Adulta mayor no logra ser vacunada en el Ipsfa por cuarto día consecutivo

El viernes, 11 de junio, se acabaron las vacunas antes de finalizar la jornada en el Hotel Alba Caracas y en el Teatro San Martín de Caracas (TSMC)

1078
Quienes asisten al Ipsfa para ser vacunados aseguran que se privilegia a los familiares de los militares | Foto: Jhon Pedraza Rodríguez

Caracas.- El rostro de María Gorrín, de 71 años y habitante de El Valle, lucía cansado. Su voz reflejaba algo de resignación y frustración. ¿El motivo? acudió el viernes 11 de junio al Instituto de Previsión Social de las Fuerzas Armadas (Ipsfa), por cuarto día consecutivo, en búsqueda de la primera dosis de la vacuna que debía recibir en ese centro militar, según la notificación del Sistema Patria que recibió el pasado 7 de junio. Sin embargo, cada día ha tenido que regresar a casa sin ser vacunada.

«Yo recibí el mensaje por el Sistema del Carnet de la Patria hace 5 días para que viniera a vacunarme al Ipsfa. Me he venido lo más temprano que puedo, pero nos dicen que reparten unos números a las 4:00 am y ya después se acaban las vacunas y nos tenemos que ir. Entonces yo digo: ¿para qué nos mandan un mensaje si igual no le van a parar pelotas a eso?», se pregunta.

Para evitar que le sucediera lo mismo por cuarto día consecutivo, Gorrín acudió este viernes 11 de junio a las 4:30 am. Sin embargo, tampoco fue vacunada. «Llegué tempranito, fui una de las primeras, y nunca salió nadie a repartir los números. Ya después, nos dijeron que esperáramos por ahí. Hace rato nos informaron que no había más vacunas por hoy».

Ese viernes, una 200 personas permanecían en la misma cola de la señora Gorrín. Algunos se acercaban sigilosamente al periodista de El Pitazo para denunciar el abuso; querían dar a conocer lo que estaba pasando sin que lo advirtieran los militares que custodiaban las instalaciones del Ipsfa.

Crismar Hurtado, residente también de la parroquia El Valle, que quejó de las irregularidades del proceso de vacunación: «Nos ven la cara de pendejos y se burlan prácticamente de nosotros. Yo llegué bien temprano, exponiéndome a la inseguridad de mi zona de residencia y, mientras esperábamos, veíamos que entraban muchos carros hasta con personas jóvenes y eso era para vacunarse. Luego no les quedó más remedio que decirnos que estaban vacunando a los familiares de los militares y que nos fuéramos porque ya no había más vacunas por hoy».

LEE TAMBIÉN

CLAVES | Que temperatura requiere la cadena de frío de vacunas anti-COVID-19 en Venezuela

Jornadas en el oeste de la ciudad

Situación similar se presentó en las jornadas de vacunación en el Hotel Alba Caracas y en el Teatro San Martín de Caracas (TSMC) donde por unos breves minutos las personas asistentes intentaron bloquear las avenidas México (Bellas Artes) y San Martín (a la altura de Artigas) cuando les indicaron que ya se habían agotado las vacunas.

Una infociudadana de El Pitazo advirtió de la situación en el mencionado hotel, mientras el equipo reporteril que hacía un recorrido por algunos centros de vacunación en el área metropolitana, registraba el descontento de varias personas en el TSMC.

«Yo no digo que nos vacunen a todos por igual, porque es un tema de salud pública y debiéramos ser atendidos sin necesidad de un carnet o cualquier otro mecanismo de control político, pero ya que le mandan a uno la notificación por el Sistema Patria, indicando día, lugar y hora, entonces deberíamos tener prioridad y asegurarnos la vacuna el mismo día que dice el mensaje», refirió Ángela Parra, de 64 años, quien no pudo ser vacunada en San Martín.

En el mismo lugar, un trabajador de la Alcaldía de Caracas, que prefirió no ser identificado, afirmó que la jornada había comenzado con pocas vacunas porque estaban esperando que llegara un cargamento con más dosis, pero esto nunca sucedió. «De todas maneras hace rato hicimos una lista con 100 personas adultas mayores, de los que veíamos con más edad y los mandamos a que se vacunaran en el Hospital Pérez Carreño; ayer hicimos lo mismo con unas 400 personas», aseveró.

LEE TAMBIÉN

CLAVES | Efectos secundarios comunes y consejos posvacunación contra el COVID-19

Entretanto, en la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV), un oficial de la Guardia Nacional anunciaba, a las 10:30 am, con megáfono en mano: «Señores ya no hay más vacunas por el día de hoy».

La molestia de quienes esperaban desde tempranas horas de la mañana no se hizo esperar y, una hora después, empezaron a ingresar progresivamente a los mayores de 60 años.

En la Escuela Robinsoniana de Catia, en cambio, entre 9:00 am y 10:15 am, la fila de personas para vacunarse fluía sin novedad. No obstante, varias personas pidieron una vez más que las autoridades colocaran baños portátiles a los alrededores de los centros de vacunación.

En la escuela se aplican las vacunas rusas Sputnik V para los mayores de 60 años, y la china Sinopharm para los menores de 59 años. Pero se les da prioridad a los adultos mayores con o sin notificación de los mecanismos Patria o Min-Salud.

«Eventualmente también atendemos a los más jóvenes si hay la posibilidad», señalaba Ángel Pérez, miembro del Frente Francisco de Miranda, quien ayudaba a coordinar la actividad de vacunación en la Escuela Robinsoniana de Catia.


Esta noticia es parte del seguimiento al proceso de vacunación contra el COVID-19 que realiza la Alianza Rebelde Investiga (ARI), integrada por El Pitazo, Runrunes y TalCual.

Lee más sobre el #VacunómetroVen haciendo clic AQUÍ

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Superaliado/aAyúdanos a sostener la mayor red de corresponsales de Venezuela.