En la ceremonia de exhumación estarán los miembros del nuevo Tribunal Eclesiástico que seguirá la causa de canonización de José Gregorio Hernández, los miembros del Tribunal de Exhumación, con testigos, especialistas y forenses; así como autoridades civiles y eclesiásticas, incluido el representante del papa Francisco, monseñor Aldo Giordano

Con la exhumación de los restos humanos del doctor José Gregorio Hernández, que se realiza este lunes 26 de octubre de 2020, la Iglesia Católica verifica la condición en la que estos se encuentran y de ellos extraer las reliquias que serán expuestas en los santuarios dedicados a su memoria.

El Tribunal Eclesiástico –constituido para este fin– certificará que efectivamente los restos pertenecen al venerable José Gregorio Hernández, al cotejar lo que se encuentre en la tumba ubicada en el santuario diocesano de Nuestra Señora de la Candelaria con el acta de inhumación de 1975, cuando fueron trasladados del Cementerio General del Sur, en Caracas, a este lugar.

La extracción de las reliquias de primer grado no supone que la osamenta del venerable José Gregorio Hernandez será descuartizada. De ella se extrae una minúscula partícula que es reservada en un relicario especial como prueba de su existencia.

De las reliquias de primer grado, una será enviada al Vaticano, donde se sigue la causa de canonización y previo a la ceremonia de beatificación para 2021. Otra parte será distribuida en los 40 santuarios diocesanos del país, incluido el de Nuestra Señora de la Candelaria, en Caracas, donde estará el monumento nacional al futuro beato. Asimismo, en las parroquias en el exterior donde haya devoción a José Gregorio Hernández –como en las Islas Canarias– y en aquellas que así lo soliciten.

LAS RELIQUIAS ESTÁN ORGANIZADAS EN TRES GRADOS:

Reliquias de primer grado: huesos del cuerpo del futuro beato.

Reliquias de segundo grado: un fragmento de su ropa o un objeto que haya usado en el transcurso de su vida.

Reliquias de tercer grado: cualquier objeto que haya sido tocado por una reliquia de primer grado.

Segunda exhumación

La muerte del doctor José Gregorio Hernández ocurrió el 29 de junio de 1919, cuando su cabeza se golpeó contra el borde de una acera al caer luego de ser atropellado por uno de los pocos automóviles que, para esa fecha, circulaban en Caracas.

El entierro se realizó al día siguiente, el 30 de junio, en el Cementerio General del Sur, donde permaneció hasta el 23 de octubre de 1975, cuando fue exhumado por primera vez para proteger sus restos y trasladarlos a la iglesia Candelaria, en virtud de la causa de canonización que estaba en curso desde 1949.

LEE TAMBIÉN

Claves | ¿Por qué se exhuman los restos humanos de un futuro beato?

La razón de esto fue que en el cementerio, ubicado en el oeste capitalino, los restos del doctor José Gregorio no estaban resguardados, el cuidador de las tumbas no se daba abasto, debido a la numerosa concentración de fieles que acudían diariamente a visitar el mausoleo.

Las más de 5.000 personas que visitaban el sepulcro a diario dejaban velas encendidas que generaron varios incendios; sin embargo, el último fue de tales proporciones que no hubo oportunidad de salvar nada, la lápida no resistió el calor y todo quedó en cenizas. En ese momento ya estaba en curso la documentación de las virtudes heroicas –fe, esperanza y caridad– para Dios y con los hombres del laico venezolano.

Protocolo de exhumación

El milagro que lleva a José Gregorio Hernández a los altares fue el de la curación inmediata, inexplicable e irreversible de Yaxury Solórzano, una niña de San Fernando de Apure, quien en 2017 fue sometida a una operación con pronóstico reservado, tras haber recibido un impacto de bala en la cabeza cuando, junto a su padre, iban a ser atracados en el caserío Mangas Coveras del estado Guárico.

La segunda exhumación del futuro beato se llevará a cabo el 26 de octubre, fecha que coincide con la conmemoración de los 156 años de su natalicio.

Debido a las medidas de prevención por la pandemia del COVID-19, al acto no podrán acudir más de 120 personas. El Pitazo realizará, a partir de las 9:00 am, una cobertura especial en vivo, conjuntamente con la Arquidiócesis de Caracas y Vale TV, para que los fieles puedan ser parte del proceso sin arriesgar su salud.

La ceremonia de exhumación comenzará a las 10:00 am, donde estarán los miembros del nuevo Tribunal Eclesiástico que seguirá la causa de canonización, los miembros del Tribunal de Exhumación, con testigos, especialistas y forenses; así como autoridades civiles y eclesiásticas, incluido el representante del papa Francisco y Nuncio Apostólico en Venezuela, monseñor Aldo Giordano.

Se estima que el acto durará una hora con 20 minutos. Durante el procedimiento se conducirán los restos del venerable laico al altar principal del santuario diocesano de Nuestra Señora de la Candelaria, donde el Tribunal Eclesiástico y un grupo de médicos forenses levantarán la osamenta y la expondrán a los fieles presentes.

LEE TAMBIÉN

Exhumación de los restos del venerable es el paso previo a la beatificación

Al finalizar el acto público, el sarcófago se llevará a una habitación previamente preparada, donde el equipo médico empezará todos los protocolos posteriores a la exhumación, que puede durar hasta tres días.

En el proceso, serán recolectados los recursos visuales como videos y fotografias, así como la extracción de las reliquias de primer grado.

Las autoridades eclesiásticas presenciarán en todo momento lo que allí ocurre, incluido el enviado por el Vaticano que representa a la Congregación para las Causas de los Santos, quienes dejarán constancia del registro de todo lo que ocurra en la ceremonia de exhumación.

Luego de enviar las reliquias al Vaticano, se continuará con los preparativos para la ceremonia de beatificación, que se estima para la Pascua 2021, después de Semana Santa.

Un monumento nacional será dedicado en la nave derecha del santuario diocesano Nuestra Señora de la Candelaria, en Caracas, a la memoria del laico y futuro beato de la iglesia, hombre de ciencia y fe: José Gregorio Hernández.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.