26.7 C
Caracas
viernes, 25 septiembre, 2020

Hombre arrastrado por río El Limón sobrevivió al aferrarse a un pipote

La corriente solo le dejó golpes y rasguños a Virgilio Felipe Feliú, de 59 años de edad. 2 sobrevivientes más de la inundación revivieron la tragedia de 1987, 33 años y 3 días después. Ambos quedaron damnificados

-

Las historias de sobrevivientes de la inundación del río El Limón, en el municipio Mario Briceño Iragorry del estado Aragua, no dejan de sorprender. La mayoría de las personas cuentan que perdieron todo, «pero están vivos de milagro».

Virgilio, Adolfo y Daylen no se conocen, pero vivieron en primera persona el desbordamiento de las quebradas en el sector más afectado por la inundación del 9 de septiembre: el Arias Blanco.

Virgilio fue arrastrado por más de 5 kilómetros por las aguas, mientras que Adolfo y Daylen revivieron la tragedia del 6 de septiembre de 1987, después de 33 años y 3 días.

Golpes y rasguños

Virgilio Felipe Feliú, de 59 de edad, es vigilante de un taller mecánico ubicado en la calle Circunvalación, cerca de la entrada de El Piñal.

El miércoles, 9 de septiembre, salió como siempre a la 1:00 pm de su casa en el sector 5 de José Félix Ribas. Llegó al taller y a las 2:00 pm escuchó gente gritando y un estruendo que venía de la montaña. Se asomó a la calle y vio que venía agua del cerro y de la parte de abajo de la vía.

- Advertisement -

LEE TAMBIÉN

¿Qué causó la inundación de El Limón?

Su instinto le hizo volver al negocio y cerrar el portón, pero justo en el lugar donde él se encontraba se unieron las quebradas El Manguito y El Piñal. La fuerza del agua tumbó la pared y el portón del taller. Virgilio estaba sobre el techo de un autobús que fue arrastrado por la corriente hasta que cayó al río El Limón.

El hombre sobrevivió porque se aferró a un recipiente de plástico azul que arrastraba el río. Navegó en el flotador improvisado casi 5 kilómetros, hasta que el río lo empujó a la orilla, a la altura del sector 2 de Caña de Azúcar. Allí, vecinos lo rescataron y le dieron los primeros auxilios.

Helen Feliú agradece que su padre salió prácticamente ileso de esta pesadilla. Cuenta que llegó a la casa privado, sin hablar y temblando, pero luego salió del shock. «Lo que recibió en todo el trayecto que estuvo en el río fueron golpes y rasguños, pero nada de gravedad. No tuvo ni siquiera fractura», relató.

Kike: «Esta vez no se salvó la casa de Copei»

Hace 33 años, el deslave y la inundación de El Limón afectó la casa del partido Copei en Mario Briceño Iragorry, pero no la destruyó. En esa ocasión, Adolfo Castillo, mejor conocido como Kike, tenía 14 años de edad y formaba parte de la Juventud Revolucionaria Copeyana (JRC).

LEE TAMBIÉN

Habitante de El Limón: «Aquí hay muchos años de desidia gubernamental»

«Logramos rescatar la casa con el apoyo de la gente y el partido. En esta oportunidad no sabemos qué va a pasar porque esto quedó destruido», contó.

Adolfo y 3 familias más quedaron en la calle este 9 de septiembre. Hace algún tiempo él y 9 personas más comenzaron a habitar la casa y conformaron lo que se llama popularmente una montonera. «El Gobierno quería expropiar este lugar, por eso nos vinimos para acá y nos convertimos en cuidadores de la vivienda que aún mantenía actividad política en la comunidad», agregó.

La sede del partido verde está ubicada en la avenida principal de El Limón, frente a la capilla de La Santa Cruz, en el sector Arias Blanco, la zona más afectada por el desborde del río.

Adolfo hoy tiene 47 años de edad y duda que la infraestructura pueda recuperarse. Explica que perdió todo, pero que al menos él y su familia están a salvo.

Daylen: «No pensé que se repetiría lo de 1987»

Daylen Quiñónez vive en la segunda transversal del Diamante, en el sector Arias Blanco. Cuando tenía 20 años ocurrió la tragedia de El Limón y ella recuerda que la comunidad se alarmó, pero que las quebradas no destruyeron sus viviendas.

LEE TAMBIÉN

Habitante de El Limón: «Hay gente que lo perdió todo»

«Nunca pensé que lo ocurrido en 1987 se repetiría«, dijo. Pero en septiembre de 2020 se produjo otra inundación. Esta vez el callejón donde vive quedó devastado y la fuerza de las aguas destruyó cuatro viviendas.

«Mi casa está irrecuperable. Las paredes las está sosteniendo prácticamente el barro. Yo perdí todo, aquí nosotros no tenemos nada», señala Daylen que a los 53 años de edad quedó damnificada junto a sus padres, hijo y nieto.

Esta familia se dio cuenta de la fuerza de la corriente cuando comenzó a arrastrar motos y carros. «Esto no era normal, el río reventó por arriba y abajo. Estamos vivos de milagro», añadió.

Las inundaciones del 9 de septiembre afectaron a 7 sectores de las parroquias El Limón y Caña de Azúcar del municipio Mario Briceño Iragorry, entre ellos: El Piñal, Corral de Piedras, Los Capuchinos, Arias Blanco, Los Rauseos, Caja de Agua y La Candelaria.

El último balance del alcalde Brullerby Suárez habla de 250 familias afectadas. Sin embargo, habitantes de la jurisdicción creen que la cifra puede ser mayor.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado