En Trasnocho Cultural se escucha «El bramido de Düsseldorf»

La agrupación Deus ex machina reanuda su quehacer teatral con una obra del dramaturgo frango-uruguayo Sergio Blanco

88
Foto: Cortesía

Quien pensó que la pandemia marcaba el fin del teatro como forma de arte y punto de encuentro. Ahí, en el Espacio Plural de Trasnocho Cultural, con aforo de bioseguridad agotado, el público aplaudió a rabiar por tres días las tres funciones de El bramido de Düsseldorf, obra del dramaturgo Sergio Blanco que el grupo teatral Deus ex Machina propone para retomar su participación en las salas de teatro caraqueñas.

Hay algo fascinante en la dramaturgia de Blanco, que no ha dejado indiferente a quienes han visto sus obras en Caracas. Su monólogo Kassandra fue interpretada por Sara Valero Zelwer bajo la dirección de Daniel Dannery entre 2019 y 2010. Deus ex Machina, por su parte, ha representado sus obras Tebasland (2018) y La ira de Narciso (2019), y ahora El bramido de Düsseldorf. Las tres dirigidas por Rossana Hernández.

Pero ¿por qué precisamente Sergio Blanco? ¿Qué hay en sus líneas que cautive tanto a la audiencia que uno daba ya perdida entre la oferta tentadora de los servicios de streaming? La directora lo atribuye a la facilidad del dramaturgo para abordar los temas que nos inquietan como personas de este momento.

Existen, por supuesto, otras bisagras que conectan el trabajo de Deus ex Machina con el trabajo del dramaturgo franco-uruguayo. «Su obra expone temas como la resistencia a través del arte, la lucha contra la oscuridad que pareciera ser dominante, la fe en las posibilidades que pueden brindar el arte y el conocimiento», reflexiona la actriz, profesora y directora.

Sergio Blanco es reconocido por inventar y practicar la autoficción, al relatar historias donde la línea entre lo real y lo irreal pareciera borrarse por completo. En Tebasland, por ejemplo, los actores se presentaban por su nombre verdadero y mezclaban las instituciones penitenciarias del país y los nombres de la directiva de Trasnocho Cultural para imprimirle realismo al espectáculo. En La ira de Narciso, el actor combinaba ciertos detalles de su vida íntima con su parlamento, de modo que el espectador dudaba de la ficción y la consideraba como cierta.

En el caso de El bramido de Düsseldorf, el dramaturgo plantea una argumento que lo lleva a reflexionar sobre la relación entre padres e hijos, la religión, la migración y todo lo que esto conlleva. Su directora la describe como «un rompecabezas donde lo que hace Blanco es conjugar varios temas, permitiendo que el espectador juegue y arme su propia historia».

Coordenadas

El bramido de Düsseldorf se presenta en el Espacio Plural de Trasnocho Cultural los viernes, sábados y domingos a las 4:30 pm. Las entradas están a la venta en Ticketmundo y en la taquilla del teatro.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.