Cuentos de cuarentena –14–

El lunes pidió delivery de carne, pollo, frutas, vegetales, cerveza, artículos de limpieza y medicinas, etc, etc.

Pidió todo a casa de su novia: para él y para la novia.

El martes salió de su casa a las 8:00 am.

Estuvo en casa de la novia hasta la 1:00 pm.

Volvió a su casa con abundante mercado y muchas historias de fruterías, farmacias, panaderías y estación de gasolina.

Llegó directo a bañarse, por seguridad. Dijo que, además, estaba cansado del ajetreo en la calle.

Al quitarse las medias, conocidas de su esposa –de esa de ligas poderosas que marcan la piel en la pierna– no tenía ni una pequeña línea de presión después de pasar toda la mañana en la calle.

PEDRO ÁLVAREZ


Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.