Un día en la banca de Venezuela

Confieso que soy de poco frecuentar una agencia bancaria por no disponer del tiempo, son pocas las visitas que realizo durante el año. La necesidad de honrar un compromiso en efectivo (Bs. 25.000,00) me llevó el pasado lunes 16 de diciembre a visitar el banco

188
Foto: Cortesía

Yusleiny Aristiguieta / @loisinet

Hoy quiero compartir mi crónica personal de lo que para los venezolanos representa ir al banco

Confieso que soy de poco frecuentar una agencia bancaria por no disponer del tiempo, son pocas las visitas que realizo durante el año.  La necesidad de honrar un compromiso en efectivo (Bs. 25.000,00) me llevó el pasado lunes 16 de diciembre a visitar el banco.

Antes de salir de casa desempolvé mi chequera y me trasladé en compañía de mi hijo desde nuestro hogar hasta el banco a pie, lo que representa aproximadamente unas 16 cuadras y esto no porque quisiéramos ejercitarnos sino por la falta de efectivo para trasladarnos en transporte público

Al llegar al banco le pregunté al vigilante qué monto estaban pagando por taquilla, a lo que me respondió que 10.000,00 bolívares. Procedí a llenar el cheque, seguido pasar por la máquina, solicitar mi número y esperar ser llamada. La demora fue corta pues a decir verdad a pesar de tratarse de una oficina principal se encontraba bastante sola. 

Al pasar a la taquilla el joven me indica que solo billetes de 100 bolívares; en ese momento solo pensé en la urgencia de acceder al efectivo y dije que sí.  Entregué el cheque acompañado de mi cédula a lo que el cajero me indica que el cheque está fuera de circulación y debo dirigirme al emisor.  Le informo que soy la titular de la cuenta; el cajero se me queda viendo por esos segundos que parecen eternidad, extiende su mano toma una hojita tan pequeña como el ticket de un estacionamiento y me indica que lo firme, coloque mi número de cédula, el monto y mi huella, de inmediato me entregó mi faja de billetes de 100 bolívares que sumaban los 10 mil. 

Me dirigí al vigilante de nuevo a preguntarle cuál era el monto máximo que podía retirar por cajero, el señor muy amablemente me respondió 3.000, 00 Bs.  Le dije a mi hijo que retiraríamos de su cuenta y de la mía para así poder reunir 16.000,00 Bs.  A esto debo añadir que realizando el retiro me indica que debo cambiar la clave de mi tarjeta, lo que representó cambiarme de cajero pues en el que estaba no contaba con la opción.

Si decidíamos regresar a casa en transporte público eso representaría quedarme solo con Bs. 11.000,00 en efectivo por lo que la opción posible fue regresar a pie y pese a todo lo vivido yo seguir en deuda pues acceder a mi dinero es casi una misión imposible.

En la noche compartí mi experiencia con mi mamá y mi mayor sorpresa fue cuando me dijo con asombro ¿Y tú aceptaste los diez mil bolívares en billetes de a 100? ¿Tú estás loca? ¿Tú no sabes que esos billetes ni los camioneteros los están recibiendo?

De todo esto me surgieron dos preguntas:

1.- ¿Cuánto cuesta la emisión de un cheque?

2.- ¿Cuánto cuesta la impresión de un billete de 100 bolívares? No creo equivocarme, pero estas son cosas que solo pasan en Venezuela y pese a toda mi travesía yo sigo en deuda.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Puntuación 3 / 5. Votos: 6

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

DÉJANOS TU COMENTARIO