20.2 C
Caracas
miércoles, 20 enero, 2021

El tiburón ballena trae buena pesca a las costas de Aragua

Los pescadores saben que la presencia del pez más grande del mundo es sinónimo de un mar sano. Por eso, los cuidan y tratan de salvarlos cuando quedan atrapados en redes. El Centro para la Investigación de Tiburones estima que en los últimos cuatro años se han registrado 186 avistamientos en Venezuela

-

Para los pescadores aragüeños los avistamientos de tiburones ballena forman parte de la rutina en el mar, no hay sorpresas ni asombro. Incluso, existe un pacto de no agresión y de protección del pez más grande y longevo del mundo, que puede llegar a medir hasta 20 metros de largo y vivir 100 años.

«Últimamente nos están acosando porque están llegando muy cerca de la orilla y se meten en las redes y en las mangas donde pescamos, allí permanecen o tratan de salir. Nosotros los ayudamos a escapar, pero casi siempre nos rompen las redes», expresó Antonio José Montiel, «Pito», de 63 años, quien lleva la mitad de su vida pescando en las playas de Chuao, estado Aragua.

Cuando «Pito» usa el verbo «acosar» no lo hace de forma negativa, al contrario, los pescadores celebran y aplauden la presencia del tiburón ballena en las playas, porque con él vienen otras especies que salvan la faena diaria.

«Algunas veces ellos llegan acompañados de muchos peces, como el atún, y se meten a la red con la carnada. Nosotros los liberamos y dejamos a los otros peces. Hundimos la boya para que puedan salir y escapar», agregó.

Los avistamientos son más de lo que creemos

A comienzos de 2020 bañistas que se trasladaban en una lancha en la costa de Choroní reportaron y grabaron a un tiburón ballena.

En las costas cálidas de Aragua son frecuentes los encuentros entre pescadores y la especie marina.

- Advertisement -

Biólogos e investigadores a señalaron que la presencia de estos peces son indicativo de que las aguas gozan de buena salud.

LEE TAMBIÉN

Bañistas reportan avistamiento de tiburón ballena en costas de Choroní

“Estas especies controlan la cantidad del plancton en el agua. También es una especie paraguas, indicador de ecosistemas sanos y productivos. Es por eso que si protegemos a los tiburones ballena, estamos ayudando a muchas especies más, incluido el ser humano”, contó Dení Ramírez, bióloga mexicana y directora de Tiburón Ballena México, para el portal de noticias sobre conservación y ciencia ambiental, Mongabay Latam.

El Centro para la Investigación de Tiburones (CIT) informó que han registrado 186 avistamientos de tiburones ballena en Venezuela en los últimos cuatro años, especialmente en las costas de Aragua, Carabobo y Vargas.

El tiburón que es atraído por las redes amarillas

Antonio José Montiel, «Pito», es también capitán de los Diablos Danzantes de Chuao, esa pasión que heredó de sus ancestros la combina con el mar. La pesca es parte de su herencia cultural y sustento económico, su medio para subsistir.

No es biólogo, pero conoce tanto del pez ballena como cualquier catedrático. Su conocimiento no viene de libros sino del contacto directo.

«Son muy grandes. Si las lanchas miden entre seis y siete metros, ellos son mucho más grandes que una lancha», dijo.

El tiburón ballena (conocido científicamente como Rhincodon typus) es el pez más grande del mundo, porque puede llegar a medir entre 12 y 20 metros de largo. Es fácil de reconocer por su gran tamaño y sus características físicas: el dorso es de color gris intenso y está cubierto por líneas o manchas blancas y amarillas, que son su marca o huella. Nunca un ejemplar es igual a otro.

«Las redes de color amarillo son las que los atraen más y son las que más rompen. Son mansos y los buzos pueden nadar cerca de ellos, pero con mucho cuidado porque su piel es muy áspera y los pueden raspar y herir. Cuando uno de ellos queda atrapado en una red los buzos los ahuyentan como si espantan a un cochino de gran tamaño», agregó.

Por alguna razón que los pescadores desconocen, los tiburones ballena son atraídos por las lanchas cuando van a baja velocidad o están estacionadas. Incluso, tratan de morder las propelas de color blanco.

«Últimamente se están acercando mucho a la orilla y nadie les hace daño. Nos rompen mucho las redes, por eso permanentemente las debemos reparar. A veces les quedan pedazos en la piel y las aletas, nosotros se las quitamos», señaló.

Aunque para los turistas puede ser inusual ver a este tipo de tiburón, para los pescadores de Chuao y Choroní es habitual observarlos y compartir con ellos como mascotas y amuletos que traen buena pesca.

Con información de Yliana Díaz Caro

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado