Ocho mujeres decidieron unir sus voluntades para ayudar a quienes necesitan que les tiendan una mano en la adversidad, luego del apagón nacional de 7 de marzo

.

En los últimos años, el venezolano ha venido demostrando que su solidaridad crece ante las crisis que afronta el país. Así lo demostró un grupo de madres que decidió unirse y apoyar, en medio del caos del primer apagón nacional, a los pacientes del hospital Victorino Santaella de Los Teques.

En medio de la penumbra que llegó con el primer apagón nacional, registrado el 7 de marzo de este año, Carolina Díaz y un grupo de amigas, todas representantes de un colegio en la región altomirandina, unieron esfuerzos para llevar alimentos a los pacientes del único hospital de la capital de Miranda.

Al conocer de la magnitud del problema y las consecuencias que ello traería a los enfermos del centro hospitalario, comenzaron a buscar algún contacto que le permitiera entrar al centro de salud; todo funcionó a la perfección.


Los Buenos Somos Más también ha sido consecuente con otras causas como la entrega de medicinas


El martes 12 de marzo fue el día de la primera entrega de alimentos a los pacientes del hospital tequeño. “Hicimos pasta con carne molida, cachapas y 50 arepas. En total logramos entregar 100 comidas, solo nosotras seis”, contó Díaz.

Esa pequeña iniciativa comenzó a multiplicarse entre conocidos de la región y, en menos de 24 horas, ya tenían donativos de proteínas, carbohidratos y aliños.

La primera semana entregaron 500 platos de comida a los pacientes en observación de las áreas de adultos, pediatría, emergencia y en la Unidad de Diabetes, donde son atendidas 30 personas diariamente.

“En menos de tres días ya habíamos recolectado envases, carne, pollo, vegetales, condimentos, hortalizas, frutas y atoles”, detalló Darivian Padilla, otra de las colaboradoras de la iniciativa denominada Los Buenos Somos Más.

La Sociedad Benéfica Hijos de la Unión amparó esta tarea y se unió de inmediato a la recolección y elaboración de los alimentos en su sede, ubicada en la calle Guaicaipuro de Los Teques.

“Luego del primer día, cocinamos juntas un asopado y logramos tener 69 platos de comida, a los que sumamos arepas y plátano sancochado. Así, logramos entregar un plato de comida a cada paciente en el área de emergencia y hospitalización en observación. No podíamos creerlo”, dijo Rossanna Aponte.


Los Buenos Somos Más aún requiere de donativos para continuar con esta labor


Los Buenos Somos Más aún continúa ayudando a estos pacientes y ha logrado conseguir hasta medicinas para los registrados en el programa de diabetes en el centro de salud. “Es una gran experiencia”, comenta Yuleima Neira, quien dedica parte de sus tardes a ayudar en esta labor social, junto a Rosita Nasiif, Gabriela Gómez, Suzanne Kaulik y Daniela Méndez, de la mano de los miembros de la Sociedad Hijos de la Unión, presidida por Milagros Bandes, e integrada además por Matilde Aponte, Francisco Ramírez, Nehyva Vides y Beatriz de Pino.

Los Buenos Somos Más aún requiere de donativos para continuar con esta labor que cuenta con el apoyo de la directiva del hospital, de donde se autoriza el ingreso de las donaciones, y del grupo de camareras. “Las camareras nos ayudan muchísimo en coordinar las entregas y todo se hace muy rápido”, dijo Aponte.


En medio de la penumbra que llegó con el primer apagón nacional, un grupo de amigas unieron esfuerzos para llevar alimentos al hospital


Agregó que es reconfortante sentir el agradecimiento de quienes muchas veces no tienen el apoyo de nadie dentro de un hospital.

La iniciativa Los Buenos Somos Más no solo atendió durante la emergencia eléctrica, sino que también ha sido consecuente con otras causas como la entrega de medicinas a pacientes crónicos de la Unidad de Diabetes y niños de hospitalización pediátrica.

Las personas interesados en colaborar pueden dirigirse a la Sociedad Hijos de la Unión en Los Teques, ubicada en la calle Guaicaipuro, al lado de la clínica del mismo nombre.

DÉJANOS TU COMENTARIO