22.2 C
Caracas
sábado, 28 noviembre, 2020

Las hallacas del centro del país tienen su propio color y sabor

En los estados Miranda, Aragua, Carabobo y Vargas se prepara la hallaca en forma parecida a la caraqueña, aunque en las zonas costeras experimentan con pescado y mariscos

-

La llegada de la época decembrina trae consigo la preparación de una serie de platos tradicionales que deleitan el paladar de los venezolanos. Una de esas exquisiteces es la hallaca, un plato con mucho sabor y color que no puede faltar en la mesa navideña.

En los estados Miranda, Aragua, Carabobo y Vargas, ubicados en el centro del país, se prepara la hallaca en forma parecida a la caraqueña, mientras que en otras regiones que le agregan ingredientes particulares.

El guiso de la hallaca de la región central de Venezuela lleva pollo, gallina, carne de res y cochino, con un toque dulce, y se adorna con pimentón, cebolla, pasitas y aceitunas. Hay quienes le agregan almendras, mientras que la masa se elabora con harina de maíz, mezclada con caldo de pollo o gallina, y se colorea con onoto.

LEE TAMBIÉN

Comenzó la caza de ofertas para comprar ingredientes de las hallacas

- Advertisement -

En el litoral central se ha puesto de moda, en los últimos años, hacer hallacas de pescado, pero se venden más como una comida estrafalaria. Además, como muchas familias son descendientes de orientales (Nueva Esparta, Anzoátegui y Sucre), algunas acostumbran colocar de adorno una rebanada de huevo sancochado.

En zonas comerciales playeras de Puerto Cabello y El Palito, en la costa carabobeña, algunas cocineras experimentan añadiéndole mariscos a la hallaca, pero esta tendencia es minoritaria y contrasta con la hallaca que está presente en la mesa de los costeños, con los ingredientes tradicionales.

Al igual que la Navidad, la elaboración de las hallacas es un momento que reúne a la familia venezolana. Las más expertas en la cocina, que por lo general son las mamás o las abuelas, hacen el guiso, mientras los otros integrantes se encargan de limpiar las hojas y picar los adornos.

Igualmente, cuando ya es tiempo de armar las multisápidas, unos extienden la masa, otros agregan el guiso y los adornos y, los más ágiles con las manos, proceden a envolverlas y amarrarlas para luego cocinarlas en una olla con agua y sal.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado