Residentes de Vargas denuncian apagones aunque Corpoelec asegura que están excluidos de racionamiento

Vecinos y comerciantes de Caraballeda, Macuto, Catia La Mar, Maiquetía y Urimare reportan cortes abruptos del servicio por lapsos que oscilan entre cuatro y seis horas diarias

276
En Vargas los apagones son recurrentes desde el pasado 1º de abril | Foto: Nadeska Noriega

La Guaira.- No haber sido incluidos en el programa de racionamiento anunciada por la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) no ha salvado a los vecinos del estado Vargas de quedarse a oscuras por lapsos que oscilan entre cuatro y seis horas al día.

   “A nosotros también nos están racionando el servicio eléctrico de manera absurda. No tenemos horarios, ni fecha precisa, ni duración. Simplemente nos quedamos sin energía eléctrica. No importa si es día laboral o fin de semana. Por ejemplo el sábado, que es el día en que más movimiento comercial tiene el sector Caribe en Caraballeda, nos quitaron la luz desde la una de la tarde hasta las cinco. Imagínate no tuvimos punto de venta, ni forma de atender a nuestra clientela”, contó Armando Gómez, comerciante del este de Vargas.

Como lo explica Gómez, en el caso de Vargas no ha sido presentado un cronograma como en el resto de los estados del país. En algunas zonas se cuenta con servicio permanente, mientras que en otras no. El racionamiento es aplicado según el comportamiento de consumo de Caracas, en donde fuentes de Corpoelec han confirmado que se hacen maniobras para que no falle el servicio, con la idea de evitar protestas.


LEE TAMBIÉN: 

INCENDIO EN EL PARQUE NACIONAL MACARAO LLEVA NUEVE DÍAS Y ARRASA 400 HECTÁREAS DE VEGETACIÓN

 “Hay unos días en donde con un mensaje de texto advierten que nos van a quitar la luz, que va haber racionamiento, pero en el mismo mensaje te dicen que no saben por cuanto tiempo, esto es una tortura. Opto por salir de casa y dejar baja la brequera para evitar más daños en mis equipos electrodomésticos y no llegar a casa con alguna sorpresa desagradable”, refiere la vecina Carla González, quien reside en el casco de Macuto.

 Al oeste de Vargas la situación no es distinta. “En la última semana nos han quitado la luz en la madrugada. A la medianoche y regresa a las cuatro de la mañana. Uno se despierta por el golpe de energía de los aires acondicionados. Luego en esas horas sin servicio hay bajones. En nuestro edificio los faros y luces del estacionamiento colapsaron”, informó Oswaldo Rondón, quien es dirigente vecinal en el sector Guaracarumbo, parroquia Urimare.  

Ante la falta de información y la inestabilidad en el plan de administración de carga eléctrica en el litoral central, algunas oficinas han adecuado sus horarios laborales, además de armarse de velas y linternas para dar continuidad a sus jornadas, mientras que establecimientos más grandes invierten en plantas eléctricas. 

DÉJANOS TU COMENTARIO