21.1 C
Caracas
sábado, 19 septiembre, 2020

Catorce días de angustia llevan familiares de joven villacurano desaparecido

-

Villa de Cura.- La vida de la familia Sangronis Bolívar cambió el viernes 23 de agosto. Esa fue la última noche en que vieron a Rigoberto Sangronis Bolívar, de 30 años de edad, oriundo de Villa de Cura, en el municipio Zamora del estado Aragua.

El joven, técnico superior universitario en registro y estadísticas de salud egresado de la Universidad de Carabobo, también brigadista y rescatista hospitalario, desde hace dos años trabaja en la planta de la Nestlé ubicada en Santa Cruz de Aragua, como analista de seguridad industrial.

La madre de Rigoberto, la señora Carmen Bolívar, comentó que su hijo tenía turnos rotativos en la empresa y que la semana de su desaparición cumplía horario de 10:00 pm a 6:00 am. Ella recuerda que ese viernes Rigoberto se despidió como siempre de ella. «Mamá, bendición», fue lo último que le dijo. «Dios te bendiga, hijo», respondió.


LEE TAMBIÉN: 

SIN RASTRO DE PERSCADORES PARAGUANEROS TRAS CINCO DÍAS DE ZARPE ARAGUA


El muchacho se despidió de su mamá, su esposa Noryovic Paredes y su pequeña hija de 9 meses de nacida. Hasta ese momento todo parecía normal. Rigoberto salió más temprano de la casa, aproximadamente a las 7:00 pm, porque iba a pasar por un velorio en Turmero, en el municipio Mariño, donde además llevaría una corbata que le había pedido prestada un amigo oficial.

Esa noche decidió irse en su moto, una TX de color negro. Usaba un jean, camisa blanca de la Nestlé, gorra también blanca con el logotipo de la empresa y unos zapatos deportivos de color azul. «En la mañana siguiente nos enteramos que la corbata no fue entregada y en el transcurso del día que no había asistido al trabajo. Allí comenzó la angustia y desesperación», expresó Noryovic Paredes.

Todos los amigos y compañeros de Rigoberto fueron contactados y ninguno conocía de su paradero. «Desde entonces no hemos tenido ni siquiera alguna respuesta de dónde pueda estar o quién lo pueda tener», manifestó la esposa, quien recordó que los primeros días fueron los más difíciles porque les tocó ir a hospitales y a las morgues de Maracay y Valencia a descartar fallecidos. «Gracias a Dios ninguno ha sido él. Yo tengo fe y esperanza de que mi esposo está vivo».

- Advertisement -

El caso de Rigoberto lo lleva el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalisticas (Cicpc) subdelegación Villa de Cura, pero el nivel de angustia y desesperación de la familia no tiene respuesta tranquilizadora en el organismo detectivesco. «Nosotros hicimos la denuncia en el Cicip. Ellos dicen que están trabajando, que están montados en el caso, pero no nos dicen nada más. Eso sí, nos han dicho que bajemos la angustia, pero es imposible. Nosotros con sus amigos hemos hecho hasta brigadas de búsqueda», puntualizó la madre.

Hasta la fecha la familia del joven desaparecido no ha recibido llamadas de extorsión o solicitudes de rescate. Han pasado horas y días, y a pesar de las recomendaciones que les hizo el Cicpc, aumenta la desesperación familiar. «Esto ha sido horrible, es una angustia. Yo sé que mi hijo está vivo porque lo siento en el corazón, pero es muy fuerte tener esa incertidumbre», agregó la señora Bolívar.

«Yo tengo fe y esperanza de que mi esposo está vivo. Se lo pido a Dios con todas mis fuerzas. Mi hija lo llama todos los días y lo extraña; nada más tiene 9 meses, pero es increíble que ella escucha una moto, como si fuera la del papá, y voltea a buscarlo», dijo Noryovic.

Al momento de redactar esta nota nada se sabía de Rigoberto Sangronis Bolívar. Su familia y amigos activaron una campaña de búsqueda a través de las redes sociales. Esperan tener respuestas más concretas que las que reciben de los organismos policiales y de investigación. Si alguien lo ha visto o tiene alguna información al respecto, pueden comunicarse a los siguientes números telefónicos: 0426 238 76 83 y 0424 366 90 28.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado