Médicos del Hospital Central de Valencia exigen insumos para pacientes renales

Los pacientes pediátricos, sus familiares y médicos del centro hospitalario aseguraron que carecen de máquinas para hemodiálisis, laboratorio de nefrología y recursos para una adecuada atención a los pacientes

70
Pacientes renales protestaron en la Chet para exigir suministros y medicamentos | Foto: Ruth Lara Castillo

Valencia.- Pacientes renales de Carabobo protestaron en las adyacencias de la unidad de Nefrología Pediátrica de la Ciudad Hospitalaria Dr. Enrique Tejera (Chet), de Valencia, para exigir dotación de suministros y medicamentos este 12 de marzo, Día Mundial del Riñón.

Samuel Ruiz Parra, único paciente del estado trasplantado en 2019, manifestó preocupación, pues aseguró que si no cumple el tratamiento podría perder el riñón que recibió de su madre. “Salimos de un problema y entramos a otro. No se consiguen los medicamentos y no hay dotación constante del Seguro Social. Yo necesito un medicamento que cuesta 100 dólares el frasco y requiero un frasco cada ocho días porque tengo dosis alta”, afirmó.

La protesta fue respaldada por médicos de la Unidad de Nefrología de la Chet, quienes solicitaron una vez la construcción de una unidad de hemodiálisis pediátrica, porque en la actualidad los niños y adultos se dializan en el mismo espacio.

LEE TAMBIÉN

Pacientes renales en Carabobo requieren de $500 mensuales para medicamentos

“Ellos tienen entre 8 y 10 máquinas. Solo tres están operativas y de estas nos facilitan una para nuestros pacientes. Las unidades de hemodiálisis están prácticamente cerradas, no tenemos agua y no podemos hemodializar. Las máquinas están malas, no hay repuestos y el apoyo técnico para la relación es cuesta arriba”, indicó la jefe de servicios de Nefrología Pediátrica del Hospital de Niños de la Chet, Elsa Lara.

En cuanto al suministro de medicamentos y exámenes para los pacientes renales, la doctora Lara aseguró que no poseen inmunosupresores o a veces llegan de manera irregular. Agregó que: “El laboratorio de nefrología está cerrado, los paciente renales requieren dos o tres exámenes a la semana y cada uno está por encima del millón de bolívares”.

La jefa de la unidad de Nefrología Infantil denunció: “Tenemos 33 niños en espera de trasplante renal; en 2019 logramos hacer uno a duras penas. Si no tenemos los laboratorios ni los medicamentos, nosotros no podemos ayudar a los pacientes”.

La especialista exhortó a las autoridades en materia de salud a prestarles atención a las solicitudes de los pacientes con enfermedades crónicas en el país.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

DÉJANOS TU COMENTARIO