Hace 25 años el papa Juan Pablo II visitó Venezuela por segunda vez

Hace 25 años, el Papa Juan Pablo II llegó a Venezuela a las 4:30 pm. Aunque su estadía en el país solo duró dos días, cumplió con una jornada exhaustiva de evangelización que abarcó desde el retén de Catia hasta el Teatro Teresa Carreño

533
Foto: Cortesía

Caracas.- Desde el 9 hasta el 11 de febrero de 1996, el entonces papa Juan Pablo II visitó Venezuela por segunda vez. El lema nacional con el que se le recibió fue: «Despierta y reacciona, es el momento», y estaba concebido como una oportunidad para acercar a quienes estaban alejados de la Iglesia Católica.

El Aeropuerto Internacional Simón Bolívar de Maiquetía fue el punto de llegada del Papa, el 9 de febrero de 1996, a las 4:30 pm, momento en el que expresó: «Con sumo gozo vuelvo a Venezuela, la tierra de gracia … con mi visita quiero ratificar vuestra decidida voluntad de defender la vida y asegurar la validez actual de la misión del pueblo de Dios, pueblo de la vida y para la vida».

¿Qué sitios visitó?

Juan Pablo II visitó el retén de Catia (Caracas), donde les dio un mensaje de conversión y esperanza a los reclusos. También hizo un llamamiento a las autoridades de ese momento a promover un sistema carcelario respetuoso de la dignidad humana, según reseñó la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV).

Luego, el sábado 10 de febrero, se dirigió a Guanare, estado Portuguesa, a las 8:00 am, donde fue recibido por el obispo de la Diócesis, monseñor Alejandro Figueroa. El papa Juan Pablo II, una vez revestido y al iniciar la misa en el santuario de la Virgen de Coromoto, se presentó ante la imagen de la Patrona de Venezuela.

Foto: Cortesía

Ese mismo día, al terminar la ceremonia, volvió a Caracas para reunirse en el Teatro Teresa Carreño, con los responsables de la vida social, cultural, política y económica de esa época, en la que el presidente de la República era Rafael Caldera.

Foto: @RafaelCalderaOf

Las palabras de bienvenida al inicio de la actividad fueron dirigidas por el arzobispo de Maracaibo y presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana de ese momento, monseñor Ramón Ovidio Pérez Morales.

LEE TAMBIÉN

Juan Pablo II y Venezuela

En esta oportunidad, el compositor y cantante Simón Díaz le obsequió un cuatro, instrumento propio de la música venezolana, al Sumo Pontífice.

Foto: Cortesía

Ante la situación que vivía el país durante aquella época, expresó: “No se debe olvidar que el proceso de empobrecimiento material conduce muchas veces a un empobrecimiento moral y espiritual de las personas y de los grupos sociales, especialmente de los jóvenes y adolescentes”, y que esta realidad “origina una grave crisis por la ausencia de valores en el campo de la ética, de la justicia, de la convivencia social y del respeto a la vida y dignidad de la persona. Esto, ciertamente preocupante, lleva a la desorientación, provoca desaliento y desesperanza, así como una cierta desconfianza en las instituciones”.

El domingo 11 de febrero en la mañana, el Papa Amigo celebró la Eucarstía en el aeropuerto de La Carlota. Al culminar la actividad, se trasladó al Aeropuerto de Maiquetía, desde donde partió a Roma a las 6:45 pm.

Antes de irse comentó que aunque en esta oportunidad solo visitó Caracas y Guanare, tuvo presentes a todos los venezolanos. “Me voy con la esperanza de que Venezuela, con la ayuda de Dios y el esfuerzo incansable de sus hijos, tiene por delante un futuro mejor (…) Os aliento a un renovado empeño en la vivencia y testimonio de vuestra fe, haciendo de los valores cristianos y éticos, que han configurado vuestro ser como nación, un factor de cohesión social, de progreso y de paz”.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Superaliado/aAyúdanos a sostener la mayor red de corresponsales de Venezuela.