18.7 C
Caracas
martes, 24 mayo, 2022

Cantante zuliano: “La crisis estancó las producciones musicales”

-

Santa Bárbara de Zulia.- Emigrar es una palabra que ha retumbado en su mente una y otra vez. Pero dejar solos en Venezuela a su hijo y su madre es lo que le da fuerzas cada día a José David Aguilar Briceño para no formar parte de la diáspora venezolana. Le ha tocado reinventarse.

LEE TAMBIÉN: 
CON UN CONCIERTO LATINO GABRIELA MONTERO LLENÓ DE EMOCIONES EL CARNEGIE HALL


Ya no sólo ha disminuido la producción de sus temas, sino que ha tenido que dedicarse a cantar en restaurantes, hacer programas de radio, interpretar a capella en fiestas particulares y, con sacrificio, grabar algunos promocionales para que su amor por la música no sucumba ante la crisis nacional.

“Tengo amigos en Perú, Ecuador, Panamá, Colombia, Argentina y Chile que se están organizando con agrupaciones nuevas para entretener a los venezolanos radicados en esos países”, dice.

Algunos tocan gaitas zulianas, participan en festivales locales y suenan sus instrumentos a la par de tonadas nacionalistas en paradas de autobús o rutas de transporte, porque afirma “el venezolano es alegría y sabor cuando aflora sus raíces”.

José Aguilar, con 35 años, quien fue bautizado como el «Gabán Maracucho», ve con nostalgia cómo agrupaciones de música tradicional se desvanecieron en el estado Zulia y buena parte de Venezuela, con más énfasis en los estados llaneros, donde los artistas afloran versos propios del folclore nacional.

Aguilar Briceño contó que los músicos de su natal Santa Bárbara de Zulia, en la zona Sur del Lago, hicieron un alto en el quehacer musical, porque la situación los obligó a salir de Venezuela; sin embargo, se llena de orgullo al escuchar las tonadas del Llano o las gaitas de su región en cada rincón del continente.

“Esta es una situación que nos conllevó a todos a replantear nuestras ideas”, dice.

meta_value

En su caso, con hasta tres ocupaciones radica en Santa Bárbara de Zulia. Lo escuchan en programas radiofónicos matutinos, lo ven interpretando en un restaurante donde venden carnes a la brasa, pero también se le nota el entusiasmo por los dos temas que recién grabó.

Se trata de «Ilusiones Pasajeras» y «No Puedo ser más tu amigo», composiciones basadas en experiencias de su vida y de otras particulares que afronta el ser humano. “Debemos seguir apostando a los sueños”, es su lema.

Lograr esas dos piezas fue algo titánico. Debió cancelar por ambos unos 400 mil pesos colombianos, un aproximado de 200 dólares.

Algo difícil de alcanzar, tomando en cuenta que el venezolano no gana ni 4 dólares al mes –a razón del sueldo mínimo nacional- y los ingresos familiares van destinados a la alimentación, servicios y salud. Él no tiene apoyo de patrocinantes.

Con su sacrificio trata de cantarle a la vida, al amor y a los connacionales, a pesar de la profunda crisis que amenaza las tradiciones.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a