28 C
Caracas
lunes, 21 septiembre, 2020

El día que Blanca Ibáñez se vistió de generala en el río El Limón

Hace 33 años, una tarde de septiembre, el deslave provocado por el desbordamiento del río El Limón provocó un desastre que hoy sus habitantes reviven con las lluvias caídas en los últimos días

-

El aguacero que cayó la mañana de 6 de septiembre de 1987 sorprendió a los habitantes de Maracay por su intensidad, sin embargo, nada los preparaba para la tragedia que estaba por avecinarse: las seis horas de intensas lluvias que siguieron provocaron el desbordamiento del río El Limón, el cual bajó del Parque Nacional Henri Pittier convertido en un fuerte deslave que arrasó con todo a su paso.

Una gran cantidad de sectores de Mario Briceño Iragorry y Girardot, que forman parte del Área Metropolitana de Maracay, así como Ocumare de la Costa, quedaron sepultados bajo capas de lodo, agua y escombros. Con más de 100 muertes oficiales, así como 300 heridos, centenares de desaparecidos y miles de damnificados, la denominada Tragedia de El Limón había sido el peor desastre natural de la historia reciente de Venezuela hasta el deslave de Vargas de 1999.

El presidente de aquel entonces, Jaime Lusinchi, no tardó en desplegar bomberos, militares, médicos y funcionarios de Defensa Civil (Hoy, Protección Civil) para atender la gran magnitud del desastre. Sin embargo, entre aquellas imágenes mostradas por los medios de comunicación, en los que se veían ríos de troncos y barro donde antes existían casas y calles, llamó la atención la figura de la secretaria presidencial, Blanca Ibáñez, vestida con un uniforme militar pasando revista de todas las operaciones de rescate como si de un general se tratase.

LEE TAMBIÉN

Los videos más impactantes del desbordamiento del río El Limón

Ya para entonces no eran secretos los rumores del romance entre Lusinchi y su secretaria Ibáñez, el cual se remontaba a los años del mandatario como diputado en el Congreso; tampoco las acusaciones de la influencia que la mujer ejercía sobre las decisiones de gobierno. Eso no impidió que Ibáñez recibiera honores militares por sus acciones, por lo que su gesto en medio de un momento tan trágico para el país fue tomado con indignación por parte de los altos mandos militares, así como de la dirigencia del entonces gobernante partido Acción Democrática.

El tiempo juzgaría que aquella decisión no fue la más correcta, pues la molestia causada en el seno político y militar lejos de sanar, solo se incrementó con el paso de las múltiples acusaciones de corrupción que en los años posteriores señalaron a la secretaria y amante presidencial, que contraería matrimonio formalmente con Lusinchi cuatro años y cinco días después de la Tragedia de El Limón.

- Advertisement -

33 años han pasado, y nuevamente en el mes de septiembre, las fuertes lluvias caídas en los últimos días reviven los temores del pasado en los habitantes de la capital aragueña. Las inundaciones en sectores como La Candelaria, El Progreso, Mata Redonda y El Limón evocan aquel paisaje de escombros y fango que dejó una huella imborrable en sus memorias, y la falta de políticas de prevención lleva otra vez a temer una nueva tragedia, aunque según el gobernador Rodolfo Marco Torres, la situación ya está bajo control.

LEE TAMBIÉN

Entre gritos de auxilio aragüeños vivieron nueva tragedia del río El Limón

4.83/5 (12)

¿Qué tan útil fue esta publicación?

Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado