Unos 17.000 millones de dólares ha destinado el Gobierno bolivariano en la ejecución del ferrocarril Ezequiel Zamora y los metros de Los Teques y Guarenas-Guatire, pero a la fecha ninguna de estas obras está concluida, a pesar de que se comenzaron a construir hace más de una década

.

Redacción Pola Del Giudice, Lidk Rodelo y Rosanna Battistelli

.

Faltan catorce meses para el año 2021. Muchas veces el fallecido presidente Hugo Chávez dijo que gobernaría hasta esa fecha, sin embargo, su destino fue otro. Para esa misma fecha prometió que Venezuela se recorrería en rieles, a través de un moderno sistema ferroviario, ejecutado en convenio con China, no obstante, de los 13 mil 665 km de vía férrea ofrecidos, solo 41 km del eje La Rinconada (Caracas)-Valles del Tuy y 63 km del tramo Barquisimeto (Lara)-Chivacoa (Yaracuy) prestan servicio comercial.

Los otros seis trayectos que conforman el Sistema Ferroviario Nacional (SFN) e incluyen las zonas Centro-Occidente; Occidental; Norte-Llanero; Centro-Sur; Oriental y Región Guayana están en construcción o planificación, pero en ninguno se ha cumplido con el tiempo estimado de ejecución.

Otra deuda del Gobierno bolivariano es la autopista La Verota-Kempis, que se inició en 2014 como punto de conexión entre el oriente y el occidente del país, al enlazar a los Valles del Tuy con la región de Barlovento.

Para esa arteria vial el Gobierno nacional aprobó 480.152.000 dólares y 756 millones de bolívares, a través del Fondo Conjunto Chino-Venezolano, y el entonces ministro de Transporte, Haiman El Troudi, prometió que los 35 kilómetros estarían culminados en dos años.

El 13 de noviembre de 2015, el otrora candidato a diputado a la Asamblea Nacional, Elías Jaua, hizo la misma promesa, pero la realidad es que desde 2017 los trabajos están paralizados y para noviembre de 2019, solo 4.4 kilómetros han sido inaugurados.

Este proyecto, ejecutado a través de la Corporación de Desarrollo de la Cuenca del Río Tuy, “Francisco de Miranda” (Corpormiranda), fue asignado a la empresa brasilera Camargo Correa, la cual, según el Registro Nacional de Contratistas (RNC), fue inhabilitada en junio de 2015 para contratar con el Estado venezolano, por estar incursa en presuntos hechos de corrupción, de acuerdo a un informe de la Asociación Civil Transparencia Venezuela.

Una fuente del Gobierno regional fue consultada sobre la culminación de la autopista La Verota-Kempis y, bajo el anonimato, informó que la falta de recursos y de interés oficial mantiene paralizada esta obra, a pesar de que en 2016, a través de programa La Hora de la Salsa, transmitido por Radio Miraflores, el presidente Nicolás Maduro anunció una nueva inversión de 50 millones de dólares para concretar el proyecto.

10 kilómetros que costaron $6.000 millones

El Metro de Los Teques, que unirá a la capital mirandina con la estación de La Rinconada en Caracas, y con las ciudades Carrizal y San Antonio de los Altos, también suma años en mora.

Para este 2019 se proyectaba la inauguración de todas las estaciones de la Línea 2, sin embargo, el proyecto, para el cual se aprobaron 6.642 millones de dólares, hace 12 años, está inconcluso en más de la mitad de las estaciones que contempla.

La última estación de la Línea 2 de ese sistema fue inaugurada en diciembre de 2013 durante la campaña electoral de Elías Jaua, en el marco de las elecciones regionales.

Del tramo que contempla 33,9 kilómetros, aún faltan 25 kilómetros por terminar. En total, el proyecto abarca 16 estaciones (42,19 km) para movilizar unos 800 mil habitantes desde Los Teques a Caracas, conectando con la estación La Rinconada.

De acuerdo a registros iniciales de contratación, a la empresa que construiría la Línea 2 del Metro de Los Teques le fue otorgado un monto equivalente de $979.424.234,93 en el año 2006, sin sumar los créditos adicionales aprobados a través del Ministerio del Poder Popular para el Transporte (Mppt).

El informe de Transparencia Venezuela detalla que en el año 2009, a través de la Ley de Endeudamiento, al tramo del Metro de Los Teques que va desde la estación El Tambor hasta San Antonio de los Altos, se le asignaron 1.134.872.564 bolívares fuertes (moneda que entró en circulación para el año 2008). Con este presupuesto solo se construyó una estación. Al cambio oficial de Simadi del año 2009, ese monto se traduciría en S259.696.238.
En la memoria y cuenta del Ministerio del Poder Popular para el Transporte Terrestre (Mpptt) del año 2013 se refleja que se invirtieron 557.291.923 bolívares en la construcción de la segunda estación, de nombre Independencia. Ese año, además, se adjudicaron 7.838.092.589 bolívares para culminar el proyecto hasta San Antonio. Al hacer la conversión al dólar oficial para el momento, con tipo de cambio a Bs. 4,30, se eleva a la cifra de $1.882.812.230.

El informe de gestión del organismo también especifica que por medio de la Ley Especial de Endeudamiento Anual del año 2013, se le asignó a la Línea 2 la cantidad de Bs. 4.043.416.247, sin embargo, del total asignado solo se recibió el desembolso correspondiente a Bs. 963.004.668, apenas 12%.

La ejecución de las obras civiles del tramo del Metro de los Teques, Alí Primera-San Antonio de los Altos, fue firmado en diciembre de 2006. El contrato le fue asignado a la empresa brasileña Odebrecht, señalada en casos de corrupción a nivel nacional e internacional.

Solo bases pintadas lleva el tren de Guarenas

12 años y medio después de que el presidente Chávez colocó la primera piedra para la construcción de un sistema de transporte masivo que conectaría al eje Guarenas-Guatire con Caracas, en un recorrido aproximado de 25 minutos, solo recuerdos quedan de aquella promesa de solución vial que permitiría movilizar a un millón de personas, de esta subregión, Barlovento y el oriente del país.

El proyecto, que al momento de su presentación, en 2007, fue elaborado con un presupuesto de Bs.F 3.729.611.559 (equivalente a $1.494.241.868 al cambio oficial de aquel momento) y entregado a la empresa Odebrecht, sólo concretó 27% de avance, de acuerdo con informe de Transparencia Venezuela.

Ese avance representa 90% de las bases o pilotes en un tramo de apenas 8 kilómetros, sobre la Avenida Intercomunal Guarenas-Guatire, donde se erigirían cuatro estaciones: Guarenas I, Guarenas II, Guatire I y Guatire II.

En los 21 kilómetros de la Autopista Gran Mariscal de Ayacucho, que separan a Caracas de Guarenas, no existe ninguna obra visible. El trayecto en esta vía rápida contemplaba la construcción de otras dos estaciones: Caucagüita y Belén. Ambas enlazarían con un sistema de cable tren, hacia las comunidades que llevan los mismos nombres.

En la autopista Petare-Guarenas sólo se construyó una pantalla atirantada frente al cementerio Jardines El Cercado, donde comenzaría a cavar la topa Juana Ramírez «La Avanzadora», encargada de perforar los dos túneles indicados en el proyecto. Ese muro de concreto está abandonado y en la actualidad comenzó a resquebrajarse.

Retraso y engorde

En un principio, el Metro Caracas-Guarenas-Guatire había sido prometido para finales de 2012, pero al poco tiempo la fecha fue pospuesta para 2015 y un año antes de que falleciera Hugo Chávez se anunció el 2018 como año para su inauguración.

De acuerdo con la memoria y cuenta del Ministerio del Poder Popular para el Transporte Terrestre y Obras Públicas, en 2011 ya esta obra estaba valorada en Bs.F 49.046.772.985 (lo que equivale a $11.406.226.275 al cambio oficial de ese momento establecido en Bs.F 4,30 por dólar).

Según informe de Transparencia Venezuela publicado en 2017, del presupuesto total de la obra del Metro Caracas-Guarenas-Guatire, el Estado venezolano aprobó y pagó a Odebrecht más de USD 7.800.000.000.

Durante la campaña para las elecciones parlamentarias de 2015, Nicolás Maduro inauguró en cadena nacional «un tramo de prueba» de este sistema de transporte, aunque en realidad no había funcionamiento operativo ni eléctrico. El vagón en el que se desplazó Maduro fue halado por un camión tipo grúa, mientras jurada, con cruz en mano besada, que al año siguiente (2016) se contaría con el tan prometido metro.

Hoy, el óxido de las cabillas decora el concreto de los pilotes, muchos de ellos a medio construir, en la Avenida Intercomunal Guarenas-Guatire. Esas bases quedaron para la propaganda política electoral, unas sobre otras.

El Metro de Medellín costó mucho menos

A 24 años de su inauguración, el Metro de Medellín en Colombia, cuya longitud abarca de 73,52 kilómetros, se ha convertido en un modelo a seguir, a propósito de su rapidez, su buen servicio, su puntualidad y el buen estado de sus instalaciones y trenes, lo que habla de cultura ciudadana.
El costo total de las líneas 1 y 2 de este medio de transporte fue de 2.174 millones de dólares, lo que indica que con lo invertido por el Gobierno venezolano en el Metro Los Teques se podrían construir en Venezuela tres sistemas como el de Medellín, que es casi dos veces más largo que el subterráneo de la capital mirandina.

Si además le sumamos, lo invertido en el ferrocarril Caracas-Valles del Tuy y en el Metro de Guarenas, se construirían ocho sistemas de movilidad como el metro de la capital de Antioquia.

El Metro de Medellín, al igual que el Santiago de Chile, es auto sostenible. Además, es uno de los tres metros en el mundo que genera excedentes operativos, lo que revela su buen estado financiero.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Puntuación 5 / 5. Votos: 5

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

DÉJANOS TU COMENTARIO