Muchos otros venezolanos recién llegados se encuentran sin pasaporte: viven día a día, más preocupados por dónde van a dormir y cómo van a comer que por su estatus legal. Pero pronto enfrentarán desafíos importantes en la lucha por permanecer en los Estados Unidos

Para Darnell Gil el pasaporte no es su principal preocupación. “Estoy tratando de trabajar lo más posible para enviar dinero para mi esposo que está varado en Panamá, viviendo en las calles”, dice con lágrimas en los ojos.

Gil, de 33 años, llegó a Nueva York el 16 de septiembre en un autobús que venía de Texas. Huyó de Venezuela debido a la crisis económica allí y la homofobia que enfrentaba en la vida cotidiana. Le tomó más de un mes caminar por el Tapón del Darién y varios países de Centroamérica y México, donde vio cadáveres y tuvo que enfrentar el hambre durante días.

Muchos otros venezolanos recién llegados se encuentran en una situación similar; viven día a día, más preocupados por dónde van a dormir y cómo van a comer que por su estatus legal, explican migrantes y activistas. Pero pronto enfrentarán desafíos importantes en la lucha por permanecer en los Estados Unidos.

Los trámites de inmigración, los permisos de trabajo y los servicios sociales suelen requerir pasaportes y documentos nacionales de identidad. Con la Patrulla Fronteriza confiscando documentos en masa en la frontera y los consulados de Venezuela en los Estados Unidos cerrados desde 2019, es posible que los miles de migrantes pronto se encuentren en la desesperada necesidad de conseguir documentos, pero sin forma de obtenerlos.


Estoy tratando de trabajar lo más posible para enviar dinero para mi esposo que está varado en Panamá, viviendo en las calles

Darnell Gil, migrante venezolana

“Para la protección humanitaria de los solicitantes de asilo, dependes de tus credenciales internacionales”, dice Niurka Meléndez, fundadora de Ayuda para Inmigrantes y Venezolanos (Venezuelans and Immigrants Aid – VIA). “Cuando se dan cuenta de que necesitan documentos de identificación nos preguntan: ¿qué hago? Y luego nos quedamos en un círculo vicioso porque no sabemos a dónde decirles que vayan. No hay adónde ir».

En mayo, los estados de Texas y Florida comenzaron a transportar inmigrantes en buses a ciudades demócratas de todo el país. Más de 20.000 solicitantes de asilo han sido procesados ​​en el sistema de albergues de la ciudad de Nueva York en los últimos seis meses.

Para los venezolanos que viven en Estados Unidos, el consulado “es un holograma”, dice Meléndez. El edificio del consulado de Nueva York, ubicado en la calle 51 entre la Quinta y la Avenida Madison, rodeado de tiendas de lujo y edificios de oficinas corporativas, “es solo un espacio muerto”. Ha estado cerrado desde enero de 2019.

Las embajadas de Venezuela en Washington D.C. y todos los consulados en Miami, Chicago, Houston y Nueva York están cerrados al público. Tampoco funciona en Puerto Rico. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, cerró las embajadas en EE. UU. luego de que el expresidente Donald Trump reconociera el gobierno interino del líder opositor Juan Guaidó. Desde hace más de tres años, los venezolanos residentes en Estados Unidos, una población de 545.234 personas según el censo de 2021, no cuentan con representación consular, según explicó Documented en una cobertura anterior. Cerca de 20.000 venezolanos viven en Nueva York, según datos del censo, que no incluyen a los miles de venezolanos que llegaron recientemente.

“Desde 2019 no hay consulados y no se ha resuelto nada”, explica Guillermo Nivos, abogado de inmigración venezolano en Nueva York. “Nos encontramos presos aquí sin saber qué hacer”.


Cuando se dan cuenta de que necesitan documentos de identificación nos preguntan: ¿qué hago? Y luego nos quedamos en un círculo vicioso porque no sabemos a dónde decirles que vayan. No hay adónde ir

Niurka Meléndez, fundadora de Ayuda para Inmigrantes y Venezolanos

Un problema de futuro para los nuevos inmigrantes

Inmigrantes y activistas indican que hay oficiales de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU. confiscando pasaportes y tarjetas de identificación nacional después de que los solicitantes de asilo cruzan la frontera. Luego, muchos migrantes luchan por recuperarlos y pasan años viviendo con miedo y ansiedad sin identificación.

Según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP), estos documentos de identificación “deben ser devueltos al detenido en el momento de la liberación, remoción o repatriación o mantenerse en la propiedad personal de los detenidos”, explicó un portavoz a Documented. Sin embargo, en la práctica, los migrantes dicen que a menudo nunca vuelven a ver sus documentos.

Nivos advirtió que cuando “es un problema para que devuelvan el documento de identificación luego de confiscarlo. Es una práctica que está siendo litigada por organizaciones sin fines de lucro por considerarla inhumana”.

Con un Estado ausente, los venezolanos se organizan en redes sociales para compartir información

En Nueva York, se necesita un pasaporte válido para solicitar un número ITIN para pagar impuestos, una cuenta bancaria y muchos otros servicios vitales, explicó Anthony Sosa, administrador de una cuenta de Instagram llamada “Comunidad Venezolana/Nueva York”, con 19.000 seguidores. Es uno de varios neoyorquinos venezolanos que organizan a la comunidad en las redes sociales para ayudar a responder preguntas sobre la renovación de documentos en ausencia de un consulado en funcionamiento.

Otra página, llamada “Pasaportes Venezolanos – Exterior”, en Facebook tiene 47.000 miembros y fue creada con el propósito de orientar a cientos de venezolanos en el exterior para el trámite o prórroga del pasaporte. En la página, muchas personas comparten sus experiencias a través de publicaciones. Los consulados más cercanos están en Ottawa (Canadá) o Ciudad de México. Pero esta opción solo es posible para personas que tengan otra ciudadanía además de la venezolana.

“El gobierno no te da información, solo te dice que traigas la hoja de cita. La gente crea estos grupos porque luego en la cita piden copias de actas de nacimiento, documentos de identidad, etc. Uno se entera de esto en los grupos de Facebook”, dice Luis Eduardo González.

Lleva 23 años viviendo en Estados Unidos, pero para renovar su pasaporte venezolano tuvo que gastar más de 1.000 dólares en un fin de semana para viajar a Ottawa. Descubrió que la mayoría de las personas en el consulado habían viajado desde los EE. UU.

Pero el caso de González es algo único en el sentido de que puede irse y regresar a los Estados Unidos de manera segura. Meléndez dice que este no es el caso de muchos venezolanos que viven en el país.

“Podemos decir, sin dudarlo, que los venezolanos no tenemos forma de obtener una identificación porque unos pocos no nos representan a todos”.


El gobierno no te da información, solo te dice que traigas la hoja de cita. La gente crea estos grupos porque luego en la cita piden copias de actas de nacimiento, documentos de identidad, etc. Uno se entera de esto en los grupos de Facebook

Luis Eduardo González, migrante venezolano

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.