“Cuando el gobierno esté en la figura de la oposición nos seguiremos burlando del poder”

53

ENTREVISTA A RICARDO DEL BUFALO

La inquietud de informar de diferentes formas en este momento tan critico, tan difícil para el país llevó a Ricardo del Bufalo a explorar nuevas formas de imponer la verdad ante la censura…con música. Una guitarra acústica, una melodía y una letra sacada de algunos medios de comunicación bastaron para crear la “Canción informativa”, un experimento que tuvo buena acogida en redes sociales y que actualmente suma 10 temas musicales dedicados a la censura, el acontecer diario y, por supuesto, el apagón

.

Una sólida formación como periodista y una trayectoria como comediante y guionista convierten a Ricardo del Bufalo en un innovador del hecho noticioso. En esta oportunidad César Batiz, director de El Pitazo, invita a del Bufalo a compartir su experiencia tras el éxito de la “Canción informativa” con la audiencia.

–¿Cuál es la importancia del humor en este momento tan difícil como el que vivimos actualmente sin agua, sin luz, y en una situación política tan compleja?

–Creo que el humor ahorita es importantísimo para mantener la cordura. Creo que como el humor lo que hace es manejar este límite entre el absurdo y lo que vemos en la vida cotidiana, mantener ese límite visible nos ayuda a mantenernos cuerdos. Necesitamos saber que hay cosas que no son normales: no tener luz por cinco días no es normal. Y lo sabemos, pero es necesario que no dejemos de saberlo porque a veces se nos olvida. Y decimos “esta es mi vida ahora”, entonces nos acostumbramos a vivir sin agua. Comenzamos a madrugar a una determinada hora porque a esa hora es que colocan el agua o la luz. Hay que adaptarse, mas no acostumbrarse. Adaptarse es también resistencia, y ahí es donde opino que el humor es una forma de rebeldía. Cuando tú te ríes, pierdes el miedo. Lo decía Hannah Arendt: “El mayor enemigo de la autoridad es el desprecio”. La mejor manera de minar la autoridad es con la risa.

–El gobierno ha demostrado que no gusta del humor. Recordemos el caso de los bomberos en Mérida, entre otros sucesos que han culminado con acciones agresivas.

–Claro, porque el humor siempre revela flaqueza. El chiste de los bomberos, cuando se anuncia la entrada de Nicolás Maduro y lo que aparece es un burro, es restarle importancia a la investidura de la que él quiere hacer gala cada vez con más frecuencia. Por eso es que cuando Juan Guaidó se juramenta, Maduro coloca numerosas vallas que dicen “Yo soy el presidente”. ¿Para qué tienes que decir que eres presidente si en realidad lo eres? Porque en realidad tiene esa flaqueza, esa falla. La gente ve tras esa fachada, el humor hace que te vean tal cual eres.

–¿Pero el venezolano está en condiciones de humor?

–Fíjate, hay niveles en los que pienso que hacer humor no es adecuado para la situación. Pero yo creo que el humor sí es positivo tanto biológicamente como psicológicamente e incluso socialmente. Por ejemplo, Viktor Frankl, neurólogo y psiquiatra austríaco de origen judío, sobrevivió a varios campos de concentración nazis y relata que el humor es una de las armas del alma en su lucha por la supervivencia. Lo dice él. Que lo diga un sobreviviente del Holocausto no es poca cosa. También explicaba que los chistes que se hacían en los campos de concentración era muy negro. El humor se hacía sobre la tragedia que estaban viviendo. El humor, entonces, te permite psicológicamente distanciarte del sufrimiento. ¿Qué es lo que ocurre entonces? Muchos lo critican porque opinan que el humor sólo banaliza la situación, la hace lejana. Y sí es cierto que hay un distanciamiento, pero se hace para mantener el bienestar psicológico de la persona que hace humor. Ahora bien, ¿quién puede hacer chistes sobre su propia situación? Únicamente la víctima. La persona que sufre el hambre es quien puede bromear sobre el hambre. Una persona que no pasa hambre no puede hacer chistes sobre la situación de quienes pasan hambre porque caería en la burla. El dolor hay que padecerlo.

–Y el victimario también hace chistes.

–Hace burla, no llega a chiste. Utiliza la fórmula del humor, pero si tú eres el Estado no puedes hacer chistes de la sociedad, o de los periodistas, o de alguien que metieron preso porque eres el Estado, tienes el poder. Es como el padre que se burla del hijo porque se cayó mientras aprendía a manejar bicicleta. El deber de ese padre es protegerlo. Si el Estado se burla de la sociedad, queda totalmente desprotegida.

–Ahora, ¿cuál es el mejor chiste y el peor chiste que has contado o escuchado de la situación?

Uno de los mejores chistes que he contado es sobre cómo el inglés es bueno para nosotros. En verdad para mí, el chiste/canción que más me enorgullece lleva por nombre “Antes del chavismo”, una canción cómica, porque canalizo la ira que sentimos todos los venezolanos que hemos vivido esta tragedia y la convierto en un sentimiento de reivindicación. Yo no quiero que ellos se ganen mi odio.

–Y sobre el tema de los apagones, retomo lo que decías antes: somos las víctimas quienes hacemos los chistes. Hemos hecho muchísimos. El gobierno en cambio ha mostrado la hipótesis del sabotaje. Eso es un mal chiste.

–Son la caricatura de sí mismos, o al menos eso es lo que parecen. Prueba de ello es que se haya vuelto viral el video-montaje de Jorge Rodríguez mostrando un fragmento de la película “Francotirador” protagonizada por Bradley Cooper y que la gente se lo haya creído. La gente piensa que ellos serían capaces de hacer eso. Por eso es que el gobierno es más que un mal chiste: es la caricatura de lo que debe ser un presidente.

–Al principio hablábamos de la canción informativa, ese recurso que estás utilizando. ¿Cómo es la búsqueda de nuevos métodos para informar?

–Esa idea surgió en enero, cuando ocurrió el levantamiento en Cotiza. Recuerdo que ese día bloquearon Twitter y lo primero que pensé fue el haber llegado a un nuevo nivel de censura. Y me pregunté qué podía hacer yo. Se me ocurrió hacer algo para redes sociales donde pueda dar información a la gente. Y se me ocurrió hacer una canción, la probé ese día y le fue bien, a la gente le gustó. Decidí entonces seguir haciéndolo con la misma música, la misma melodía, y solo cambio las noticias. Incluyo un poco de humor a veces, pero es netamente información. Comenzó en Twitter, luego migró a Instagram y ahora están disponibles en Youtube.

–¿Qué otros temas has abordado en la “Canción informativa”?

–La censura a los periodistas. Cuando cinco corresponsales internacionales fueron retenidos y posteriormente deportados, justo el mismo día que salió del aire César Miguel Rondón. Ese día hice una canción dedicada a la libertad de expresión, a los periodistas, a que la gente debe velar por ellos porque al final son su voz, son quienes mantienen a la gente informada. Siempre trato que la canción tenga un tema específico, aunque generalmente informo sobre la noticia del día, o lo que ha ocurrido en días anteriores. Como no puedo hacer una canción diariamente, siempre coloco el coro que “la canción informativa es como la libertad: algún día volverá”

OJO –¿Qué noticias quisieras dar a través de la “Canción informativa”?

meta_value

–¿Crees que actualmente hay espacio en los medios de comunicación informativos para el humor?

–En los medios digitales sí, porque Internet es totalmente libre. Todavía no hay censura propiamente. Sí se hacen bloqueos, pero dentro de todo puedes esquivarlos. Si un día te quitan el dominio, puedes hacer otra página. Sin embargo, hay autocensura. A mí me ha ocurrido.

–¿Pero eso es autocensura o prudencia?

–Es prudencia. Y a veces es miedo. Entonces trato de decir lo que quiero decir de una manera más delicada, o simplemente no lo digo.

–Pero terminas diciéndolo. Entonces no es autocensura, es prudencia.

–Me siento mejor ahora conmigo mismo. Yo pensaba que era un cobarde. Retomando el tema, creo que tanto la prensa como la radio y la televisión se encuentran muy cercenadas actualmente. Creo que la radio podría ser un poco más libre, pero hay que buscar maneras de decir las cosas sin decirlas. Ese es el reto del humor: tener que jugar con personajes ficticios que dijeron algo que se parece a la realidad.

–Pensemos en un futuro donde haya, como dice Juan Guaidó, un gobierno de transición. ¿Qué pasará con el humor en ese momento?

–Se burlará de la oposición. Ahorita se burla mucho del gobierno y del poder, cuando el gobierno esté en la figura de la oposición nos seguiremos burlando del poder.

–Recuerdo a Zapata decir que “humor nunca puede estar del lado del gobierno”.

–Y estoy totalmente de acuerdo con Zapata. El humor no es militante, no puede serlo.

–El periodismo tampoco puede ser militante.

–Uno debe apoyar a su país. Yo antes que humorista soy venezolano, soy ciudadano. Y si yo tengo que apoyar lo que tenga que apoyar para poder lograr el cese de la usurpación, el gobierno de transición y las elecciones libres lo voy a hacer. Pero al momento que tenga que criticar lo voy a hacer, porque mi labor como periodista que soy de formación y como comediante no es jalar bola. No puede ser. No voy a dar risa por lo que soy y no por lo que digo. Debo ser al revés.

–Y así hay muchos, que antes eran humoristas y ahora dan risa por lo que hacen.

–Es el caso de Earle Herrera, Clodovaldo Hernández, Roberto Malavé, Roberto Hernández Montoya. Eran grandes humoristas. Hernández Montoya era graciosísimo en la década de los 70’ con “El sádico ilustrado”. Ahora es un señor que me da lástima, que terminó defendiendo una cosa indefendible solamente porque va con sus ideas y por temor a decir “me equivoqué”. Terminaron siendo humoristas del poder. Y el humor militante es maluco, no da risa.

–Y hablando de formatos, ya con los medios digitales, el auge de los youtubers, ¿qué será del humor en la revolución digital?

–Yo creo que ya las redes sociales están cambiando la estructura de los medios de comunicación. Ahorita los medios envían a su audiencia a utilizarlas para generar interacción. Antes el medio comunicaba y el público recibía, ahora es algo completamente bilateral, porque el emisor también es informado por la gente que les envía mensajes. También va a cambiar el humor: surgirán comediantes de las redes sociales que van a terminar en televisión –que ya ha pasado–. Va a haber un talento surgido del fogueo directo con la sociedad a través de las redes sociales.

–¿Te has imaginado algún momento en el que regrese la Radio Rochela? ¿Crees que tendrá cabida en ese futuro?

–Sí, pero va a tener más competencia. Va a haber comediantes que se formaron en Instagram leyendo los comentarios de la gente y a los “haters” que los ayudaron a depurarse sobre lo que funcionaba y lo que no. En cambio la Radio Rochela tenía el rating y los comentarios que te hacía la gente en la calle. Pero no tenía un feedback directo de lo que opinaba la gente. Ahora tienes comentario por cada post, por cada video. Comentarios como “esto está buenísimo” o “eres muy malo”, “este no te queda”, “este sí te queda” hacen que te formes muchísimo más rápido.

–¿Qué opinas de humoristas como Marko Pérez @markomusica?

–A mí me parece muy bien que utilicen las redes sociales para hacer comedia.Ellos son comprometidos con lo que ocurre en el país y a veces usan sus redes para eso. Sin embargo yo hago algo diferente: yo tengo personajes cómicos en un show de Youtube que se llama “Por eso estamos como estamos” pero utilizo mis redes para otra cosa, como para informar sobre lo que hago, para hacer chistes de vez en cuando, para comunicarme con la gente. Las redes sociales son mi vitrina.

–Tú eres imitador. ¿Por qué no te despides imitando a alguien?

meta_value
Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.