Caminar por algunas de las avenidas de Caracas significa encontrarse con cientos de rostros, perfiles u ojos que representan la imagen del fallecido Hugo Chávez, los cuales están distribuidos en edificios, murales, tanques de agua y escaleras simbólicas del centro de la capital. Su presencia es amplia y se ha vuelto parte del paisaje

Una mirada gélida, pintada en negro sobre un fondo blanco, destaca en medio de miles de luces led que iluminan los 87 escalones de las emblemáticas escaleras de El Calvario, en el centro de la capital de Venezuela; una imagen con la que se cruzan los conductores, motorizados y transeúntes que atraviesan El Silencio con dirección a la parroquia 23 de Enero, Catia, e incluso los que van a La Guaira.

Es el caso de Jorge Cabeza, quien el 14 de septiembre de 2022 regresaba a su casa tal como salió: con sus zapatos negros, un pantalón de vestir azul marino y su camisa azul. Vuelve luego de haber cubierto su turno de 24 horas en el canal televisivo para el cual trabaja como vigilante.

En su rostro se pueden notar las ojeras y el cansancio de una larga noche de vigilancia, pero considera que es mejor caminar desde la oficina, en la avenida Panteón, hasta su casa en el 23 de Enero, porque si recurre al transporte público puede perder más tiempo del que invierte al caminar para llegar a su hogar.

Para él, caminar vigilado por la tenue mirada del expresidente Hugo Chávez Frías no es una novedad, puesto que son tantos los rostros y ojos de esta figura que se encuentran en fachadas del oeste de Caracas que una más no le genera ningún tipo de reacción.

“La iconografía de los ojos de Chávez es potente y da un mensaje de omnipresencia, pero además es un ’te estoy mirando todo el tiempo’”, dijo a El Pitazo la politóloga, profesora de la Universidad de Navarra y directora de DataStrategia, Carmen Beatriz Fernández. 

“Sigue siendo el activo más valioso que tiene el chavismo en términos de esa evocación simbólica del líder”. La experta destaca que esa capacidad de cohesionar, esa figura puede facilitar la unificación en medio de los problemas internos que tiene el grupo gobernante. 

En una ciudad en la que históricamente se ha admirado a figuras políticas, no es sorpresa observar innumerables murales de Chávez. Por eso, cualquier estructura libre pareciera ser un buen espacio para recrear un nuevo rostro del exmandatario venezolano.

Su figura de Chávez se extiende desde el tanque de agua que sobresale en el sector Monte Piedad con su boina roja y una camisa verde militar, donde aparece junto a la imagen del Simón Bolívar, a la calle Museo Militar, donde se puede apreciar como un paracaidista; así como en el bloque 31 de la parroquia 23 de Enero, donde hay una valla propagandística del largo de la edificación; e incluso en la redoma del bloque 7, un lugar donde se pueden contabilizar hasta tres rostros del personaje barinés.

Otra vista 

Los retratos del extinto líder en el 23 de Enero se pueden ver desde la avenida Sucre de Catia, donde también se observan los mencionados ojos en lo alto del bloque 3. Aunque para muchos es un simple dibujo más, Víctor Marcano, un caraqueño que visitaba esta zona del oeste de Caracas, no pudo evitar los insultos hacia la figura que se vislumbra desde la conocida avenida.

Víctor vive en Los Palos Grandes, al este de Caracas, así que para él no es tan común encontrarse con tantas figuras de Chávez y menos en un tramo tan corto. Su visita por el 23 de Enero fue fugaz y nada planificada, pues solo acompañaba a unos vecinos a recoger algo puntual, pero eso no evitó que su recorrido fuera desagradable, debido a la cantidad de rostros del fallecido presidente.

Los caraqueños del este de la ciudad se pueden sorprender al ver la cantidad de rostros y ojos de Chávez que hay desplegados en el centro y zonas populares del oeste de Caracas. Foto: Ronald E. Peña 

El especialista en análisis político y director de la empresa de consultoría política Log Consultancy, Giulio Cellini, explicó a El Pitazo que Chávez es uno de los mayores referentes y es el que cuenta con un importante capital político. 

“En los estudios de opinión, hoy por hoy, (Chávez) tiene una aprobación superior al 50% y, por lo tanto, mantener a Chávez en algunos segmentos de la población, como los más populares y desposeídos, es un elemento importante. Es decir, el Gobierno no puede desvincularse de Chávez en términos absolutos, porque él representa su capital político más representativo”, dijo Cellini. 

Sin embargo, sentenció que en Venezuela se registra un “proceso para la ‘madurización’ del Gobierno o ‘deschavetización’”.  

Pero la pretensión del Gobierno de Nicolás Maduro de mantener su legado presente y evitar que sus adeptos olviden los rasgos del expresidente venezolano se extiende hasta La Pastora, específicamente en Lídice, justo en el Polvorín, donde una extensa pared verde es el fondo para los rostros del mandatario actual, Nicolás Maduro, y del expresidente Chávez. 

Ojos de Chávez llegan a San Martín

Hugo Chávez Frías también tiene presencia en San Agustín, un lugar donde sus habitantes cuentan con un grupo de murales denominados “Guaguancó de colores”, en el que sobresale un dibujo de hasta tres metros en el que se observa líder de la llamada Revolución Bolivariana con una franela deportiva de color beige, mientras sonríe, con pose de victoria, con un niño en sus brazos. 

En esta avenida caraqueña también se puede un sinfín de rostros y ojos de fondo y sombreado negro, que se semejan tanto a los del “Gran Hermano” de George Orwell, e incluso trasmiten a algunos la sensación de sentirse observado.

La consultora política Carmen Beatriz Fernández recordó que la primera vez que se usó ese ícono fue en la última campaña del fallecido presidente, en 2012, cuando ya estaba enfermo, lo que lo llevó a realizar una estrategia diferente debido a que no podía estar tan activo. 

Reconoció que esos rasgos del expresidente tomaron mayor relevancia durante la campaña de 2013, cuando “los ojos de Chávez parecen evocar ese ‘te estoy viendo y te estoy pidiendo que cumplas la promesa que me hiciste en mi lecho de muerte’, la cual era aceptar a Maduro como sucesor. Esa transferencia de legitimidad de un Chávez que era tan querido a un Maduro que no lo era”. 

Aunque muchos consideran que retirar los ojos de Chávez de algunas instituciones vinculadas al Estado es una forma de dejar de lado la figura de un líder que movió una gran cantidad de personas y que logró ganarse el apoyo de 56% de la población para llegar al poder en 1998, el equipo de El Pitazo pudo comprobar que su imagen aun es conservada.

Algunos de los murales que se observaron en el recorrido son mosaicos hechos con cerámicas, una estrategia que busca darle más durabilidad a la creación, como sucede en las avenidas Libertador y Sucre. 

De hecho, algunos organismos mantienen murales de Chávez en su fachada, como el Instituto Nacional de Nutrición, ubicado en la avenida Baralt.

Su presencia no es poca

En el edificio de la Gran Misión Vivienda Venezuela (Gmvv), ubicado en la avenida México, llamado “El Gigante de la Patria”, hay al menos cuatro figuras de Chávez, de las cuales tres son sus ojos, distribuidas de la siguiente manera: una en su parte más alta, que se puede observar desde la avenida Bolívar; el segundo desde su izquierda, justo por donde vienen los conductores del este al oeste de Caracas; y, el tercero, al frente justo en la entrada de uno de sus locales comerciales.

El cuarto es un rostro del reconocido mandatario, una figura que es seguida por la presencia de Maduro, el Negro Primero y un jinete, en tonos naranjas y verdes. Pero eso no es todo, pues en la pared del edificio antes de este complejo habitacional también hay un rostro de gran extensión del expresidente venezolano.

En esa misma cuadra también hay un quinto dibujo, ubicado antes de llegar a la residencia “El Gigante de la Patria”. Este semblante es mucho más grande que los otros mencionados y en él aparece con su distinguida boina roja, con el escudo de Venezuela y su cara recreada a través de un degradado de tono blanco a gris.

Sin contar que su figura también está presente en las adyacencias de las Universidad Nacional Experimental de las Artes (Unearte), en una de las torres del  Centro Simón Bolívar, en algunas paredes de la avenida Andrés Bello e incluso es apreciable desde la autopista Valle – Coche.

“Cuando lo miras bien, es difícil escapar de la mirada de Chávez cuando vas o sales del oeste de Caracas”, dijo la vendedora informal, María del Prado. 

La politóloga Carmen Beatriz Fernández coincide con el analista Giulio Cellini al asegurar que el activo más grande del chavismo es Hugo Chávez Frías y, por eso, es que su figura se conserva después de tantos años. 

A su vez, reiteró que aunque Chávez es lo mejor que tiene el chavismo, es evidente que “Nicolás Maduro también quiere tener una identidad propia que no sea simplemente, ser el heredero”, algo que siempre ha pasado en la historia.

“Pese a que eso así y Maduro quiera tener sus propia riendas del poder y su propio espacio, se da cuenta de que es un mal negocio suprimir la figura de Chávez”, puntualizó la CEO de DataStrategia.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.