Fábrica de Cine V formó a 30 nuevos cineastas

El programa social de Circuito Gran Cine estrenará los seis cortometrajes documentales de su quinta edición el 29 de octubre

133
Matías Peñuela dirige con Isabela Herradas el cortometraje "Esto no es normal" | Foto: Circuito Gran Cine

No es uno ni son dos. A lo largo de los cinco años que tiene el programa Fábrica de Cine han sido 5.000 los jóvenes que se han beneficiado de la formación integral que les ha impartido el programa de responsabilidad social del Circuito Gran Cine, en materia de séptimo arte y derechos humanos.

El próximo viernes 29 de octubre, Fábrica de Cine presentará los cinco cortometrajes de corte documental resultantes de este proceso, en el que noveles cineastas venezolanos abordan temas como los problemas de alimentación de la población venezolana, la crisis del acceso a la gasolina, la vulnerabilidad de los médicos venezolanos ante el COVID-19, cómo afecta la desinformación el desarrollo normal de la sexualidad de los jóvenes, la crisis económica venezolana y la incertidumbre que genera, y la diáspora.

Son 30 los jóvenes entre 14 y 21 años que egresan de la quinta edición de Fábrica de Cine. “Son jóvenes que han estudiado cine y derechos humanos, que saben cómo desarrollar buenas prácticas a través de las redes sociales. Nos importa la formación teórica porque queremos que tengan mirada crítica y reconozcan sus derechos”, asegura a El Pitazo Bernardo Rotundo, presidente de Circuito Gran Cine.

Rotundo también recalca que el inicio de Fábrica de Cine usualmente es antecedido por el “cinemóvil” del circuito (una pantalla especial que viaja entre las comunidades caraqueñas para proyectar películas al aire libre, sin costo) y visitas a liceos y colegios donde se le invita a los jóvenes a participar. “Realizamos charlas con profesionales del área y les enseñamos cortometrajes didácticos, breves, cedidos por organizaciones aliadas”, explica.


Carlos Oteyza presenta «Rómulo Resiste», su nuevo documental

Mirada joven y crítica

A María Helena Freitas, directora general de Gran Cine, le impresiona la sensibilidad de la juventud hacia determinados temas. “Los egresados de Fábrica de Cine son jóvenes preocupados por la crisis alimentaria y el acceso a la gasolina. También les preocupa la vulnerabilidad del personal de salud ante el COVID-19 y la educación sexual”, reflexiona.

Así, la programación de Fábrica de Cine V se compone con Crónicas del hambre, dirigido por Carol Guevara, sobre las diversas asociaciones sin fines de lucro que han surgido para enfrentar las dificultades de alimentación que sufren muchos sectores de la población venezolana.

La crisis de acceso a la gasolina, en un país paradójicamente productor de petróleo, es abordada en Esto no es normal, de Isabela Herradas y Matías Peñuela. Mientras tanto, la vulnerabilidad del personal médico ante el contagio de COVID-19 es expuesta en Médico/Paciente, de Daniela Marín.

El cineasta Víctor Blanco reúne a distintas voces que exponen la incertidumbre ante el porvenir de sus vidas en un país en crisis en el documental Futuro in cierto, mientras que Elizabeth Pauline Monsalve expone lo que causan la desinformación, la falta de educación y orientación en una sociedad cuyos jóvenes sufren las consecuencias a la hora de ejercer su sexualidad con A.Sex.Gúrate.

Finalmente, el tema de la diáspora venezolana es abordado en Migración forzada, derecho a la identidad de Adriana Castillo.

Coordenadas: los cortometrajes resultantes de la quinta edición de Fábrica de Cine podrán ser apreciados por el público a partir del próximo viernes 29 de octubre de 2021, a través de los perfiles de Gran Cine en Instagram, Twitter y Facebook, además del el sitio web www.grancine.net.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.