20.5 C
Caracas
jueves, 4 marzo, 2021

Miranda l El sonido de los disparos quebranta la paz en la Urb. Aragüita#3Feb

Una banda delictiva ha impuesto un toque de queda en este conjunto residencial de Ocumare del Tuy. Después de las 6:00 pm es mejor estar resguardado en casa y apagar la luz

-

Ocumare del Tuy.- A las 7:00 pm, Yajaira -nombre ficticio para proteger su identidad- apaga la luz de la sala de su residencia. La mujer, de 43 años de edad, vive con sus dos hijos, de 11 y 8 años, en la urbanización Aragüita II de Ocumare del Tuy, estado Miranda.  En este lugar, en 15 días, delincuentes mataron a tres mototaxistas y tumbaron las paredes de un Mercal, donde funcionarían las Cuadrillas de Paz (Cupaz).

Yajaira tiene miedo. El sonido de los disparos la ha despertado en varias oportunidades. Cuando los escucha, corre pávida a la habitación de sus hijos a protegerlos. Los niños también ya han experimentado esa sensación.

LEE TAMBIÉN

Intervención policial en altercado vecinal desató enfrentamiento con banda del Coqui

En esta urbanización funciona una banda que mantiene en zozobra a la comunidad y ha impuesto una especie de toque de queda que implica que después de las 6:00 pm ningún vecino debe estar en la calle y, además, los obligan a tener apagadas las luces de sus casas”, señaló a El Pitazo un funcionario de la Policía Municipal de Lander, este 3 de febrero.

- Advertisement -

Según el vocero, quien pidió mantener su nombre en reserva, esta organización delictiva está liderada por un individuo apodado “el Indio”, quien además opera en los sectores Los Alpes y Simón Bolívar, junto a unos 30 hombres, en su mayoría menores de 30 años.


En respuesta a las Cupaz

La última incursión de “el Indio” y su gente fue entre la noche del 1 de febrero y la madrugada del día siguiente. Con mandarrias tumbaron las paredes del antiguo Mercal que funcionaba en Araguita II. Muchos vecinos observaron la acción vandálica, pero ninguno se atrevió a avisar a los cuerpos policiales. La causa: el miedo. 

La mañana del 2 de febrero una comisión de la Policía Municipal de Lander inspeccionó las instalaciones. Sumado a los daños causados a la infraestructura, los pillos se llevaron los enseres que allí quedaban.

La acción fue una respuesta de los delincuentes una vez que se enteraron que ese lugar sería destinado para el funcionamiento de las Cuadrillas de Paz (Cupaz), conformada por funcionarios de diferentes organismos policiales de la entidad.

Las Cupaz están siendo instaladas en los urbanismos del municipio Lander para enfrentar a quienes han quebrantado la paz ciudadana desde el mundo hamponil. A finales del año pasado fueron activadas en la Urb. Mata de Coco, luego que los vecinos vivieran meses de terror ante una incontrolable arremetida de delincuentes que dejó muertos, apartamentos desvalijados y personas desalojadas de sus viviendas.

El 9 de enero de 2021 se hizo un intento en la Urb. Pueblo Nuevo de La Cabrera, pero la reacción de los delincuentes fue emboscar a los policías. El ataque dejó como saldo tres muertos: el detective Danny Rafael Romero Mejías, de 26 años de edad, adscrito al Eje contra Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) de los Valles del Tuy, el oficial Adrián Andrés Urea Macero, perteneciente a la Policía Municipal de Cristóbal Rojas y el vecino Julio César Angarita (72), quien fue alcanzado por una bala perdida.

Las autoridades responsabilizan de esta arremetida a las bandas de «el Barrigón» y «el Luigi», a quienes buscan. “Aquí mandamos nosotros”, vociferaban durante la embestida.  Luego de este incidente, la policía ha matado al menos a seis hombres, a quienes vinculan con el caso.

Una paz que no llega

Yajaira no sabe si las Cuadrillas de Paz traerán la tranquilidad que reclama la comunidad de Araguita. Ni siquiera conoce cómo funcionan estos grupos y si finalmente se instalarán en el urbanismo después de la respuesta de los delincuentes; en lo que sí está clara es en su deseo de que sus hijos vivan en un ambiente de sosiego.

Escuchar disparos aquí ya es algo rutinario. Cuando no es que hay enfrentamiento entre bandas, es la policía que se mide a tiros con el hampa, sino son los delincuentes que matan para robar, por venganza o para ajustar cuentas. Lo cierto es que vivimos en medio de un ambiente marcado por la violencia. Esperamos que la policía haga algo pronto, antes de que las calles se sigan bañando de sangre”, imploró.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado