18.7 C
Caracas
jueves, 19 mayo, 2022

Madre y su bebé varados en Mérida piden ayuda para volver a Carabobo

Anays Figueredo, de Bejuma, estado Carabobo, y su pequeño de seis meses, duermen en las bancas del terminal de El Vigía, luego de que retornaran el lunes 8 desde Chile, y no lograran continuar su camino debido a que las autoridades se lo impiden por ser semana radical

-

Bejuma.- Durmiendo en las bancas del terminal de El Vigía, en el estado Mérida, se encuentra Anays Figueredo Sandoval, nativa de Bejuma, estado Carabobo, y su pequeño de seis meses de nacido, quien presenta una lesión en el sistema nervioso central.

Figueredo relató a El Pitazo, la tarde de este martes 9 de marzo, vía telefónica, que ella, junto a otros venezolanos, retornaron al país la madrugada del lunes 8 y se encontraron con que extremaron las medidas de radicalización por la pandemia del COVID-19 y las autoridades tienen el tránsito vehicular restringido, lo que impide a las unidades continuar el viaje.

“He hablado con los directivos del terminal, las autoridades policiales, les muestro el informe médico de mi hijo, quien solo consume leche de fórmula, la cual ya se me está acabando y nadie nos soluciona. Solo nos dicen que debemos esperar hasta el domingo. Mi hijo no para de llorar», contó desesperada Figueredo, quien detalló que en la misma situación están ocho adultos y una niña de dos años.

La joven madre denunció que la directora del terminal solicitó una de las unidades de las que dispone el Gobierno nacional para trasladar a los retornados, pero el chofer les quiso cobrar a cada pasajero 50 dólares por el viaje y 20 dólares por cada alcabala. “Como nos negamos a pagar esa cantidad, porque no la tenemos y ser un abuso, no nos quiso llevar y se fue”, dijo.

LEE TAMBIÉN

LEYLA: UNA MADRE QUE ANHELA REENCONTRARSE CON SU HIJO, RETENIDO POR SU EXESPOSO

La denunciante indicó que el caso lo expuso ante las autoridades policiales de la zona quienes le dijeron que no podían hacer nada al respecto y que debían esperar hasta el domingo 14 de marzo para continuar la ruta. Agregó que la directora del terminal les contestó que la culpa había sido de ellos por dejar ir al chofer.

“Nadie quiere hacer nada, estamos comiendo solo pan y jugo, durmiendo mal, hay unidades dispuestas a llevarnos, pero las autoridades no les dan el permiso; solo quieren quitarnos el poco dinero que traemos”, contó indignada.

Dijo que han llegado otros autobuses a los que sí han dejado salir del terminal, porque, según ella, los pasajeros acceden a pagar. Pidió a las autoridades reconsiderar la situación y permitirles continuar a sus destinos, en el caso de ella llegar al occidente de Carabobo, en donde la espera su madre a quien no ve desde hace cuatro años.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a