Cuarentena por COVID-19 mantiene en espera caso del gordo Matías Salazar

A cinco meses de la detención del hombre, acusado de mantener en cautiverio a varias mujeres, entre ellas a Morela León, Fanny y su hija, el proceso entró en receso por el confinamiento y la paralización de las actividades judiciales

218
Tras estas rejas, Matías ya no está tan gordo, comentó un funcionario policial | Foto cortesía Archivo policial

La cuarentena por el COVID-19 afectó el curso del caso de Matías Salazar Moure, quien se encuentra detenido desde el pasado 27 de enero en Aragua por denuncias de secuestro presentadas por Morela León López. La celebración de la audiencia preliminar depende de la reactivación de la actividad judicial en el país.

Una fuente que pidió mantener en reserva su identidad dijo este jueves, 24 de junio, a El Pitazo, que el proceso está activo, no ha sido archivado ni sobreseído (suspendido por falta de pruebas), solo se ha postergado porque los tribunales están en receso por el confinamiento.

“No ha habido despacho en las instituciones judiciales, porque los tribunales no están trabajando”, precisó el informante.

LEE TAMBIÉN

“Mi hija fue secuestrada el día que se casó con Matías”

Explicó la fuente que mientras no se puedan realizar traslados al tribunal, está detenida la audiencia preliminar que es uno de los actos más importantes del proceso, porque se evalúan y depuran las pruebas aportadas por las víctimas y el victimario.

Matías Salazar Moure continúa en el Centro de Coordinación Policial Maracay Centro, ubicado en la calle Mariño. “Es falso que haya sido trasladado a otro lugar de reclusión”, dijo una fuente de la defensa, quien explicó además que está en buenas condiciones, porque Ana María, su esposa legal, le lleva en la mañana desayuno y en la tarde, almuerzo y cena.

A Matías Salazar Moure, de 56 años de edad, le imputaron los cargos de violencia psicológica, amenaza, violencia sexual y esclavitud sexual, previstos en la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia. La primera denuncia fue interpuesta el 24 de enero por Morela León López, quien acusó al hombre de mantenerla cautiva por más de 30 años en un apartamento en Maracay. Posteriormente, el miércoles 11 de marzo, Fanny, otra de las parejas sentimentales de Salazar Moure, con quien mantuvo una relación por más de 23 años y tuvo una hija, María de Los Angeles, lo denunció por violencia psicológica y solicitó orden de alejamiento.

El Pitazo conoció que “Matías ya no está tan gordo”, según dijo una fuente policial. También se supo que Morela ha llevado mejor el confinamiento que cualquiera y ha ayudado a su familia a mantener la calma en tiempos de cuarentena.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.