria de la beata Candelaria

El calendario litúrgico católico dedica el 1° de febrero al recuerdo y celebración de la beata Candelaria de San José, segunda venezolana elevada a la dignidad de los altares por el papa Benedicto XVI y cuyo milagro se aprobó en Altagracia de Orituco, estado Guárico

-

Caracas.– Susana Paz Castillo Ramírez nació el 11 de agosto de 1863 en Altagracia de Orituco, estado Guárico. Fue fundadora de la Congregación de las Hermanas Carmelitas de la Tercera Orden Regular en Venezuela, de la que fue su superiora durante 35 años. Desde hace 12 años está incluida en el santoral de los católicos y su fiesta dedicada el 1° de febrero.

El milagro atribuido a su intercesión fue la salvación de Milagros del Valle Candelaria, quien según el informe médico había sido declarada clínicamente muerta en el vientre de su madre, Rafaela Bermúdez. Esta, al conocer el diagnóstico, oró por la salud de su hija ante una estampita de la —para ese momento— venerable madre Candelaria. El estudio sustentado por el tribunal eclesiástico ante la Congregación para las Causas de los Santos fue que la niña estuvo varios días en incubadora y sobrevivió.

LEE TAMBIÉN

CLAVES | Proceso de beatificación de José Gregorio Hernández sigue su curso

El cardenal Porras Cardozo, administrador apostólico de la Arquidiócesis de Caracas, destaca a la hoy beata como una mujer sencilla, humilde y con sensibilidad, «como fueron las primeras congregaciones venezolanas del siglo XX, por atender las necesidades de la salud y la educación y que hoy están extendidas por todo el país».

En la actualidad, el tribunal eclesiástico diocesano estudia otros presuntos milagros atribuidos a la intercesión de la beata Candelaria de San José, quien está en la fase de canonización, estado en el cual también se encuentran las causas de las venezolana María de San José, fundadora de las Agustinas Recoletas, y Carmen Rendiles, fundadora de la Congregación de las Siervas de Jesús.

Un servicio centenario

Junto con otras jóvenes, Susana Paz Castillo apoyó a un grupo de médicos y al padre Sixto Sosa, párroco de Altagracia de Orituco, en la fundación de un hospital donde, en hamacas y catres de lona confeccionados por ella, se atendía a los más necesitados.

Con la fundación de este centro asistencial en 1903, se constituyó la familia religiosa de las Hermanitas de los Pobres de Altagracia, para luego adoptar el carisma de las Hermanas Carmelitas. El 13 de septiembre de 1906, la madre Susana hizo su profesión religiosa y adoptó el nombre de Candelaria de San José.

LEE TAMBIÉN

José Gregorio: el camino a la santidad comenzó en La Pastora

El 31 de diciembre de 1910 nació oficialmente la congregación de las Hermanitas de los Pobres de Altagracia con la profesión de las primeras seis hermanas. Monseñor Felipe Neri Sendrea confirmó a la madre Candelaria como superiora general. En diciembre de 1916 emitió sus votos perpetuos en Ciudad Bolívar.

Con el nombre de Jesús

Al final de su vida, la madre Candelaria estuvo afectada por el dolor. Al dejar el cargo de superiora general fue maestra de novicias. Estaba consciente de su enfermedad y aunque los dolores la aquejaban, daba pruebas de agradecimiento a la voluntad de Dios. Pedía poder morir con el nombre de Jesús en los labios, y así se le concedió la madrugada del 31 de enero de 1940 en Cumaná, estado Sucre.

Anécdota de la beata María de San José

De las memorias que recoge la biógrafa de la primera beata, hermana Dilia Barrios, se tiene que al conocerse la noticia del fallecimiento de la prima en línea materna del Libertador Simón Bolívar y fundadora de las Hermanas Carmelitas venezolanas, con fama de santidad en vida, sus últimas palabras fueron: “¡Jesús! ¡Triunfé!”

Al conocer la madre María el deceso, exclamó conmovida: “¡Esta sí era una santa!”. No se sabe si se conocieron personalmente, expone; sólo hay referencia de una carta del padre López Aveledo a monseñor Sixto Sosa, fundador de la congregación de las Carmelitas en Altagracia de Orituco. Lo cierto es que María de San José en varias oportunidades repitió la misma frase al referirse a la segunda beata Candelaria, expresión que se recuerda en la Congregación de las hermanas Agustinas Recoletas, a través de las religiosas que la escucharon de sus labios.

La causa de beatificación de Candelaria se abrió en 1969, dos años después de muerte de la primera beata María de San José.

Proclamación de beata en Venezuela

El 27 de abril de 2008, Roma vino a Venezuela. Se proclamó beata a Candelaria de San José en una misa de campaña en el estadio Universitario de Caracas, presidida por José cardenal Saraiva, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos enviado por el papa Benedicto XVI, y el cardenal Urosa Savino, arzobispo de Caracas para ese entonces. Estuvo concelebrada por los miembros del episcopado venezolano y el clero de las arquidiócesis de Calabozo y Caracas.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas del país visitan El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para ellos somos la única fuente de noticias verificadas y sin parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso te pedimos que nos envíes un aporte para financiar nuestra labor: no cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y hagan una contribución económica que es cada vez más necesaria.

HAZ TU APORTE

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a