Entre 2018 y 2019, las diputadas salieron decepcionadas de las filas del chavismo para apoyar a Juan Guaidó, aunque luego también cambiaron esta posición y decidieron unirse al “Parlamento” de Luis Parra

#GuachimanElectoral | #NoLePasóLaTarjeta

Por: Saraí Coscojuela

Desde el #GuachimánElectoral haremos seguimiento a las alianzas atípicas, políticamente hablando, que se dieron en las más recientes postulaciones de cara al #6D. Con #NoLesPasóLaTarjeta queremos mostrarle a la gente que en política no todo está dicho: unos se cambian de acera, otros se mimetizan y algunos hasta cambian de color.

Con los colores amarillo y negro de Primero Justicia, Arkiely Perfecto -o Kelly- se presenta en redes como “el cambio para Miranda”, aunque ya es diputada por ese estado, primero suplente y a partir de 2019 principal. Se puede decir que ya está acostumbrada a cambiar o a que las cosas cambien.

“Como mirandina hago oficial mi integración a las filas de un Primero Justicia renovado y humilde con la obligación de incentivar a los ciudadanos a ejercer su derecho al voto, símbolo de democracia” fueron las palabras de la parlamentaria en su cuenta de Twitter que fue suspendida.


CON LOS COLORES AMARILLO Y NEGRO DE PRIMERO JUSTICIA, ARKIELY PERFECTO –O KELLY– SE PRESENTA EN REDES COMO «EL CAMBIO PARA MIRANDA», AUNQUE YA ES DIPUTADA POR ESE ESTADO


En una situación similar está su colega Lucila Pacheco, quien ahora representa a Voluntad Popular (VP), porque el TSJ igualmente intervino el partido y la designó secretaria de organización, junto a José Gregorio Noriega, quien ejerce de presidente del partido.

Pacheco declaró en julio que VP “recuperará la senda democrática” y que su “trabajo político” puede continuar sin la “presión de tener que vivir complaciendo peticiones a una dirección política”.

Además de su deseo de resolver las disputas por la vía democrática ambas tienen en común un pasado chavista que las vincula: Kelly por Tupamaros y Lucila por Patria Para Todos. En 2015 fueron electas diputadas de la Asamblea Nacional bajo la alianza del Gran Polo Patriótico, pero nada es para siempre y el amor chavista se apagó; primero para Lucila Pacheco en 2018, cuando se incorporó al Parlamento apoyando a la oposición. Y posteriormente en 2019, con la proclamación de Juan Guaidó como presidente interino, Arkiely Perfecto pasó a unirse a la “acera de enfrente” y dejó las filas del chavismo.

Incluso Guaidó publicó un video en su cuenta de Instagram para darle la bienvenida a la diputada.


ADEMÁS DE SU DESEO DE RESOLVER LAS DISPUTAS POR LA VÍA DEMOCRÁTICA, AMBAS TIENEN EN COMÚN UN PASADO CHAVISTA QUE LAS VINCULA


Cayeron del mismo

Lucila Pacheco y Arkiely Perfecto se mantuvieron como opositoras a la administración de Maduro durante todo 2019 y le ofrecieron su apoyo al presidente Juan Guaidó.

Pacheco, diputada por el estado Zulia, pasó a militar en Voluntad Popular y Perfecto en el partido del politólogo –también exchavista– Nicmer Evans, Movimiento por la Democracia y la Inclusión (MDI).

Lucila Pacheco se incorporó al Parlamento en 2018 y aseguró que su decisión se dio después de que Maduro convocó a la Asamblea Nacional Constituyente. “No nos podemos ni enfermar, ni alimentarnos, ni vestirnos, ni hacer nada. Solo sobrevivir, que es lo que estamos haciendo», expresó a La Voz de América en octubre de 2019.

En esa misma entrevista, la diputada Arkiely Perfecto dijo que el chavismo es un proyecto desvinculado de lo que predica y que abusa de su poder para “humillar a los ciudadanos”. Incluso denunció en marzo que funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) llegaron a la casa de su mamá en Barlovento, Miranda, preguntando por la “saltatalanquera y guarimbera”.

Pero en noviembre la situación parecía cambiar y Perfecto aseguró en una entrevista para Contrapunto que desde Miraflores la estaban llamando a dialogar. “Ellos quieren conversar y negociar conmigo, pero mi decisión es irreversible”, expresó la parlamentaria.

Sin embargo, la decisión parece que sí fue reversible, ya que en diciembre de 2019, el partido MDI anunció la expulsión de Perfecto por “razones éticas”. Nicmer Evans anunció que la diputada habría aceptado 50.000 euros de la administración de Maduro para votar en contra de Guaidó el 5 de enero.


Lucila Pacheco se incorporó al Parlamento en 2018 y aseguró que su decisión se dio después de que Maduro convocó a la Asamblea Nacional Constituyente

Lucila Pacheco

Esto formó parte de la llamada “Operación Alacrán”, que denunciaron algunos diputados como una presunta trama de compra de conciencias de parlamentarios para que Guaidó no pudiera reelegirse.

Arkiely Perfecto negó las acusaciones y calificó a Evans de “irresponsable”. Sin embargo, el día de la votación alzó la mano a favor de Parra con el argumento de que Guaidó “nunca llegó” al Hemiciclo.

Lucila Pacheco también apoyó a Parra, aunque su cambio de postura la asomó el 4 de enero de este año, con unos tuits en su cuenta de Twitter. Expresó entonces que no estaba de acuerdo con la reelección de Juan Guaidó y tampoco con las políticas del G4 –partidos principales de la oposición–.

Así las diputadas saltaron nuevamente la talanquera y esperan ser electas diputadas nuevamente el 6 de diciembre, con la promesa, según Pacheco, de ganar y terminar con el “discurso de odio que tanto el gobierno como VP impulsaron como política”.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.