ESPECIAL | Mujer y salud sexual, crisis desde la matriz

Niñas y adolescentes que usan trapos como compresas durante la menstruación porque los productos de higiene menstrual se volvieron un privilegio; los relatos de jóvenes que siguen aumentado la dimensión de un problema desatendido durante más de dos décadas y que marca un récord sin orgullo: ser uno de los tres países de América Latina con mayor índice de madres adolescentes

48

La crisis humanitaria compleja impacta más fuerte en la vida de las mujeres. Y en el contexto de pandemia, los efectos profundizan las brechas sociales, pero más aún las de género. En el marco del Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres, fecha que se conmemora desde 1987 para visibilizar los problemas que sufren millones de mujeres alrededor del mundo debido a la pobreza, la violencia, la discriminación y exclusión social, TalCual desarrolló un trabajo especial para mirar la salud con lentes de género y entender de qué manera se ha visto afectada cada una de las etapas en el desarrollo de la vida de las niñas, adolescentes y mujeres venezolanas.

Niñas y adolescentes que usan trapos como compresas durante la menstruación porque los productos de higiene menstrual se volvieron un privilegio; los relatos de jóvenes que siguen aumentado la dimensión de un problema desatendido durante más de dos décadas y que marca un récord sin orgullo: ser uno de los tres países de América Latina con mayor índice de madres adolescentes. Junto a ellas, otras mujeres que se encuentran en las salas de parto del país, dando a luz en medio de las carencias de un sistema hospitalario colapsado, sorteando el ruleteo con dolor y resignadas al maltrato normalizado que se expresa en la violencia obstétrica. Y en paralelo, la otra epidemia silenciosa: los femicidios, una daga que cruza transversalmente sin distingo de edad la vida de las mujeres.

Lea también: ¿Cuándo se terminarán los feminicidios en Venezuela?

Los nombres de ellas, más que las cifras, cuentan una realidad que se filtra en las noticias diarias ante la ausencia de datos oficiales que permitan ponerle luz y dimensión: la violencia de género mata más mujeres que la pandemia. También invisible ha sido la voz de las mujeres que transitan la adultez y se hacen mayores, desdibujadas en resolver el día a día, bajo la carga del trabajo doméstico y las labores de cuidado por las que se encargan de todo y de todos, menos de sí mismas.

Lea también: Activista: falta de datos sobre feminicidios evidencia la debilidad institucional

Sostener el tabú de la menopausia, «la eterna cargadera de agua» que le pasa factura al cuerpo después de años de normalizar esta carencia y dejar de último en la lista la atención de patologías silenciosas como el cáncer de cuello uterino y el cáncer de mamas, que sigue siendo la principal causa de muerte de las venezolanas.

Cada una de las etapas podrá verlas en el especial Mujer y salud sexual, crisis desde la matriz, que puede ver completo aquí: Tal Cual

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Súper aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.