Autoridades aeroportuarias salvaron a seis venezolanas de ser prostituidas en China

Fueron captadas en lugares nocturnos de Barquisimeto, Valencia y Maracay. Les ofrecieron trabajos como promotoras en Beijin. Dos chinos y una venezolana están presos por este caso

2589
Foto Nadeska Noriega

La Guaira.- La esperanza y promesa de un mejor futuro parece mover a las venezolanas hacia nuevas tierras, así estas sean movedizas e inseguras. Presentar ofertas espectaculares que semejan cuentos de hadas, con grandes ganancias y triunfos con escasos sacrificios más allá de la propia migración, suele ser la fachada de grupos del crimen organizado dedicados a la trata de personas.

Un viaje a Beijing y un trabajo como promotoras de turismo fue suficiente para que seis jóvenes venezolanas, residentes de Maracay, Valencia y Barquisimeto, aceptaran volar desde el Aeropuerto de Maiquetía hasta París en un vuelo de Air France, y de allí partir a China para construirse un futuro.


LEE TAMBIÉN: 


CRISIS EN VENEZUELA PROPICIA CONDICIONES PARA LA TRATA DE PERSONAS

La fecha pautada fue el 17 de noviembre de 2017, y aunque según estudios realizados por el Observatorio Venezolano del Crimen Organizado los crímenes de trata de personas en Venezuela son pocas veces descubiertos en su fase de traslado, la acción fortuita de funcionarios de la Guardia Nacional en la terminal internacional permitió descubrir la existencia de una red de prostitución, que según el Ministerio Público venezolano, funciona en Beijing y cuya oferta principal son mujeres venezolanas.

Por este caso permanecen detenidas tres personas: Yu Huang Feng, de 35 años, con doble nacionalidad, china y venezolana; Oriana Brito, de 24 años, quien fue señalada por las otras seis muchachas como la persona que las captó en centros nocturnos, y Yanzhen Wu, de nacionalidad china, con 15 años de residencia en Venezuela, en el estado Carabobo.

El Ministerio Público venezolano imputó a Feng, Wu y Brito por los delitos de trata de personas, asociación y uso de adolescente para delinquir, pues una de las chicas involucradas tenía 17 años de edad en el momento del viaje.

El caso es aún ventilado en juicio privado en el Tribunal Segundo de
Violencia contra la Mujer en funciones de Control, Audiencia y Medidas del estado Vargas.

DÉJANOS TU COMENTARIO