La frontera gira alrededor del concierto Venezuela Aid Live

1

No hay un espacio en la ciudad de Cúcuta, programa de radio o televisión en el que no se hable del concierto que ha sido denominado «el más grande de la historia de la frontera». Las cadenas hoteleras están repletas de reservaciones. 350 habitaciones están ocupadas

.

«No hay habitaciones» es la respuesta de todos los hoteles en Cúcuta, sin importar las estrellas o la calidad, cuando se llama para hacer una reservación del 21 al 23 de febrero. La capital del Departamento Norte de Santander – Colombia promete estar repleta de gente de diversas naciones para lo que se ha denominado «el concierto más grande de la historia en la frontera», que se realizará este viernes 22 de febrero sobre el Puente Internacional de Tienditas, llamado recientemente «puente de la unidad», por ser donde se encuentra la ayuda humanitaria.

No hay espacio en donde no se hable del concierto #VenezuelaAidLive. Todos quieren entrar y la pregunta de si es gratis y por dónde se debe pasar es común sobre todo en taxistas que llevan y traen información, y en las calles de La Parada de Cúcuta, de las que se adueñaron los vendedores informales venezolanos.

Durante las últimas 72 horas se ha observado un incremento en la cantidad de venezolanos que cruzan a Villa del Rosario en búsqueda de alimentos, medicinas y cauchos. La cola de vehículos desde la avenida Bolívar hasta el sector conocido como La Parada de Cúcuta puede ser de hasta casi una hora. La mayoría son taxis, de los cuales se bajan venezolanos con bolsas en mano, provenientes de supermercados del centro de la ciudad.

meta_value

La contaminación sonora, visual y olfativa es innegable. Ha incrementado la basura arrojada en las aceras del sector. La arena de los espacios que funcionan como islas se ha soltado con el paso de los peatones, y el ruido es cada vez mayor, no solo por quienes gritan los precios de lo que ofrecen, sino también por el ruido de las cornetas, de las carretillas que van arrastrando el mercado y de los propios ciudadanos que hacen un camino de hormigas, sobre todo de regreso a Venezuela.

Los controles de ingreso al Puente Internacional Simón Bolívar, que comunica a San Antonio del Táchira con Villa del Rosario, son los mismos desde Migración Colombia: Solicitan la Tarjeta de Movilidad Fronteriza (TMF) con la cédula de identidad venezolana, o en su defecto el pasaporte vigente sellado.

De lado venezolano el control es más riguroso. Hasta la semana pasada los funcionarios de la Guardia Nacional revisaban poco a quienes pasaban, pero ahora todos los bolsos son inspeccionados y si se trata de un periodista son más rigurosos. La presencia de la prensa sigue siendo incómoda para los funcionarios militares del Destacamento 212, quienes no permiten hacer fotografías en la avenida Venezuela de San Antonio del Táchira, ni del lado venezolano del puente.

Los puntos de control desde San Cristóbal hasta San Antonio aumentaron. De dos pasaron a ser cinco. La revisión minuciosa de los funcionarios militares puede tardar hasta 40 minutos: chequean maletas, carteras, documentos y verifican detalles de los vehículos.

Sobre el puente…

En las emisoras de radio y televisoras locales de Cúcuta y del estado Táchira la información es constante: anuncian que es gratuito y dan los nombres de los 32 artistas que han confirmado su participación. Es la noticia del momento. En el portón de ingreso al Puente Internacional de Tienditas, los periodistas quieren saber más. Ahí permanecen apostados las cámaras y los equipos de prensa.

Personas con maletas llegan a la reja ubicada en el sector Boconó, custodiada por funcionarios de la Policía Militar colombiana y de Migración Colombia. Verifican que estén en una lista, chequean las cédulas de identidad y con caninos antidrogas revisan bolsos y maletas. El que no forme parte de la lista enviada por Casa Presidencial no pasa.

En vehículos de carga pesada ingresan los andamios y estructuras para armar la tarima, las carpas de atención médica, los servicios de hidratación y los baños.

Quienes pasan en sus carros frente al lugar, sacan sus teléfonos celulares y comienzan a grabar; otros llegan en moto, hacen una fotografía y pasan de largo. La atención del colombiano está puesta en el concierto y lo que gira a su alrededor.

Al ingresar y pasar el punto de peaje del puente, está instalada la tarima. La separan de Venezuela más de 100 metros de distancia; está ubicada en forma diagonal. Al frente hay un espacio de grama donde serán ubicados los asistentes. La capacidad es de 500.000 personas, aunque su organizador, Fernan Ocampo ,estima que acudirán unas 250.000, por las limitaciones que tiene el venezolano para viajar.

El espacio es al aire libre, no tiene toldos ni techos y se ven pocos árboles a su alrededor. Quienes asistan estarán expuestos a temperaturas de entre 35 y 40 grados centígrados, por lo que aconsejan no llevar niños menores de cinco años de edad, vestir ropa cómoda y fresca, usar bloqueador solar y estar hidratados.

En la mitad del Puente Internacional de Tienditas, justo en la línea fronteriza con Venezuela, permanecen dos contenedores de color azul, y la parte de atrás de una gandola obstaculizando el paso.

meta_value

Los contenedores tienen pintado en color blanco la palabra «PAZ», mientras que en el vagón de la gandola destaca la frase «queremos paz». Al frente se observan unos funcionarios de la Guardia Nacional venezolana, quienes conversan entre ellos, recostados a los obstáculos, y observan a los periodistas que a lo lejos les hacen fotos.

Del lado venezolano de Tienditas no hay acceso, pero a lo lejos se ve que fueron instaladas tres carpas de color verde y unas dos de color blanco, en donde se presume descansan los funcionarios de la Guardia Nacional que cumplen labores de resguardo. El miércoles no se había instalado la tarima para el concierto convocado por Jorge Rodríguez, ni se ha observado un incremento en el número de funcionarios militares y policiales.

Contingencia en salud

Por la cantidad de personas que asistirán al evento, las autoridades en materia de salud y de la Dirección Nacional de Gestión de Riesgos y Desastres (Ungrd) crearon un plan de contingencia para atender cualquier emergencia.

En el Hospital Erasmo Meoz, principal centro asistencial de Cúcuta, la emergencia está abarrotada de camillas con venezolanos que buscan ser operados o atendidos por alguna enfermedad que no fue asistida en Venezuela. Sin embargo, están habilitando otros espacios y personal médico para los días 22 y 23 de febrero, por considerar que se pueden registrar hechos de riesgo. La líder del Servicio Ambulatorio, Yeni Peña, manifestó que están preparados para cualquier acontecimiento.

Dentro de Tienditas, en la zona del concierto, se dispondrá de 14 ambulancias, cuatro unidades de bomberos, 10 instalaciones de módulos de rehabilitación y más de 173 personas del área de la salud, según informó el director de la Ungrd, Eduardo González.

El evento será custodiado por 1.500 funcionarios de la Policía Militar de Colombia, además de los efectivos del Ejército colombiano, quienes formarán un cordón de resguardo en la mitad del puente para evitar que del lado venezolano pasen personas infiltradas con el fin de generar algún desorden.

DÉJANOS TU COMENTARIO